Secciones
CONTRAPODER: Calderón: ¡Cállate, no seas hocicón, éste no es tu sexenio!
Influencers

CONTRAPODER: Calderón: ¡Cállate, no seas hocicón, éste no es tu sexenio!

David Cepeda Neri

Colaborador de La Verdad.

por LaVerdad

CONTRAPODER: Calderón: ¡Cállate, no seas hocicón, éste no es tu sexenio!

CONTRAPODER: Calderón: ¡Cállate, no seas hocicón, éste no es tu sexenio!

A los expresidentes mexicanos que, además de todo jodieron a la nación, debería ponerles un bozal a manera de mordaza, porque de lo contrario la mayoría de ellos cínicamente hablan hasta por los codos. Haciendo un recorrido desde Salinas, Zedillo (entre los dos y su cómplice Córdoba Montoya, silenciaron para siempre al candidato presidencial sonorense Luis Donaldo Colosio Murrieta) ha guardado discreto mutis, aunque de vez en cuando mete su cuchara desde su voluntario exilio estadunidense como “profesor” en Yale; cobrando en dos o tres empresas que privatizó y ahora son de propiedad estadunidense. Pero a Fox, Calderón y al mismo Peña, les da por soltar la lengua para hacerse y pasarse de vivos. A Salinas lo ha silenciado el caso de su hijo Emiliano, metido en una secta sexual-religiosa parecida a la Luz del Mundo. Secta cuyo “líder” utilizó el Palacio de Bellas Artes para repartir “bendiciones” y propaganda desde el balcón principal que da a la calle; para luego ser pescado y sometido a proceso penal por violaciones sexuales y tener una organización donde militan varios juniors (como la hija del dueño del periódico Reforma), como reclutadores para los retorcidos deseos de su dirigente.

CONTRAPODER: Calderón: ¡Cállate, no seas hocicón, éste no es tu sexenio!
CONTRAPODER: Calderón: ¡Cállate, no seas hocicón, éste no es tu sexenio!

II. Echeverría no habla porque paga con tremenda enfermedad su paso por la Presidencia. Fox no para de decir sandeces, bebedor de Coca-Cola, refresco del que fue vendedor hasta que se le ocurrió al PAN postularlo tras haber militado en el PRI. Ese PAN cometió otra estupidez al proponer a Calderón; ese que anda de metiche, de hocicón, para criticar a López Obrador, cuando el michoacano fue corruptísimo en su sexenio y nada hizo por el pueblo. Ahora anda metido con su esposa –la penúltima ex “primera dama”– creyendo ambos que van a establecer un segundo PAN, cuando el primero subsiste a duras penas, porque los calderonistas le dieron la puntilla a ese animal electoral. Pero Calderón, que cuando no bebe “ron-con-cocacola” le da por ser chofer de su carro de carreras y meterse a competencias, ahora le entró la locura de crear un partido electoral, creyendo que son “morelianas”. Pero está muy claro que no tiene credibilidad para candidatear a Margarita Zavala, prima de la tal Matilde incendiaria de la Guardería ABC, y de otros Zavala del Campo que dejaron triste legado.

III. Calderón, pues, anda de lengua suelta contra López Obrador, después de haberle pedido, de rodillas que le asignara un batallón de soldados para cuidarlo… ¡de sí mismo! Es un expresidente (¡qué vergüenza!) que manejó a los soldados tan a lo idiota que en lugar de reducir la violencia, la incrementó exponencialmente. Lo mismo hizo luego Peña, con lo cual tenemos ahora un país sumido en la sangre de homicidios, desaparecidos, feminicidios y un muy largo etcétera. Ese presidente del montón vivió en Palacio Nacional sin decirlo, donde mandó construirse un lujoso departamento (que ahora ocupa López Obrador). Así que si no le ponen un bozal, debe ser una camisa de fuerza para que loco y encerrado en una especie de calabozo se ponga gritar como el hocicón que es.

Temas

  • influencers

Comentarios