Secciones
Marisol Iturríos nos habla sobre los escritores fantasma.
Estilo y Vida

Marisol Iturríos nos habla sobre los escritores fantasma

La bookblogger de Leamos un Poco nos habla sobre temas algo ocultos de las editoriales.

por La Verdad

Marisol Iturríos nos habla sobre los escritores fantasma.

Marisol Iturríos nos habla sobre los escritores fantasma.

La bookblogguer de Leamos un poco, Marisol Iturríos en su colaboración para Estilo y Vida de laverdadnoticias.com nos habla de uno de los temas más oscuros en el mundo editorial.

¿Han escuchado el término “escritores fantasma”? No, no es nada referente al ultramundo, ni algo de ocultismo.

Por siglos, en el mundo del arte (pintura, música y literatura) han existido talentos que dan a conocer sus obras con el nombre de alguien más. Por ejemplo, hay pintores o escultores que dan su idea a su equipo y ellos hacen el trabajo, posiblemente el artista (el famoso) corrija unos detalles, unas pinceladas, un retoque, pero no va más allá. Esto es una práctica bien conocida y aceptada.  Otro ejemplo, en el mundo de la literatura, muchas mujeres que tuvieron que firmar con el nombre de un hombre para poder ser publicadas.

Escritor fantasma, sombra o negro, es el término que se usa a quienes se les paga para que escriban un relato, novela biografía y que al final este firmado por otra persona, generalmente un escritor consagrado. Claro que el nombre del autor original nunca va a figurar, posiblemente se le reconozca como una colaboración o si es más afortunado como co-autor.

Como ya dije, éstas prácticas han sido realizadas desde hace muchos siglos. Hoy les mostraré algunas que posiblemente no conocías y otras que son bastante famosas.

Shakespeare

William Shakespeare es uno de los máximos exponentes de la literatura, en su momento, el siglo XVI, revolucionó el mundo del teatro inglés. Escribió 38 obras y cambió el rumbo de la literatura.

Poco se sabe a ciencia cierta sobre su vida, por lo mismo alrededor de Shakespeare se han hecho muchas leyendas para llenar esos vacíos surgiendo así los mitos Shekspirianos.

En 1622 se publicó una versión de “Medida por medida”, de Thomas Middleton, pero con la firma de Shakespeare.

Shakespeare

Pero una de las cosas que se dice, pero no ha sido probada, es que Shakespeare no escribió a Shakespeare, y para esto les contaré tres de estas teorías: Se dice que en realidad era un grupo de intelectuales adinerados escribía las obras y contrataban a Shakespeare para que fuera la imagen; También se ha dicho que estas obras las encontró Shakespeare y poco a poco las fue publicando bajo su nombre; otra teoría es que se trataba de una mujer de la nobleza quien en realidad era la que escribía, pero que por su estatus social (recordemos que el teatro en ese entonces era algo común y corriente), y por ser mujer, no podía figurar como la autora de todas esas obras; Pero una de las teorías con más fuerza es que detrás del teatro Shekspiriano se encuentra Christopher Marlowe, quien escribió obras como El judío de Malta, La masacre en París y El doctor Fausto. Marlowe era un escritor reconocido, hasta que una noche de juega se vio involucrado en un asesinato, razón por la que tuvo que fingir su muerte y huir a Francia. Pero decidió seguir escribiendo, ya que era su pasión y también necesitaba un medio para generar ingresos, con la ayuda de unos amigos contrató a un joven escritor para que a firmara por el las siguientes obras que escribiera, el nombre de este joven era William Shakespeare.

Alexandre Dumas

El escritor francés ha sido uno de los máximos exponentes de la literatura universal, novelas que después de más de 150 años siguen siendo las favoritas de muchos lectores. Aunque bien conocido, y el mismo lo aceptó en su momento, que hacia uso de “ayudantes”. Incluso tenía su propio equipo de trabajo, a cada persona le explicaba sobre que iba a escribir, al final recopilaba lo que habían escrito y unía las partes, editaba, corregía y claro… firmaba.

Alejandro Dumas.

Pero si hay alguien a quien debemos reconocer su trabajo y todavía hoy en día la mayoría de las ediciones no le dan el lugar que merece, es a Agust Maquet, este escrito francés poco conocido es el responsable que obras como El conde de Montecristo, Los tres mosqueteros, El vizconde de Braguelonne, La reina Margot y Veinte años después.

