Secciones
Columna invitada: Cuentos cortos: Amores con certeza
Influencers

Columna invitada: Cuentos cortos: Amores con certeza

Lidia Sanciprián

por LaVerdad

Columna invitada: Cuentos cortos: Amores con certeza

Columna invitada: Cuentos cortos: Amores con certeza

Quería a su padre como si fuera propio y a sus hijos como si los hubiera parido, pero eran amores sin certeza.

Con esas dudas Alain llegó a los 49, había algunas relaciones definitivas en su vida, la aventura, las mujeres y su amor por París.

Buscaba refugios eternos, pero los fantasmas de su infancia aparecían, sin saber de dónde venía y qué le pertenecía.

Creía que la ciencia aclararía la trama de traiciones de su vida, invirtió desde árboles genealógicos hasta pruebas de ADN.

La respuesta llegó cuando sus amores ya estaban rotos, aunque su padre fuera su padre el lazo era débil por la duda, y el amor por sus hijos dividido.

Genéticamente comprobó, su padre sí era su padre y sus hijos eran de otro, entonces dejó Paris y viajó kilómetros y kilómetros para dejar alguna huella que aseguraba su paso por el mundo.

Llegó al Caribe con el consuelo del sol, ya no buscaba amores definitivos, solo distracciones pasajeras que llenaran el hueco de sus amores inconclusos.

Conoció a Isabel una mujer huérfana que limpiaba su casa y con la que practicaba su escaso español, ella tenía 65 años, bondadosa y compasiva, llegaba por las mañanas cantaba y Alain trataba de entender lo que decía, era un ser feliz, como si tuviera padres y muchos hijos pensaba Alain.

Isabel decía que tenía padres de sobra y sus hijos eran muchos que coleccionó a lo largo de su vida.

El amor es contagioso pensó un día Alain, aquella mujer sin nadie y con todos, le enseñó que los lazos de sangre son inútiles y que era el dar y el recibir lo que te hacía padre, hijo, familia.

Isabel le regaló el amor con certeza que curó su alma lastimada, lo escuchaba y compartía, el trato cotidiano, estable que genera alegría y agradecimiento.

A veces la quería como madre y otras como hija, ella le reconcilió con sus amores perdidos, regresó a París; se llevó a Isabel y juntos entonaban canciones con la familia de Alain que finalmente reencontró.

Temas

Comentarios

Te puede interesar