Secciones
Obesidad infantil, niño muere durante clase de Educación Física
Estilo y Vida

Obesidad infantil, niño muere durante clase de Educación Física

Después de la muerte de un niño de 12 años en Oaxaca, organizaciones apuestan por dietas con alimentos nativos para combatir la obesidad.

por LaVerdad

Obesidad infantil, niño muere durante clase de Educación Física

Obesidad infantil, niño muere durante clase de Educación Física

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016 (ENSANUT), el 33.2% de las niñas y niños, entre 5 y 11 años de edad, que cursan la educación primaria, presentan sobrepeso y obesidad.

La obesidad y el sobrepeso en México son problemas graves que atañen al 70% de la población adulta. Están fuertemente vinculados con enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos óseos y musculares y algunos tipos de cáncer.

No obstante, estos padecimientos no son ajenos a la población infantil y a pesar de su corta edad están expuestos de la misma manera. Tal fue el caso de Alfonso Rodríguez, un niño de 12 años de edad que falleció el 2 de diciembre de 2013 durante una clase de Educación Física.

De acuerdo con los médicos, el deceso fue provocado por una obstrucción en las arterias coronarias, además de que también se le detectó hígado graso, y este desencadenó un infarto al miocardio.

Ante tales eventos, la doctora Aleyda Pérez Herrera, del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), unidad Oaxaca, implementó un estudio para combatir la obesidad infantil a través de una dieta nativa.

“Queríamos saber qué tanto los niños incluyen alimentos nativos en su dieta y cómo estos pueden influir de manera benéfica en la disminución de peso”.

Aleyda Pérez Herrera implementó un estudio para combatir la obesidad infantil a través de una dieta nativa.

El proyecto se lleva a cabo en conjunto con el Centro Médico Nacional Siglo XXI, e incluye a 200 niños, de 12 años de edad; 100 de ellos con obesidad y 100 con peso normal.

Entre sus objetivos están ofrecer opciones de alimentación saludables para que los niños aprendan a comer y consumir las porciones correctas. Se les proporcionan dietas y se les da seguimiento cada 3 semanas, y se les ofrecen talleres y pláticas para que aprendan a construir por sí mismos el Plato del Buen Comer, incluyendo los productos que se producen en la entidad.

De igual forma, se busca conocer cómo influyen las mutaciones genéticas para que los niños sean propensos a padecer enfermedades metabólicas y desarrollar obesidad.

“Se ha visto que niños con obesidad tienen menor número de copias del gen de la amilasa lo que provoca que tengan una menor capacidad de degradar el almidón, lo que los lleva a desarrollar este padecimiento”, Pérez Herrera.

A los participantes, se les proporcionan dietas y se les da seguimiento cada 3 semanas.

También se encontró que en la actualidad, los niños han dejado de consumir alimentos que antes se consumían de manera regular como: hongos silvestres, guayaba, chía, cacahuate, aguacate y tomate verde de milpa.

“Son alimentos subutilizados, ricos en compuestos bioactivos que pueden ayudar a prevenir las enfermedades metabólicas”.

Por último, la especialista señaló que parte fundamental para llevar a cabo el plan con éxito son los padres.Muchos papás ya no llevan a los niños porque argumentan que no tienen tiempo de preparar alimentos o porque están renuentes de hacer cambios en casa ya que la familia se debe integrar al plan de alimentación”.

A pesar de haber perdido a un 30% de los participantes desde mayo de 2018, cuando comenzó el proyecto, Herrera asegura que los que se han quedado están contentos y se están involucrando.

Temas

Comentarios

Te puede interesar