Secciones
Estilo y Vida

Narración del sismo de un adolescente compite con noticieros

por La Verdad

Agencias/ Diario La Verdad CANCÚN, Q. Roo.- La narración del sismo de un adolescente compite con noticieros. El sismo de magnitud 7.1 que estremeció a una parte del centro de México quedará en la historia. Tanto por la destrucción que dejó así como lo bueno que trajo consigo.

Narración del sismo de un adolescente compite con noticieros

Y dentro de lo bueno hay cosas que valen mucho la pena resaltar como la narración del sismo de un adolescente compite con noticieros. Este adolescente se llama Kevin Miranda y se encontraba en clases cuando el sismo ocurrió. Lo primero que sintieron fue que las mesas se movían con los objetos encima. Él contó a Verne que las alarmas sísmicas jamás se activaron, alguien gritó que estaba temblando. Una vez que todos lograron bajar al patio, Kevin de 14 años comenzó a grabar el momento.

 “Cuando vi que seguía temblando muy fuerte, pensé: esto lo tengo que documentar”.

Así que Kevin ansioso y nervios y con una que otra grosería comenzó a narrar todo lo que pasaba y lo que él mismo sentía esa tarde.

“Se sigue moviendo la tierra, está temblando bien culero”, dice en el video que registra en una semana más de 2,9 millones de reproducciones en Facebook.

Su mismo video compartido en otras páginas acumula más de ocho millones de reproducciones.

Kevin Miranda comentó que a pesar del pánico que había logró mantener su cámara captando el momento.

 “Casi no soy miedoso y lo de la narración no se me dificulta”. Aun así, estaba preocupado por las secuelas del sismo. “Sentía mucha inquietud de que se fuera a derrumbar la secundaria o los edificios que estaban cerca. También me preocupaba por mi casa”.
Su escuela y su hogar sufrieron algunos daños.

Kevin Miranda al momento del terremoto estaba con su compañero Edwin.

"Lo noté nervioso, pero también estaba curioseando"

Kevin lo corrigió cuando dijo que el mismo día, cien años antes, también había temblado.

"¡No mames! ¡¿Cómo que 100?! Si fue en 1985, cabrón", se le oye decir en el video.

Ayudó a más niños

Además también contó a Verne que una vez que terminó el sismo, ayudó a sus compañeros que se quedaron en los salones.

Minutos más tarde, los padres de familia comenzaron a llegar por los estudiantes.

“Mi padres trabajan, por eso no pudieron ir por mí”, comenta Kevin Miranda.

Por lo que él tuvo que caminar a su casa solo, que se encuentra a cuatro cuadras de su escuela.

Las clases en la Técnica 113 se suspendieron desde el día del temblor, ya que el edificio debe ser revisado por Protección Civil, y hasta el viernes 29 de septiembre no se han reanudado.

Durante ese periodo, Miranda ha ayudado a llevar víveres al centro de acopio creado en su escuela.

Después Kevin Miranda realizó un video para su perfil de Facebook en el que solicita donaciones para los damnificados.

Comentarios

Te puede interesar