Secciones
Baúl del sol: La salud financiera
Influencers

Baúl del sol: La salud financiera

Jaime Tetzpa

por LaVerdad

Baúl del sol: La salud financiera

Baúl del sol: La salud financiera

Aunque a partir de ayer el salario mínimo en México es de 102.68 pesos diarios, eso no cambiará la historia. Seguirá siendo uno de los más precarios de América Latina.

Inclusive con la meta prevista para 2024, que alcanzaría los 176 pesos diarios, será insuficiente para colocar a México a la par que países como Argentina, Chile o Guatemala.

En el último sexenio, el salario mínimo mexicano aumentó en casi 42 por ciento al pasar de 62.33 a 88.36 pesos diarios y aunque fue mayor a la inflación promedio (3.98 por ciento) de los últimos seis años, el incremento salarial equivalió a 4.34 pesos más, cada año, según los datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Sin embargo esa cantidad no es suficiente para comprar un boleto de metro (cinco pesos) en la CDMX. En el resto de los (19) países de Latinoamérica, la variación promedio del salario mínimo fue de 34 por ciento, entre 2012 y 2018.

Si nos vamos a los datos oficiales de cada nación, Bolivia tuvo el mayor repunte salarial (107 por ciento) durante el periodo analizado, mientras que Argentina, que posee el salario mínimo más elevado de la región (316.50 pesos diarios), experimentó una reducción importante (-12.7 por ciento).

Comparativamente, en seis años, México tuvo un incremento salarial superior al promedio de América Latina. Además de Bolivia, El Salvador (72.3 por ciento), Haití (79.2), Cuba (73.7), Brasil (53.4) y Chile (49.2 por ciento) que experimentaron aumentos superiores al mexicano.

Y bueno, ante esto ¿qué nos queda?

Lo que no hemos querido hacer desde siempre. Aprender a administrar nuestros ingresos, a  no gastar de más, a no sumar a nuestro salario el importe de la tarjeta de crédito.

A cambiar de mentalidad y dejar de pensar que lo comido y  lo bailado nadie nos lo quita, ya que por idiosincrasia del mexicano, todo mundo prefiere disfrutar el momento sin ver que tarde o temprano las deudas se deben de pagar.

Como en todos los propósitos de Año Nuevo, esta vez hay que sumar a la lista de ir al gimnasio y bajar de peso, los talleres de educación financiera que por cierto, se encuentran gratuitos en los portales de internet.

Hay que agregar a la lista de pasatiempos, la lectura de libros sobre administración de recursos para que cada quien en su nivel logre obtener más con menos dinero, siguiendo pequeños consejos que nos ayudarán a prolongar la quincena.

Basta de vivir de prestado, basta de seguir yendo a las casas de empeño, basta de mantener los gastos inútiles que acaban con el salario sin darnos cuenta.

Hoy es tiempo de aprender a invertir para que en el futuro nuestra economía sea saludable, para estar preparados ante cualquier situación adversa. Basta de creer que la muerte está lejana y que a nosotros no nos llegará el momento. Hoy es tiempo de poner en orden nuestras propiedades, realizar los testamentos y cambiar el ritmo que hemos llevado para beneficio de nuestros familiares.

Temas

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR