Estilo y Vida

Personas con trastornos alimenticios han sufrido consecuencias por la cuarentena

Personas con trastornos alimenticios sufren consecuencias por la cuarentena. Foto:Revista mía

Investigación revela que personas con trastornos alimenticios han sufrido efectos negativos por la cuarentena

Por La Verdad

03/09/2020 01:52

Un nuevo estudio encuentra que durante la cuarentena por Covid-19, los síntomas de los trastornos alimenticios empeoraron en personas con antecedentes , te informamos los motivos.

COVID-19, la enfermedad causada por el SARS-CoV-2, ha hospitalizado a cientos de miles de personas en todo el mundo y ha provocado un número significativo de muertes. Sin embargo, la pandemia y las medidas de emergencia en respuesta a ella también han tenido un efecto significativo en la salud mental de las personas.

La investigación, que aparece en el Journal of Eating Disorders, crea conciencia sobre los efectos perjudiciales de la pandemia en la salud mental de las personas y podría ser valiosa para el desarrollo futuro de los servicios de salud.

Si bien los bloqueos han sido cruciales para reducir la propagación de la enfermedad y salvar vidas, también han sido profundamente perturbadores para las personas y la sociedad.

Cuarentena y su efectos en los trastornos alimenticios. Foto: Auna

Estudio de la cuarentena y los trastornos alimenticios

En el presente estudio, los investigadores querían explorar los efectos de la pandemia en personas que habían experimentado un trastorno alimenticios. Según el Instituto Nacional de Salud Mental , los trastornos alimenticios comunes incluyen:

  • Anorexia, donde las personas se ven a sí mismas con sobrepeso cuando tienen bajo peso
  • Bulimia, en la que las personas consumen cantidades importantes de alimentos de forma incontrolable y luego lo compensan con comportamientos que pueden dañar su salud.
  • Atracones, donde las personas pierden el control sobre la capacidad de dejar de comer, lo que a menudo resulta en sobrepeso u obesidad.

A principios de abril, dos semanas después de que se hiciera cumplir el bloqueo en el Reino Unido, los investigadores reclutaron a 153 personas a través de las redes sociales para que participaran en un cuestionario. Estos participantes tenían que ser residentes del Reino Unido mayores de 16 años, con experiencia de un trastorno alimentario, incluida la recuperación.

Después de excluir a las personas que no cumplían con estos criterios, había 129 participantes adecuados entre las edades de 16 y 65 años. De estos, el 93,8% eran mujeres.

En total, el 62% se describió a sí mismo como teniendo actualmente un trastorno alimentario. El 6.2% había estado en recuperación durante menos de 3 meses, el 6.2% había estado en recuperación entre 3 meses y 1 año y el 25.6% había estado en recuperación durante más de 1 año.

El cuestionario incluía preguntas cerradas y abiertas sobre el efecto social del encierro, el uso de Internet por parte del encuestado, su comportamiento con respecto al ejercicio y la alimentación, y el impacto general de la pandemia en su trastorno alimentario.

Los investigadores encontraron que el 87% de los encuestados dijeron que los síntomas del trastorno alimentario habían empeorado, mientras que más del 30% informó que sus síntomas eran mucho peores.

Resultados de los efectos de la cuarentena

Los encuestados dijeron que la pandemia tuvo un efecto negativo significativo en su bienestar psicológico. Dijeron que se sentían menos en control y más aislados socialmente. También experimentaron más cavilaciones sobre su trastorno alimentario y se sintieron menos apoyados socialmente.

Los investigadores creen que los factores desencadenantes clave de estos sentimientos incluyen:

  • Cambios en la rutina diaria
  • Su situación de vida
  • Cantidad de tiempo que pasaron con familiares y amigos
  • Capacidad para acceder al tratamiento
  • Cuánta actividad física estaban haciendo
  • Relación con la comida
  • Cuánto estaban usando la tecnología

TE PUEDE INTERESAR:Diabulimia, el trastorno alimenticio más peligroso del mundo

Los investigadores dicen que sus hallazgos dejan en claro el valor del apoyo social para reducir el estrés. También enfatizan el efecto negativo que las discusiones sobre la comida y el ejercicio en las redes sociales y las campañas nacionales pueden tener en las personas con trastornos alimenticios.

Los autores piden a los expertos que presten más atención a minimizar el aislamiento social durante futuros bloqueos y a elaborar mensajes sobre el ejercicio y la alimentación que tengan en cuenta a las personas con trastornos alimenticios. También sugieren que los recursos deben estar disponibles para ayudar a estas personas a manejar los efectos negativos de la pandemia, que podrían extenderse a largo plazo.