Secciones
Manuel Torres
Influencers

Ciencias Sociales UVM: La diplomacia en 140 caracteres (II)

Manuel Torres

por LaVerdad

Manuel Torres

Manuel Torres

En la actualidad la mayoría de los ministerios de Relaciones Exteriores, embajadas y consulados tienen cuentas en Facebook, Twitter, LinkedIn, Instagram y YouTube, entre otras, para estar en contacto con sus ciudadanos, pero no sólo del país al cual representan, sino con personas que se encuentran en diversas partes del mundo, lo que entreteje una red de comunicación e información de múltiples dimensiones. Los acontecimientos que suceden en el mundo se comparten de manera instantánea por las redes sociales, muchas veces a mayor velocidad que los tradicionales medios de comunicación.  

El Estado mexicano, cuenta en el exterior con 80 embajadas, 64 consulados, 8 misiones especiales y 3 oficinas de enlace; la mayoría de estas representaciones tienen páginas en internet y presencia en redes sociales, además de que a título personal, los representantes diplomáticos son usuarios de la también llamada e-diplomacy, es decir, México cuenta con más de 200 cuentas oficiales.  

Ventana Política en su página oficial, refiere que Francia cuenta con más de 265 representaciones diplomáticas con páginas web, comunican en quince lenguas, y alrededor de cien embajadas y consulados están también presentes en las redes sociales.

Por otro lado, menciona que Estados Unidos ha tomado el liderazgo en el ejercicio de la diplomacia pública en la era digital, El Departamento de Estado cuenta con más de 300 cuentas en Twitter, más de 400 páginas de Facebook y más 180 canales en YouTube, que utilizan para la promoción de su política exterior. 

La estrategia de comunicación digital de las cancillerías tiene por lo general 3 ejes principales: 1.- Reforzar el diálogo con la sociedad civil 2.- Consolidar la dimensión internacional de los servicios públicos y recibir retroalimentación y 3.- Brindar la plataforma que apoya el servicio de comunicación digital de las representaciones diplomáticas.

El alcance de las TIC´s y redes sociales es cada vez mayor, personas e instituciones de diversa índole establecen comunicación directa o indirecta, lo cual se convierte en una herramienta bidireccional o multidireccional que enlaza a un público cada vez más extenso.

Por otro lado, las personas recurrimos a las redes sociales por diversos motivos; según un estudio de la Harmony Institute, un individuo actúa en las redes sociales movido por 4 necesidades: 1.- expresar emociones 2.- interactuar con familiares y amigos 3.- hábito de relajación o catarsis y 4.-construir una base de conocimientos, ideas o aficiones y recibir retroalimentación. 

La diplomacia pública nos permite a los usuarios de TIC´s y de las redes sociales expresarnos libremente, herramientas que nos dan la oportunidad de ser partícipes e injerir en las decisiones que se toman en las esferas de poder; recordemos la visita de Donald Trump a México, las redes sociales explotaron para denunciar una decisión que a los ojos de la ciudadanía fue errónea. 

A través de la diplomacia pública en la era digital tenemos una excelente oportunidad para comenzar a transformar nuestra sociedad y erradicar de raíz esa metástasis cancerígena que cada día nos hace más vulnerables a los tentáculos del ‘Leviatán’, sólo debemos de tener claridad del potencial que podríamos tener como sociedad informada y participativa en los asuntos de Estado para la verdadera construcción de un Estado de Derecho; en este rubro, según el informe Rule of Law index (2017–2018), publicado el pasado 31 de enero, México se encuentra entre los peor calificados, en el puesto 92 de 113 países, su sistema de justicia criminal es peor que el de Irán, o el nivel de acceso a la justicia más bajo que El Salvador, los resultados son impresionantes y nos ponen en alerta a todos los ciudadanos de este país. 

La primavera árabe es un ejemplo claro del uso de las redes sociales. Al respecto, la periodista Octavia Nasr dice: ‘Las redes sociales dieron un gran impulso a la primavera árabe, proporcionaron a personas que antes no tenían esa posibilidad un megáfono que les permitió atravesar fronteras y continentes. Las redes sociales funcionaron como una plataforma en donde compartieron ideas e información relevante, elementos que habían sido ignorados por completo por los medios de comunicación occidentales y árabes totalmente sofocados, esta situación dio lugar a otros movimientos en diferentes partes del mundo, las redes sociales se convirtieron en una poderosa herramienta de la diplomacia pública’. 

Por su parte, Cristina Contreras menciona que las herramientas más populares de la diplomacia pública son los intercambios educativos, el entretenimiento, la academia, las exhibiciones culturales o el broadcasting. Recientemente se han desarrollado otras herramientas, como la ‘marca país’ y el concepto de la diplomacia cultural. 

México como país se ha posicionado por hacer un uso óptimo de las TIC´s y las redes sociales, aunque podríamos explotar la diplomacia pública en la era digital con un mayor potencial estratégico, para tener presencia en todo el mundo y mostrar a todas las culturas la grandeza y la cara positiva de nuestro país. Hagamos uso de la diplomacia digital, en 140 caracteres podemos cambiar el futuro de nuestra sociedad. 

Temas

Comentarios

Te puede interesar