Secciones
Cirugías estéticas para la no autoaceptación
Influencers

Cirugías estéticas para la no autoaceptación

El tribunazo por @Benito Pérez

por OmarTornel

Cirugías estéticas para la no autoaceptación

Cirugías estéticas para la no autoaceptación

“ No podemos cambiar nada, hasta que lo aceptemos. La condena no libera, oprime”. Escribió Carl Gustav Jung, destacado médico psiquiatra y psicólogo suizo, discípulo de Freud.

Esmeralda Moncada tenía 32 años, vivía en Bogotá, como pudo vivir en Cancún, o en Pekín. Inquieta y afortunada mujer que tenía casi todo para ser feliz, excepto por una cosa, no le gustaba lo que veía al espejo. Dicen los noticiarios que no fueron dos, sino tres las cirugías estéticas a las cuales se sometió, pero tras presentar problemas graves de salud, falleció 15 días después de practicarse estas intervenciones.

¿Pero qué es lo que veía la bogotana en el espejo? Veía una mujer obesa, esa que precisamente no quería ser, pero que la voz en su mente le repetía y que debe haberle repetido una y otra vez que sí lo era. Ese secreto nunca lo sabremos, lo que sí es un hecho es su fallecimiento.

Los médicos que la atendieron reportaron que la joven se quitó la grasa del abdomen mediante una lipectomía -cirugía en el abdomen- también se hizo una liposucción y le habrían aplicado una inyección en los glúteos.

El reporte médico indica que estos tres procedimientos se realizaron el 27 de diciembre del año pasado y el 11 de enero de este 2018, perdió la vida. ¿La causa? un probable tromboembolismo pulmonar, es decir un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo que procede de otra parte del cuerpo.

Conocidos de Esmeralda Moncada indicaron que hace unos siete años, ella se habría realizado otro procedimiento estético para moldear su figura.

En su página de Facebook escribió: “Creo que los días 27 marcan siempre un cambio en mi vida, nueva energía, nuevas experiencias, inicio de cosas maravillosas, terminación de ciclos... Iniciamos cuenta regresiva: 5...”.

Hay aquí un mensaje implícito, una terrible influencia de la “no aceptación” que pudo influir poderosamente en el devenir de los eventos y el trágico final, quizás don Carl Jung siempre ha tenido razón: “No podemos cambiar nada, hasta que lo aceptemos. La condena no libera, oprime”.

Temas

Comentarios

Te puede interesar