Secciones
Marisol Iturríos nos habla de cuando el cine salva a los libros
Estilo y Vida

Marisol Iturríos nos habla de cuando el cine salva a los libros

La bookblogguer de Leamos un poco, nos narra la historia de "La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey", una novela que revive gracias a su adaptación al séptimo arte.

por La Verdad

Marisol Iturríos nos habla de cuando el cine salva a los libros.

Marisol Iturríos nos habla de cuando el cine salva a los libros.

La bookbloguer de Leamos un pocoMarisol Iturríos en su colaboración para Estilo y Vida nos comparte la reseña de una historia en la época de los nazis y como Juliett vivió esos días en la Segunda Guerra Mundial. 

Recientemente la plataforma de streaming Netflix incluyó dentro de su programación la película La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey, un título algo rimbombante y extenso, la cual esta basada en la novela del mismo nombre, escrita por Mary Ann Shaffer y Annie Barrows (ediciones Salamandra).

“Quizá hay en los libros algún tipo de instinto secreto que les lleva a sus lectores perfectos”

La novela fue publicada originalmente en 2008, y con esto debo reconocer que la película no solo es fiel al libro, sino causó tanta aceptación en el público que rescató del olvido esta maravillosa y emotiva novela, ya que hasta hace apenas dos años era casi imposible conseguir un ejemplar debido a que estaba descontinuado.

Trama

Esta es una novela epistolar que nos traslada a 1946, casi un año después de la Segunda Guerra Mundial donde conocemos a Juliett Ashton, una escritora londinense quien se quedó sin hogar después que una bomba convirtiera su departamento en un lugar inhabitable. Durante la guerra Juliett escribía un pequeño segmento cómico en el periódico con lo cual sacó una sonrisa en muchas personas en un momento tan difícil.

Aunque Londres no fue ocupado por los nazis, si sufrió varios daños debido a los bombardeos. Un día Juliett recibe una carta de Dawsey Adams un habitante de Guernsey (una Isla del Canal de la Mancha perteneciente a la Corona Inglesa), la cual si fue ocupada por Alemania, en esta carta Dawsey le comenta que por casualidades del destino llegó a sus manos un libro de Charles Lamb que perteneció a Juliett y también tenía su dirección. Dawsey le pide a Juliett le facilite otros ejemplares del autor así como otros libros que hablen de éste, ya que lo leyó gracias a la Sociedad del Pastel de Piel de Patata de Guernsey a la cual pertenece.

“Leer buenos libros te impide disfrutar los malos”

A raíz de esta correspondencia, Juliett no solo se entera que en Guernsey hay una sociedad literaria, sino conoce de voz de sus habitantes como vivieron la ocupación, como nació la sociedad literaria y como empiezan a retomar sus vidas después de la Segunda Guerra Mundial. Es así como Juliett conoce a Dawsey, Isola, Amelia, Eben, Eli, Remy, Kit y a través de ellos conoce a Elizabeth McKenna, otra habitante de la Isla quien fue enviada a los campos de concentración.

Gracias Boom cinematográfico

¿Qué tiene este libro que hizo que Salamandra apostara por él? Bueno a todo amante de la lectura le gusta los libros que hablan de libros y cuando Netflix lanzó una película donde hablaba de un club de lectura, creo que todos pensamos “Tengo que leer este libro ¿Dónde lo compro?”.

Tal vez piensen “Otra novela de la Segunda Guerra Mundial”, y creo que el mercado editorial nos tiene inundados de este tipo de novelas (muchas valen la pena), pero el libro del que hoy les hablo es una novela divertida, fresca y transmite la esencia del amor por la lectura, nos muestra la capacidad que tiene los libros no solo para unir a personas con distintas personalidades, sino para hacer que las personas “escapen” por un momento de la realidad que les acontece.

Si bien es una novela con un toque de drama propio de la época, podremos centrarnos en el amor a los libros, la amistad y las ocurrencias de unos isleños por llevar su día a día en Guernsey. Y sin duda alguna cada uno de los miembros de esta extravagante sociedad literaria se colará en el corazón del lector.

“Eso es lo que me encanta de la literatura; en un libro encuentras un detalle diminuto que te interesa y ese detalle te lleva a otro libro y algo en ese te lleva a un tercer libro. Es matemáticamente progresivo, sin final a la vista y sin ninguna otra razón que no sea por puro placer”

De la tragedia a la co-autoría

El libro fue empezado por Mary Ann Shaffer, pero en cuanto empezó a tener complicaciones de salud cedió la estafeta a su sobrina, Annie Barrows, para que hiciera las correcciones finales y agregara aspectos que considerara pertinentes. Annie tenía experiencia en la escritura ya que había escrito algunos libros para niños. Mary Ann finalmente dejó de existir en 2008. Annie Barrows supo conservar el espíritu de su tía en esta obra.

Esta novela histórica es sin duda una recomendación para todo aquel amante de los libros y mas si pertenecen a algún club de lectura. Debo aclarar que incluso en el último párrafo escrito, en el apartado de agradecimientos, las autoras logran conmovernos al sentirnos identificados con sus palabras. Una buena novela para iniciar el año. Una novela entretenida si buscas terminar con una sonrisa y tal vez una lágrima de felicidad.

Buenas lecturas.

Temas

Comentarios

Te puede interesar