Secciones
Posiciones sexuales para disfrutar mas del sexo con los ojos vendados.
Estilo y Vida

Posiciones sexuales para disfrutar mas del sexo con los ojos vendados

Descubre cuales son las tres posiciones sexuales que aseguran un mejor disfrute del sexo con los ojos vendados.

por La Verdad

Posiciones sexuales para disfrutar mas del sexo con los ojos vendados.

Posiciones sexuales para disfrutar mas del sexo con los ojos vendados.

Una de las formas para hacer más intenso el sexo y el erotismo es con los ojos vendados en conjunto con algunas posiciones sexuales es ideal para empieces este juego. Hacer el amor con alguien que lleva los ojos vendados puede ser beneficioso para ambos, además, si eres mujer puedes sentir mayor placer sexual.

SEXO CON LOS OJOS VENDADOS.

Pon mucha atención a las siguientes posiciones para que disfrutes del sexo con los ojos vendados aun más con tu pareja.

El faro roto

Pon la venda a tu pareja y traslada la figura de la torre luminosa a ella. Necesita que la guíen. Siéntala para que se sienta segura. Piensa que ahora eres tú quien tiene el control y quien debe manejar la situación.

Comienza por la parte más baja y masajea sus piernas, pies y comienza a lamer sus entrepiernas. Juega con tu lengua poco a poco y deslízala por cada parte de su cuerpo.

El todomío

Con tu pareja boca arriba no le dejes que se mueva para nada. Piensa en que no puede verte, pero que te va a sentir al máximo. Si tu juez interior está criticándose por algo y te hace sentir mal, que el otro tenga una venda puede ser una solución.

El todomío.

Hacer el amor con alguien que lleva los ojos vendados puede ser beneficioso para ambos. Al ver al otro más excitado, disfrutas mucho más del roce de la piel. Ponte encima e introduce (o introdúcete) sus genitales y domina la situación.

El ayudante ciego

Prueba cualquier posición un poco más complicada (es mejor apagar las luces también para que estés en completa oscuridad) y comienza a disfrutar. Imagínate boca arriba con una de tus piernas sobre el hombro de tu compañero. Él está arrodillado y tu pelvis a horcajadas sobre su pierna.

Es un trabajo en equipo. Todo cuenta. Piensa que tu ayudante está igual que tú, sin ojos que lo puedan guiar. Solo vuestros otros sentidos pueden ayudaros. Será como una sobrecarga sensorial.

Temas

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR