Secciones
Influencers

A pie de banqueta, así se mira a Roberto Borge

por La Verdad

A pie de banqueta, así se mira a Roberto Borge Benito Pérez Es un ciudadano más común que corriente y escribe para La Verdad. @Benit0Perez Roberto Borge, está por cumplir 38 años este 29 de diciembre, y muy probablemente lo pasará tras las rejas, ni en sus peores pesadillas imaginó verse encerrado en una prisión ya sea local o extranjera, pero cuando salga seguramente todo habrá valido la pena. La vida palaciega empezó desde su niñez. Sobrino de Miguel Borge Martín, ex gobernador de Quintana Roo de 1987 a 1993, debió tener una vida llena de mimos y cuidados; fue el niño-rey de su familia, y seguro una pesadilla para los demás mortales. Malcriado desde siempre, “Beto” encontró placer en el poder y en el dinero, creció y poco a poco se fogueó en la política bajo el cuidado de la familia de políticos de la que desciende. Cuando el poder y el dinero no le fueron suficientes fue necesario dar el siguiente paso, una novia, bella como pocas, güerita, de preferencia y con aceptación social. Cuentan las malas lenguas que antes de conocer a Mariana Zorrilla ella era empleada de una joyería cuando conoció al malogrado político,-dicen-. Borge no es recordado como un benefactor en la isla de Cozumel, o tolerante, o un gran ser humano, eso podría explicar su urgencia por encontrar una bella mujer para convertirla en su esposa. Sin demeritar, doña Mariana Zorrilla se cuece aparte, pero la carencia de fidelidad de aquel rollizo gobernador hacia la señora, no se explica sino en un sentido de soledad y vacío que nada pudo llenar. En su momento los beneficiarios del Borgismo fueron sus familiares más cercanos, algunos alcaldes –ahora investigados por las autoridades policiacas- y sobre todo él mismo. Hoy en día el “Bebo” luce solitario en una celda, los millones que faltan a las arcas estatales están por ahí, produciendo, la estrategia funcionó, y si otros ex gobernadores han salido libres, él no será la excepción. Dinero, poder, prestigio y sexo. Borge volverá una vez más a su vida palaciega, su gente le espera y la cuenta a nombre de don Sutanito debe estar bastante gorda, lista para él y entonces el encierro habrá valido la pena.

Comentarios

Te puede interesar