Secciones
Personas excesivamente bondadosas son molestas, la pregunta es por qué
Estilo y Vida

Personas excesivamente bondadosas son molestas, la pregunta es por qué

Si has conocido a alguien muy bueno pero al mismo tiempo es profundamente insufrible, resulta que las personas excesivamente bondadosas son molestas.

por MMagaña

Personas excesivamente bondadosas son molestas, la pregunta es por qué

Personas excesivamente bondadosas son molestas, la pregunta es por qué

Resulta que hay una explicación del por qué las personas excesivamente bondadosas son molestas, esto pese a que hacen todo lo posible para ayudar o participar en actividades importantes y útiles que benefician a sus amigos y a la comunidad en general.

De hecho en principio puede que resulte incómodo vernos a nosotros mismos con una actitud tan poco caritativa hacia personas que solo están tratando de hacer del mundo un lugar mejor.

Pero este comportamiento es conocido y descrito por los psicólogos como "derogación de los bienhechores". Y aunque el fenómeno puede parecer totalmente irracional, existen algunas razones evolutivas de peso para desconfiar del altruismo no correspondido y del por qué las personas excesivamente bondadosas son molestas.

¿Por qué las personas excesivamente bondadosas son molestas?

Personas excesivamente bondadosas son molestas, la pregunta es por qué
Sí hay una razón por la cual las personas excesivamente bondadosas son molestas.

Para entender el por qué las personas excesivamente bondadosas son molestas, está nuestra sospecha innata hacia los actos abiertos de bondad, podemos identificar las situaciones específicas en las que la generosidad es bienvenida y cuando se resiente, con algunas lecciones importantes para nuestro propio comportamiento.

Y es que los análisis más tempranos y sistemáticos de la derogación de los bienhechores proviene de un estudio global realizado por Simon Gächter, profesor de psicología en la Universidad de Nottingham, en Reino Unido. Los participantes fueron divididos en grupos de cuatro y cada persona recibió fichas que representaban una pequeña suma de dinero.

Fue entonces que se les dio la posibilidad de contribuir con parte de esos ingresos a un fondo común en cada ronda del juego. Una vez que todos hubieran colocado su inversión, cada persona recibiría el 40% de la suma total invertida por el grupo.

Si los participantes juegan de manera justa, cada ronda debería proporcionar un retorno de la inversión razonable para cada uno. Pero aparecieron los tacaños, que engañan al sistema invirtiendo muy poco y cosechando las recompensas de las inversiones de otros.

Después de 10 rondas, los investigadores dieron a los participantes la opción de penalizar a otros jugadores deduciendo parte de los ingresos que recibían pero sorprendentemente, los participantes más altruistas también fueron castigados.

Personas excesivamente bondadosas son molestas

Personas excesivamente bondadosas son molestas, la pregunta es por qué
Expulsan a las personas excesivamente bondadosas son molestas.

En un juego de bienes públicos similar se preguntó a los participantes si les gustaría expulsar a miembros de su grupo y terminaron por expulsar a los altruistas extremos tanto como a los peores oportunistas. ¿Las personas excesivamente bondadosas son molestas? ¿Por qué?.

Resulta que el egoísmo y el desinterés se consideraban moralmente equivalentes y esta tendencia parece surgir temprano en la vida: alrededor de los ocho años.

Pero la dimensión del efecto puede variar según el contexto, parece estar presente hasta cierto punto en la mayoría de las culturas, lo que sugiere que puede ser una tendencia universal.

  • Altruismo humano

De acuerdo con la psicología evolutiva, los comportamientos altruista humanos son innatos en la evolución para mejorar nuestra supervivencia y nuestra capacidad de transmitir nuestros genes a la siguiente generación.

Con el altruismo, los actos de generosidad podrían fomentar buenas relaciones dentro del grupo que, con el tiempo, ayuden a construir capital social y estatus.

"Obtener una buena reputación puede generar beneficios como ocupar una posición más central en la red social", dice Nichola Raihani, profesora de Evolución y Comportamiento en la University College London y autora de The Social Instinct("El instinto social").

Esto podría significar más ayuda para nosotros mismos cuando la necesitemos. "Y también está relacionado con el éxito reproductivo". Pero como la reputación es "posicional": si una persona sube, las demás caen, lo que crea un fuerte sentido de competencia, lo que significa que siempre estamos alerta ante la posibilidad de que otras personas nos adelanten, aun si fue por altruismo.

¿Una persona extremadamente bondadosa o manipuladora?

Personas excesivamente bondadosas son molestas, la pregunta es por qué
Resulta que las personas excesivamente bondadosas son molestas reflejan manipulación.

Entonces las personas excesivamente bondadosas son molestas porque se piensa inconscientemente que en lugar de actuar por un interés genuino en los demás, ya que puede sugerir una personalidad astuta y manipuladora en general.

Es así que las Personas excesivamente bondadosas son molestas y estas pueden al final caminar por una cuerda floja metafórica, por lo que se debe equilibrar perfectamente nuestra generosidad, para que se nos vea como cooperadores y buenos, sin despertar la sospecha de que estamos actuando únicamente por el estatus.

Los estudios de las redes sociales, muestran que las personas tienden a sentirse menos impresionadas por un acto altruista si la persona anuncia el evento en Facebook, por ejemplo, que si se lo hubiera guardado para ella.

Al analizar las publicaciones en BMyCharity, descubrió que a menudo son los mayores donantes (así como los que menos dan) los que eligen permanecer en el anonimato.

  • Motivos ocultos

Ryan Carlson, estudiante de posgrado de la Universidad de Yale, está de acuerdo en que los comportamientos altruistas a menudo se evalúan desde múltiples ángulos, además de la generosidad del acto en sí.

"No solo valoramos el altruismo, valoramos la integridad y la honestidad, que son otras señales de nuestro carácter moral", dice. Un aparente acto de generosidad que parece estar impulsado por el interés propio podría, por tanto, llevarnos a puntuar bastante mal en esas otras cualidades.

Raihani señala que estamos constantemente tratando de adivinar las razones de las acciones de los demás, y castigamos a las personas con dureza cuando sospechamos que sus motivos son impuros, por ello que las personas excesivamente bondadosas son molestas.

¡Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado con las noticias de hoy!

Temas

Comentarios