Secciones
El santoral de la religión católica celebra a San Buenaventura cada 15 de julio. Foto: Foto: www.cope.es
Estilo y Vida

Santoral católico: San Buenaventura, el santo curado por San Francisco de Asís

Descubre porqué San Francisco de Asís conoció a San Buenaventura, quien más tarde se volvió Doctor de la Iglesia.

por LaVerdad

El santoral de la religión católica celebra a San Buenaventura cada 15 de julio. Foto: Foto: www.cope.es

El santoral de la religión católica celebra a San Buenaventura cada 15 de julio. Foto: Foto: www.cope.es

Cada 15 de julio el santoral de la religión católica realiza la celebración de San Buenaventura, un santo que fue inspirado por San Francisco de Asís y cuyo compañero de estudios fue Santo Tomás de Aquino, sencillo, inteligente y sabio, este religioso estuvo lleno de gracia y su vida es extraordinaria, ¡conócela!

¿Quién fue San Buenaventura?

Este religioso cambió su vida el día que se encontró con San Francisco de Asís ya que de niño se hallaba enfermo gravemente, males que el santo le retiró marcando en su frente la cruz mientras decía:

“¡Oh, buena ventura!”

San Buenaventura, nació en Bagnoregio, Italia y fue hijo del médico Juan Fidanza, a los 18 años partió a París para comenzar sus estudios de teología en la Orden de los Frailes Menores, los cuales concluyó en el año 1253.

Se sabe que este santo cuya inteligencia lo hizo destacar en los estudios de teología y filosofía escolásticas, solía abstenerse a la comunión ya que sentía que no era digno, pues solo veía en el pecado y la humildad lo hacía resistirse, aunque pronto y gracias a un milagro de Dios logró superar dicho obstáculo.

San Buenaventura recibió en 1257 el título de doctor junto a Santo Tomás de Aquino, ya que este santo escribió numerosas obras sobre la teología escolástica, entre las que destacan: ‘Comentario sobre las Sentencias de Pedro Lombardo’, ‘Sobre la pobreza de Cristo’, ‘Sobre la vida de perfección’, ‘Sobre el triple camino’ y ‘Soliloquio’.

Retrato de San Buenaventura, santoral católico.
San Buenaventura, es fue conocido como Doctor Seráfico. Foto: thespiritualjournalist.blogspot.com

Aquel mismo año el santo fue nombrado superior de la Orden de los Frailes Menores, en un momento en que sus compañeros religiosos tenían conflictos internos y no lograban tener la paz, ya que sostenían diferentes opiniones sobre las reglas a seguir, de ahí que San Buenaventura, quien aún no cumplía los 36 años decidió escribir a cada uno para pedirles que se apegarán a la regla de la observancia y la reforma de los relajados.

Fue hasta el año 1260 que el santo en una reunión que realizó en Narbona, logró establecer las reglas que dieran a su orden la paz, y en ese entonces también inició una biografía de San Francisco de Asís, quien fue antes que él superior y fundador, aunque a San Buenaventura también se le considera en el segundo título ya que dirigió por 17 años.

Este santo estaba lleno de inteligencia y sabiduría, algo que lo hizo destacar siempre, y aunque en un comienzo se negó a tener cargos como el de arzobispo de York, el Beato Gregorio X logró que aceptará el cargo de cardenal obispo, pues se le daría la tarea de unir a los griegos ortodoxos en el Concilio ecuménico de Lyon.

San Buenaventura, es conocido como Doctor Seráfico, recibió el título de ‘Doctor de la Iglesia’ en el año 1588 y fue canonizado en el 1482, sin duda, fue un santo cuya caridad, sencillez y humildad siempre lo hicieron sobresalir, ¡extraordinaria vida!

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Escuela Vocacional SCJ (@evscj) el

Santoral católico: oración a San Buenaventura

Traspasa, dulcísimo Jesús y Señor mío, los senos más escondidos de mi alma con el suavísimo y saludabilísimo dardo de tu amor y de una verdadera y pura caridad, tal como la que llenaba el corazón de los Santos Apóstoles, a fin de que desfallezca y se derrita sólo en amor tuyo y en deseo de poseerte.

Que ansíe por Ti, que desfallezca en tus atrios, y que no aspire más que a verse libre para unirse contigo. Haz que mi alma tenga hambre de Ti, oh Pan de los Ángeles, alimento de almas santas, pan nuestro cotidiano, lleno de fortaleza, de dulzura, de suavidad, que a cuantos con él se nutren hace sentir las delicias de su sabor.

¡Oh Jesús a quien los Ángeles desean siempre contemplar, haz que mi corazón sin cesar tenga hambre de Ti, se alimente de Ti, y lo más profundo de mi alma sea regalado con la dulzura de tus delicias. Que mi corazón tenga siempre sed de Ti, oh fuente de vida, manantial de sabiduría y de ciencia, río de luz eterna, torrente de delicias, abundancia de la casa de Dios.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Padre Yesid | Sacerdote (@padreyesidfranco) el

Que no ambicione otra cosa sino poseerte, que te busque y te encuentre, que a Ti me dirija y a Ti llegue, en Ti piense, de Ti hable y todo lo haga en loor y gloria de tu nombre, con humildad y discreción, con amor y deleite, con facilidad y afecto, con perseverancia hasta el fin; y que Tú sólo seas siempre mi esperanza, toda mi confianza, mis riquezas, mi deleite, mi contento, mi gozo, mi descanso y mi tranquilidad, mi paz, mi suavidad, mi olor, mi dulcedumbre, mi alimento, mi comida, mi refugio, mi auxilio, mi sabiduría, mi heredad, mi posesión, mi tesoro, en el cual esté siempre fija, firme y hondamente arraigada mi alma y mi corazón.

Amén.

TE PUEDE INTERESAR:Santoral católico: San Camilo de Lelis, el santo precursor de la Cruz Roja

Santoral católico: onomástica del 15 de julio:

  • San Buenaventura
  • San Abudemio de Ténedo
  • San Andrés Nguyên Kim Thông Nam
  • San Ansuero y compañeros
  • San Atanasio de Nápoles
  • San Catulino y compañeros
  • San David de Suecia
  • San Felipe de Alejandríay diez niños mártires
  • San Félix de Tibiuca
  • San Gumberto de Ansbach
  • San Jacobo de Nísibe
  • San José de Tesalónica
  • San Pedro Nguyên Bá Tuân
  • San Plequelmo de Roermond
  • San Pompilio Maria Pirrotti
  • San Vladimiro Basilio
  • Beata Ana María Javouhey
  • Beato Antonio Beszta- Borowski
  • Beato Bernardo de Montcallier
  • Beato Ceslas de Cracovia
  • Beato Ignacio de Acebedo y compañeros
  • Beato Miguel Bernardo Marchand

Con información de www.aciprensa.com, www.vaticannews.va y www.lasprovincias.es.

Temas

Comentarios