Secciones
Influencers

Aceptación, fuente de la eterna juventud

por La Verdad

Hoy por la mañana, mientras esperaba el colectivo, me encontré con una escena perturbadora. Una ancianita caminaba confundida, como buscando algo. Sus manos temblaban, se detenía, regresaba sobre sus pasos, y volvía al mismo sitio. Su cara de angustia reflejaba que algo había olvidado. Los que estábamos en el sitio, nos miramos intrigados y más de uno preguntó: ¿Señora está perdida? ¿Necesita ayuda? Pero ella no respondió, aceleró el paso y se aferró a una bolsa del super con mercancía que llevaba en una mano. La reflexión es inminente, cómo asumir esa edad que tarde o temprano a casi todos nos llega. Aquella en que el tiempo empieza a causar estragos y la salud flaquea. En el proceso natural, todos envejecemos un poco cada día, algunos no la libran y ya les tocó entregar el equipo, otros nos quedamos aquí un poco más de tiempo. Respecto al menú de enfermedades que pueden llegar con la vejez están, según los expertos, la demencia senil, el Alzheimer, Parkinson, artrosis, presión alta, osteoporosis, arterioesclerosis, artritis, hiperplasia benigna de próstata o sordera. Un aterrador destino para el que como yo, sufre de antemano porque cree que todos esos males lo esperan a la vuelta de la esquina. También los hay quienes ya viven con alguna enfermedad y otros que conviven con algún familiar que adolece de algunos de estos males. En la naturaleza humana, las enfermedades son parte del ciclo natural de las cosas, nacer, crecer, morir. Nadie a esta ley ni porque Hollywood lo resuelva en sus películas. Parece que la mejor solución es aceptar, sólo aceptar, y parar en ese afán netamente humano de querer controlar las cosas. Concluyo con una frase del Buda histórico quien ya enfrentó y resolvió este dilema: “Es de sabios aceptar lo inevitable; es de sabios modificar lo que pueda para bien ser cambiado; es de sabios saber qué se debe aceptar y qué se puede modificar”. ¿O usted qué opina?

Comentarios

Te puede interesar