Secciones
Influencers

Ándale, nomás tantito más que sí se puede

por La Verdad

Bernardo Flores/Diario La Verdad @bfheymann.- Y qué si todo esto es algo más trascendente. Change.org rompió récord en la semana con las firmas de la gente que pide utilizar SU dinero, sí, ese dinero recaudado y asignado aI INE, para que se reconstruya la Ciudad de México, Morelos, Oaxaca y todo aquello que quedó lastimado. Todo lo que necesita reconstruirse, todo lo que los mexicanos queremos reconstruir. Quizá incluso nuestro sistema político. Se suspira con anhelo esa posibilidad. Un nuevo país, un México fuerte y reconstruido, una nación renacida de sus escombros, unos mexicanos íntegros e integrados, una sociedad unida. Claro, sale AMLO y desde el primer temblor politiza con su presupuesto, lo quiere donar, dice. Y está increíble, pero lo anuncia como mesías, como mártir y como héroe. No es alguno de los tres, pero se perfila como tal cuando las autoridades le dicen que no. Pasan 12 días y el señor Ochoa Reza dice que le importa poco lo que tengan que decir las voces institucionales, que su partido, ese que ha dado gobernantes tan… priistas como Borge y Javidú, renuncia inmediatamente al 25% de su financiamiento. Entonces se juntan los tomadores de decisiones y deciden en contra de sus representados. ¿Cómo van a renunciar a sus dádivas? ¿A qué mexicano político, en su sano juicio, se le ocurre pensar en la gente que representa? “A ninguno”, contestan al unísono los sucios integrantes de nuestras cámaras. “Sí, México necesita reconstruirse, pero no con nuestros fondos, bueno, el dinero para los comicios, dicen por lo bajo. Leo maravillado y me trago mis críticas: los millennials se lucieron ahora, y hoy, justo a nosotros, a los jóvenes, chavorrucos, chicos, universitarios y todos los que conformamos casi el 49% de México tenemos un poder impresionante. Sí, en serio, el próximo año podemos, ora sí, decidir por la buena. Porque seamos sincerotes, así de frente, ¿cuántos de ustedes saben cómo se llama su diputado local? ¿0 su senador? Es más, además de todas las cosas malas que podamos decir de nuestro presidente, ¿sabes por qué sí ha luchado él? La respuesta de la gran mayoría la conozco, no es necesario que la digan. Pero qué tal si todo lo que originó el terremoto fue para cimbrar nuestra actitud pasiva, para obligarnos a tomar el control de una vez por todas, para ser los mexicanos que queremos ser. Porque ahorita vi gente de todos sectores, clases y mediciones juntas. Descubrí líderes natos preocupados por los demás y reconocí, otra vez, a la bola de ratas que solo piensan en ellos: sí, los lacras que no quieren soltar la lana “porque la Constitución lo prohíbe categóricamente”. Y si todo esto, esta realidad, esta vez que ganamos más los buenos, es para trascender y crear el México que solo existe en nuestro imaginario colectivo. Vale la pena intentarlo, así, nomás tantito.

Comentarios

Te puede interesar