Dumas contrataba a Maquet como escritor fantasma, quien hacía la historia y se la llevaba a Dumas, éste la corregía, le agregaba las emociones, las aventuras y las entregaba a la editorial. Claro que Dumas no era tan mala persona, en distintas ocasiones pidió a la editorial que agregaran el nombre de Maquet como co-autor, pero la editorial se negaba rotundamente. Finalmente Maquet, harto de vivir en las sombras, escribió algunas novelas, pero sin el toque de Dumas, éstas no llegaron a consagrarse.

Actualmente algunas ediciones francesas han agregado el nombre de Augut Maquet como co-autor en las portadas de los libros.

Mario Vargas Llosa

El escritor peruano y premio Nobel de Literatura, fue en su momento un escritor fantasma. Cuando tenía 23 años, fue contratado por una mujer rica para que escribiera sus memorias.

Mario Vargas Llosa.

H. P. Lovecraft

Lovecraft junto con Edgar Allan Poe son considerados los maestros del horror; y fue Lovecraft quien tuvo la doble experiencia: ser un escritor fantasma y usar uno, aunque esto último sin su consentimiento.

H. P. Lovecraft.

En 1924 el fundador y dueño de Weird Tales, Henneberg, contrató a Lovecraft para escribir un relato sobre una experiencia personal de Harry Houdini, claro que la condición era que iba a salir con la firma de éste último. Lo que escribió el joven le gusto tanto a Houdini que le encargó un trabajo más, el cual no concluyó por la muerte de su empleador.

Años mas tarde, a la muerte de Lovecraft y con un nombre reconocido en el mundo de la literatura, su editor encuentra una serie de relatos que no había terminado. Por lo que decide revisarlos y seleccionar algunos para publicarlos en una compilación a la que se le llama Relatos inconclusos. Sin embargo, la avaridcia de August Derleth, su editor, no quedó ahí, aprovechó ese material para tomar uno de los relatos y terminarlo él, publicando así “El que acecha en el umbral”, el cual fue publicado con el nombre de ambos, aunque el 95% trabajo haya sido de Derleth.

Stephen King

Ya adentrados en el mundo del terror, no podíamos pasar por alto a uno de los escritores actuales más famosos, muchos son los que lo admiran, mientras otros consideran que esta sobrevalorado. Incluso hay varias bromas en torno al autor como “te distraes cinco minutos y King ya escribió diez libros”. En 45 años como escritor profesional ha escrito más de 80 libros.

Stephen King.

Muchos de sus fanáticos han aceptado que la calidad en sus novelas no siempre ha sido buena, que ha perdido la chispa que caracteriza libros como El resplandor, Cementerio de animales, Salem’s Lots. Esto ha dado pie a generar una gran leyenda urbana entorno al escritor de Maine.

Se dice que al estilo Dumas, King tiene un equipo de escritores fantasmas que son en realidad los responsables de muchas de sus novelas de los últimos 15 años. Que las exigencias editoriales y la avaricia del autor, lo han llevado a tomar estas medidas. Claro que esto es solo un rumor… un fuerte rumor…

¿Por qué los escritores fantasmas no triunfan?

Bueno, esto no es una regla general, ya vimos ejemplos como Lovecraft y Vargas Llosa que pasaron de ser simples fantasmas a grandes escritores. Pero la realidad es que la mayoría de estas personas jamás van a salir de las sombras. ¿Pero, por qué si escriben grandes obras no tienen éxito por sí mismos?

Debemos aceptar que el mundo editorial, más que un aporte cultural, es un negocio, un gran negocio y tal como pasa en el mundo de la pintura y la música y en muchas otras situaciones ajenas al arte, se necesita ayuda o mejor dicho "padrinos". Alguien que respalde a estas personas. Claro que hay muchos autores que escalan la cima del éxito por con mucho esfuerzo y sin ayuda; pero debemos aceptar que grandes escritores siempre han contado con el apoyo o recomendación de alguien importante, alguien que los “coloca”, incluso la opinión de un crítico famoso influye mucho en la opinión pública.

Eso sin contar con prácticas menos escrupulosas y desleales de algunas editoriales como el robo de manuscritos. También se sabe que más que vender la calidad literaria muchas veces venden un producto una imagen, haciendo uso no solo de mercadotecnia, sino directamente contratando el equipo de escritores fantasmas y poniendo firmas de una persona que no participó en nada y solo se presta para dar una cara. Pero estas prácticas desleales al lector serán tratadas en otra ocasión.

Temas

Comentarios

Te puede interesar