Secciones
El plagio y posterior crimen del estudiante universitario por el que se pagó rescate, impactó a la sociedad.
Foco Rojo

Plagio y crimen de universitario evidencia millonarios gastos inútiles en video vigilancia CDMX

El secuestro y posterior homicidio del joven estudiante de la Universidad del Pedregal, Norberto Ronquillo, evidencía negligencia y hasta complicidad de anteriores autoridades del gobierno CDMX, con empresas responsables de su instalación y mantenimiento.

por La Verdad

El plagio y posterior crimen de estudiante universitario por el que se pagó rescate, impacto a la sociedad.

El plagio y posterior crimen de estudiante universitario por el que se pagó rescate, impacto a la sociedad.

 

 A pesar de que  los capitalinos a través del gobierno de la CDMX, pagaron más de 12 mil 600 millones de pesos por tener en operación  15 mil 302 cámaras que vigilen las calles de la Ciudad de México, ahora resulta que son miles las que no sirven, lo cual impidió que en el caso del joven universitario secuestrado y que recién apareció muerto en Xochimilco, Norberto Ronquillo Hernández, no fuera posible darle seguimiento cuando fue plagiado.

 

Así lo reconoció el titular de Seguridad Pública de la CDMX, Jesús Orta, en entrevista quien lamentó el hecho y dijo que se está trabajando para que los padres de familia de millones de niños y jóvenes que asisten a la escuela en esta capital, no tengan temor de dejar a sus hijos en sus escuelas.

El mismo presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que la CDMX, después de que dejó de gobernarla, cayó en diversas fallas, entre estas la falta de seguridad, pero que ya se está trabajando para volverla nuevamente segura.


Máximo lucro

Cabe destacar que de acuerdo a las autoridades  son dos las empresas beneficiadas con estos contratos de instalación y operación de cámaras de videovigilancia,  que son  Teléfonos de México (Telmex), propiedad de Carlos Slim, y Seguritech, de Ariel Picker.

 

El primero de los tres contratos -todos adjudicados de manera directa- se firmó el 30 de diciembre de 2008 entre la Secretaría de Seguridad Pública y Telmex por un monto de 459 millones 431 mil 428.49 dólares, a un tipo de cambio que no debía rebasar los 16.70 pesos, y tuvo vigencia hasta el 31 de diciembre de 2011.

 

De esta forma se instaló el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5), que incluyó la implementación de ocho mil cámaras de videovigilancia, tuvo un costo de siete mil 672 millones 504 mil 855.78 pesos.

Casi cinco años más tarde, en la administración del ahora senador Miguel Ángel Mancera, llegó la segunda etapa de Ciudad Segura, con la colocación de siete mil cámaras más; el contrato se entregó a Telmex el 15 de noviembre de 2013 por un monto de cuatro mil 550 millones de pesos.

Este segundo contrato millonario que se dio a la mayor empresa telefónica del país venció el 31 de diciembre de 2017, sin embargo, en este lapso el Gobierno de Mancera entregó un tercer contrato a la empresa Comunicación Segura –una filial del emporio Seguritech- por un monto de 463 millones 827 mil 49.21 pesos para la sustitución de mil 500 cámaras.

De esta manera aún restan seis mil 500 cámaras por sustituir; la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, reiteró que se hace una revisión de todo el C5 para luego determinar qué equipos deben ser renovados, mientras tanto siguen impunes los plagios y otros ilícitos.

 

Comentarios

Te puede interesar