Secciones
CONEXIÓN VIRAL: La utopía de la privacidad
Influencers

CONEXIÓN VIRAL: La utopía de la privacidad

Fernando Rojas 

Colaborador de La Verdad

por LaVerdad

CONEXIÓN VIRAL: La utopía de la privacidad

CONEXIÓN VIRAL: La utopía de la privacidad

El otro día, daba un curso de redes sociales en una academia de emprendedores y cuando llegué a la parte de seguridad y privacidad varias de las asistentes respiraron horrorizadas, amenazando inmediatamente con “darse de baja de las redes sociales para proteger su privacidad”. 

Recuerdo que sonreí, les dije que mucha suerte con eso y continué con el curso. Sin embargo, he de confesarles que lo que me dijeron me dejó pensando. ¿Es posible desaparecer digitalmente?

Por más que le di vueltas la respuesta es, en la mayoría de los casos, no. Me explico: todas nuestras actividades digitales diarias dejan una huella, sean o no en las redes sociales. Todo lo que usamos en internet—sea gratis o no—hoy tiene como segunda intención recabar nuestros datos y vendérselos a quien desea hacer publicidad con nosotros. He escuchado incluso de una empresa de abogados que propone que Facebook debiera ser quien nos pague por usar sus plataformas.   

Tan sólo en Mérida, existen 1,100,000 cuentas de Facebook. Suponiendo que un 20% de esas cuentas sean falsas, nos deja con que prácticamente el 80% de las personas de entre 18 y 65+ años tienen una cuenta real y activa en esta red social. 

Titulé así esta columna porque la privacidad en redes sociales es una utopía: ya no podemos controlar qué se dice de nosotros—como personas y como empresas—y nuestras reputaciones están a mano para ser tratadas a como mejor le parezca a quien las tome. 

¿Qué nos queda? Aprender a gestionar nuestra privacidad activamente: producir la cantidad de contenidos necesarios en las redes sociales relevantes para nuestra marca, de manera que los vacíos de reputación y curiosidad de los usuarios sean satisfechos por lo que nosotros les demos y no lo que ellos quieran tomar de sus inferencias, de la competencia o de mera información. 

Ahora, de privacidad personal, aplica igual: comparte aquello que te sentirías cómodo/a que se supiera, viera o escuchara por extraños si algún día se llegase a filtrar y jamás compartas aquello que podría ser un potencial riesgo porque las redes sociales son efímeras.

Temas

  • influencers

Comentarios