Secciones
San Pedro y San Pablo en una pintura de Francisco Gallego en la catedral de Samalamanca en estilo gótico desde la primera parte de 1400. España. Foto: www.shutterstock.com
Estilo y Vida

Santos Pedro y Pablo, los apóstoles de Jesús de Nazaret que unieron su Iglesia

Descubre por qué se celebra el mismo día a los Santos Pedro y Pablo: ¿cómo los eligió Jesús de Nazaret?

por LaVerdad

San Pedro y San Pablo en una pintura de Francisco Gallego en la catedral de Samalamanca en estilo gótico desde la primera parte de 1400. España. Foto: www.shutterstock.com

San Pedro y San Pablo en una pintura de Francisco Gallego en la catedral de Samalamanca en estilo gótico desde la primera parte de 1400. España. Foto: www.shutterstock.com

Este 29 de junio el santoral de la religión católica realiza la celebración de los Santos Pedro y Pablo, la cual se realiza el mismo día, ¿sabes por qué?, pues aquí te lo contamos y como seguramente recuerdas, estas figuras religiosas fueron parte de los 12 apóstoles de Jesús de Nazaret, el Cristo, así que te revelaremos cómo fueron elegidos para esta importante misión, ¡es fascinante!

Celebración de San Pablo y San Pedro

Cómo sabes la religión católica viene de muchos años atrás, incluso es la aparición de Jesús de Nazaret como se divide la historia, así que San Pedro y San Pablo, dos de sus amados discípulos también es antigua, y Roma fue quien comenzó a celebrar en el año de 258 el 29 de junio a los dos apóstoles, pues fue en ese tiempo que sus restos fueron llevados a un sepulcro de la iglesia situada en Vía Apia ad Catacumbas que fue edificada en honor a dichos discípulos y donde tiempo después se erigió el Vaticano.

Se sabe que, sobre las tumbas de los Santos Pedro y Pablo, fueron sede de las contracciones del Vaticano y de la Vía Ostiensis; por lo que, los restos de los apóstoles fueron nuevamente removidos, los del primer discípulo, fueron depositados a un lugar de descanso especial en la Basílica Vaticana, mientras que los del segundo discípulo fueron llevados a la iglesia en la Vía Ostiensis.

¿Quién fue San Pedro?

Este apóstol se dedicaba a la pesca, se llamaba Simón y fue Jesús de Nazaret quien lo nombró Pedro, y aunque nació en Betsaida su vida se desarrolló en Cafarnaún y solía pescar en el Tiberíades, tenía un carácter franco e impulsivo, pero era un hombre sencillo y cuándo tenía dudas sobre lo que el Cristo predicaba siempre preguntaba hasta entender todo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Rubens Lopes (@rubens1283) el

Este apóstol fue elegido por Jesús de Nazaret, para edificar su iglesia, ya que tras una predicación en la sinagoga de Cafarnaún que resultó muy confusa para todos, incluso para sus discípulos, el Cristo les pregunta a los 12, tras ver que varios se seguidores se retiraban: 

 “¿También ustedes quieren marcharse?”

Tras la pregunta, fue San Pedro quien responde rápidamente:

“Señor ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído, y sabemos que Tú eres el Santo de Dios.” (Mt 16,16).

Fue así como Jesús de Nazareth, le indicó:

“Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?”

Simón Pedro contestó:

“Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. (Mt 16,16). 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por SMOTH MIT PRIORATO VENEZUELA (@smoth.mit) el

Y por último Jesús le dijo:

Yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y las puertas del reino de la muerte no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo (Mt 16,18-19).

¿Quién fue San Pablo?

Aunque pueda sonar increíble, este apóstol era un perseguidor de judíos que seguían las enseñanzas de Jesús de Nazaret, era un Judío de Tarso, tenía la ciudadanía romana, era un hombre preparado, pues sabía latín y griego, además tomó clases en la escuela judía de Jerusalén siendo greco-helenista y cómo su padre también se desempeñó como tejedor de tendales.

Además, este santo llamado Saulo, tenía un segundo nombre greco-latino, esto porque así lo acostumbraban los judíos de su tiempo, este era Pablo, el cuál fue elegido así porque los nombres “Saulo” y “Pablo” tenían una asonancia conveniente.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Todos Somos Hermanos (@nicanor_ochoa_7) el

El carácter de San Pablo era valeroso, impetuoso, audaz y gracias a su buena formación sabía expresarse adecuadamente, creía que Jesús de Nazaret estaba creando una secta peligrosa, así que perseguía a todos los relacionados con él, hasta que Jesús se le apareció dejándolo ciego y tras 3 días sin comer ni beber nada, siendo el tercer día, situado en Damasco llegó a él Ananías, quien fue enviado por Dios, para sanar su vista.

Fue Ananías enviado por Dios quien imponiendo sus manos sobre San Pablo le regresa la vista, fue en ese momento que el apóstol creyó en Jesús de Nazaret, se bautizó y comenzó a seguir los pasos del Cristo, pues el nazareno indicó:

Él es el instrumento que he escogido, para que lleve mi nombre ante las naciones, a los reyes y a los hijos de Israel; y yo le mostraré cuánto debe sufrir por mi nombre.

Oración a San Pablo:

Príncipe de los apóstoles y de la Iglesia Católica: por aquella obediencia con que a la primera voz dejaste cuanto tenías en el mundo para seguir a Cristo; por aquella fe con que creíste y confesaste por Hijo de Dios a tu Maestro; por aquella humildad con que, viéndole a tus pies, rehusaste que te los lavase; por aquellas lágrimas con que amargamente lloraste tus negaciones; por aquella vigilancia con que cuidaste como pastor universal del rebaño que se te había encomendado; finalmente, por aquella imponderable fortaleza con que diste por tu nombre.

Redentor la vida crucificado, te suplico, apóstol glorioso, por tu actual sucesor el Vicario de Cristo.

Alcánzame que imite del Señor esas virtudes tuyas con la victoria de todas mis pasiones; y concédeme especialmente el don del arrepentimiento para que, purificado de toda culpa, goce de tu amable compañía en la gloria.

Amén.

Oración a San Pablo

Glorioso apóstol San Pablo, vaso escogido del Señor para llevar su santo nombre por toda la tierra; por tu celo apostólico y por tu abrasada caridad con que sentías los trabajos de tus prójimos como si fueran tuyos propios; por la inalterable paciencia con que sufriste persecuciones, cárceles, azotes, cadenas, tentaciones, naufragios y hasta la misma muerte; por aquel celo que te estimulaba a trabajar día y noche en beneficio de las almas y, sobre todo, por aquella prontitud con que a la primera voz de Cristo en el camino de Damasco te rendiste enteramente a la gracia, te ruego, por todos los apóstoles de hoy, y que me consigas del Señor que imite tus ejemplos oyendo prontamente la voz de sus inspiraciones y peleando contra mis pasiones sin apego ninguno a las cosas temporales y con aprecio de las eternas, para gloria de Dios Padre, que con el Hijo y el Espíritu Santo vive y reina por todos los siglos de los siglos.

Amén.

TE PUEDE INTERESAR: San Ireneo, el santo que venció las herejías de los gnósticos

Onomástica del 29 de junio:

  • Casio
  • Siro
  • Emma

Con información de www.aciprensa.com y www.vaticannews.va.

Temas

Comentarios