Secciones
Columna: Conjeturas. El país entre la recesión y el umbral de la depresión
Influencers

Columna: Conjeturas. El país entre la recesión y el umbral de la depresión

LA NETA.- Los mexicanos vamos a padecer un encarecimiento general de los productos que dejarán a los salarios con bajísimo poder de compra. Con gran riesgo de estallamientos sociales por la desesperación ante un panorama de escasez de alimentos.

por Álvaro Cepeda Neri

Columna: Conjeturas. El país entre la recesión y el umbral de la depresión

Columna: Conjeturas. El país entre la recesión y el umbral de la depresión

López Obrador insiste con su “salida” de que tiene “otros datos”, pero todos los indicadores económicos señalan que el país –es decir, la nación, o sea los mexicanos–, ya está en recesión por falta de crecimiento y desarrollo; encaminandonos a una depresión, si atendemos los datos proporcionados por el Inegi de que el producto interno bruto se ha desplomado (La Jornada, Reforma, El Universal, Excélsior, 31 de enero de 2020).

Los “otros datos” son tan ocultos que al no darlos a conocer, significa que salirse por tangente es un recurso falso para autoengañarse y querer engañar a quienes se dejen.

Mientras tanto, la realidad económica no puede sostenerse en la afirmación de “que no subirá el precio del pollo”, cuando las alzas se han generalizado y las familias ven reducida su capacidad de compra. Así que no hay la menor duda de que estamos a punto de que esa recesión se vuelva, pues, depresión y que los salarios disminuyan de tal manera que no puedan ya enfrentar a la inflación que acelera el incremento de los precios (incluyendo el del pollo).

Es claro que hubo recesión durante 2019 y ya estamos a las puertas de la depresión.

Ambos estados debidos a la falta de crecimiento y desarrollo económicos generados por la reducción del gasto público, así como de las inversiones privadas.

Eso ha producido desabasto de medicinas, falta de pago a empleados federales o retraso de sus quincenas.

De esta manera es que el país va directamente a un desastre económico que generará más desempleo formal, lo que a su vez hará crecer el informal. Y como no hay certidumbre en el rumbo gubernamental para solucionar este problema, la incertidumbre crea una pinza que tiene a los mexicanos con la soga al cuello del alza de precios, o sea la inflación (con todo y que, dijo el inquilino de Palacio Nacional que “no subiría el precio del pollo”).

Ya estamos en una severa depresión con todo y que López Obrador tenga otros datos, ya que lo cierto son los datos que presenta el Inegi diciendo que estamos en una crisis por la baja del producto interno.

Así que estamos, pues, acorralados económicamente, con todo y que el jefe de la Oficina Presidencial, Óscar Romo, ya fue comisionado para encabezar un detonador de la política privada y pública.

Síguenos en Instagram y entérate de las noticias trend de la semana

Por supuesto que la recesión y la depresión ya se enraizaron en nuestra economía y están produciendo despidos, lo que conduce a una crisis general que puede llevarnos a una catástrofe de la que no será fácil salir en el mediano plazo.

Además, debemos enfatizar que el corto plazo nos tiene con severas limitaciones; todo, porque nuestro régimen económico es capitalista y se le quiere manejar como anticapitalista por la “economía moral”.

Infórmate de las noticias de Yucatán dando click aquí

Y si no hay, cuanto antes, en este trimestre (ya pasó un bimestre), reactivación, los mexicanos vamos a padecer un encarecimiento general de los productos que dejarán a los salarios con bajísimo poder de compra.

Con gran riesgo de estallamientos sociales por la desesperación ante un panorama de escasez de alimentos.


 

Temas

Comentarios