Secciones
Columna: Por qué Slim odia a Obrador
Influencers

Columna: Por qué Slim odia a Obrador

LA NETA.- Obrador tiene una carta fuerte bajo la manga y la puede usar cuando se le pegue su regalada gana para atacar Slim.

por José Martínez M.

Columna: Por qué Slim odia a Obrador

Columna: Por qué Slim odia a Obrador

La relación entre el hombre más rico de México y el Presidente más popular es una ficción. Carlos Slim y Andrés Manuel López Obrador se odian. “Yo lo respeto y admiro”, ha dicho en un par de ocasiones Obrador.

Pero como dice el refrán: ‘a las palabras se las lleva el viento’.

En la relación entre ambos, los hechos por el contrario hablan por sí solos. No es fortuito que Obrador haya puesto a Slim en el primer lugar de la lista de la Mafia del Poder como se constata en el libro escrito por el tabasqueño bajo el título de La mafia que se adueñó de México y el 2012.

En 2010, cuando Obrador publicó dicho libro fungía (es un decir) como el “Presidente Legítimo”.

Ese mismo año, la revista Forbes le colocaba a Slim por primera vez la corona como el hombre más rico del mundo. Slim era poseedor de una fortuna (53 mil 500 millones de dólares). Veinte años atrás (1990), el presidente Carlos Salinas de Gortari le había entregado a Slim la Concesión de Teléfonos de México, con la que el magnate se enriqueció vulgarmente.

Ahí surgió la mítica relación del “Carlos and Charlie´s”.

Obrador apoyó desde el principio al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas en las denuncias que éste presentó tanto en la PGR, la Suprema Corte y el Congreso de la Unión en contra de Salinas y sus beneficiarios por lucrar ilícitamente con el patrimonio nacional por lo que se exigía que el entonces presidente de México debía ser sometido a juicio político por el delito de traición a la patria

Si Obrador odia a alguien en su vida, es a Salinas. De ahí, el menosprecio de Obrador por Slim y el odio de éste hacia el tabasqueño.

Quienes consideran que la relación actual entre Obrador y Slim está ‘a partir un piñón’ y que las críticas a su falsa “reconciliación” son simples ‘pelillos a la mar’, están equivocados. En el fondo, ambos se odian y se repelen, pero se necesitan. Slim hizo todo lo posible por apoyar al PRI en las elecciones presidenciales de 2018, la pregunta es ¿a cambió de qué?

La respuesta es muy simple: Slim y Peña Nieto negociaron en lo ‘oscurito’.

Peña ordenó que se le renovara a Slim la Concesión de Telmex por otros 30 años, es decir se amplió hasta el año 2056. En eso consistió el trato.

Justamente se le renovó a Slim el título de la Concesión en 2016, aun cuando Salinas la había autorizado hasta el año 2026.

Slim tenía informes del llamado “malhumor social” provocado por tanta corrupción e ineptitud en el gobierno de Peña y cómo Obrador estaba capitalizando el descontento social.

Slim se la jugó apoyando al candidato “externo” del PRI, José Antonio Meade, pero ya tenía en la bolsa la renovación de la Concesión de Telmex.

Así que perdiera el PRI o ganara el candidato de Morena, Slim por cualquier lado resultaría vencedor bajo el principio de ‘ganar perdiendo, perder ganando’.

Aun antes del triunfo de Obrador comenzó una lucha de poderes. Una vez en el poder Obrador y Slim comenzaron a jugar a las vencidas. El reto es demostrar quién tiene más fuerzas. En este enfrentamiento el tabasqueño ha mostrado de qué están hechos sus músculos.

Uno representa el poder político, el otro el poder económico.

Los adversarios de Obrador esperan su derrota y ver convertida en cenizas su proyecto bajo señalamientos de que está hundiendo en la ruina a grandes empresas y a millones de ciudadanos.

Los seguidores de Slim son los que glorifican el dinero, los dueños de los imponentes rascacielos que temen una crisis financiera sin precedentes con Obrador a quien desde un principio los empresarios vieron un ave de mal agüero.

En sus respectivos ámbitos ambos personajes atraen los reflectores, a una muchedumbre de periodistas y fotógrafos con las cámaras listas, cual paparazzis en espera del vencedor.

Hasta ahora, Obrador va ganando la partida.

Personalmente Slim y Obrador se conocieron en el año 2000, cuando el escritor Héctor Aguilar Camín los presentó. Obrador emprendía sus primeros pasos como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

A partir de entonces llevaron una relación más o menos complicada.

Pero en 2010, Obrador en su libro La mafia que se adueñó de México, se refería a Slim y a los principales empresarios del país como unos pillos.

Para Obrador los empresarios eran unos vándalos, unos saqueadores sin principios, cuya única motivación es la codicia desmedida, que con tal de acumular riquezas han conducido al pueblo de México al sufrimiento.

Síguenos en Instagram y entérate de las noticias trend de la semana

Si en México hay inseguridad y el crimen organizado ha desatado la violencia, los empresarios tienen la culpa por no invertir.

Infórmate de las noticias de Yucatán dando click aquí

Si el estado de la educación pública deja mucho que desear, es culpa de los empresarios, que han propiciado esa situación para suprimir la movilidad social.

Temas

Comentarios