Estilo y Vida

Manos míticas de poker para tomar el control

Foto del periodista

Por Alejandro Mancilla

27/01/2021 11:24

Si hay un género de juegos atemporal, ese es el de los juegos de cartas. Una baraja no ocupa espacio, se puede llevar a cualquier lado, permite varios jugadores y, dependiendo del tipo de baraja, distintas modalidades de juego. Hace unos años se pusieron de moda los juegos de rol mediante cartas, que dieron a su vez el salto a lo digital, desembocando en juegos tan míticos como HeartStone, líder en las competiciones de eSports, lo mismo que Crash Royale y un sinfín de imitaciones. A su vez, se han popularizado, y han obtenido un impulso extra desde que hacemos más vida dentro de casa que fuera, otros juegos con cartas y tarjetones como Virus, Double o incluso una nueva versión de Monopoly Deal, que garantiza partidas de 20 minutos con una baraja de cartas.

Aunque, sin lugar a dudas, la reina de las barajas es la de naipes, la que se usa para juegos como el blackjack o el poker. Si bien en ocasiones están mal categorizados como juegos de azar, el poker (más que el blackjack) se fundamenta en la estrategia más que en la suerte. Por supuesto que existe un componente de aleatoriedad, lo mismo que en cualquier juego de cartas o tablero. El barajeo implica que no sabemos qué carta saldrá la siguiente, sin embargo, somos conscientes de que a medida que se va desarrollando la partida esto ya no es así porque conocemos las que sí han salido y las que aún siguen en el mazo (o bien forman parte de la mano de uno de nuestros adversarios). Sin duda alguna, para una jugada estratégica, debemos prestar especial atención a las cartas que salen y al tipo de jugada de cada rival sentado a la mesa, pues sus acciones pueden revelar las carencias o la búsqueda ansiosa de una carta en concreto.

Al igual que la ruleta, el poker es un juego que se envuelve en un glamour procedente del cine más mítico del siglo XX. Al igual que James Bond ha sido utilizado como ejemplo para enseñar a jugar a la ruleta con una estrategia inteligente, podríamos fijarnos en algunos personajes de películas para aprender jugadas que funcionaron. Entre los amantes del género destaca Rounders. Aquellos jugadores asiduos siempre la resaltarán sobre otras, es un auténtico clásico en el que Matt Damon y Edward Norton podrán darnos lecciones sobre poker. La cinta cuenta ya con más de treinta años y se sigue colocando en el top de las películas centradas en el poker. Mucho más reciente es Molly’s Game, en la que directamente nos muestran de manera muy gráfica jugadas con garantía de éxito, ya que mientras narran la partida van apareciendo las cartas en la pantalla, superpuestas a la escena concreta. Dirigida por Aaron Sorkin y protagonizada por Jessica Chastain, obtuvo varias nominaciones y premios en lo que es un acertado biopic de Molly Bloom.

Ya sea que ponemos la mirada en películas más antiguas o más recientes, lo que queda claro es que el conocimiento de las jugadas, el dominio de las diferentes variantes del juego y un férreo autocontrol (tanto a nivel emocional como financiero) son ingredientes indispensables para ganar, no hablamos de la partida en cuestión, sino a medio y largo plazo, es decir, para convertirse en el ganador definitivo de la noche o de un torneo. Así, conocer el argot y las posibilidades que nos ofrecen manos iniciales tan oportunas como las pocket hands marcarán la diferencia y harán comenzar con buen pie. Más conocidas como pareja de ases, pareja de reyes o pareja de damas, las pocket aces, pocket kings y pocket queens son las manos iniciales más fuertes con las que podemos comenzar una partida de Texas Holdem, la variante más común de poker y la que normalmente juegan los no profesionales. Las pocket tienen la ventaja de que son absolutamente desconocidas al resto de jugadores, pues vienen desde el comienzo de la partida, cuando aún nadie se ha descartado. Pero el hecho de comenzar con esta buena mano no lo es todo, existe una verdadera estrategia detrás de cada pocket hand para convertirla en una gallina de los huevos de oro, por lo que es muy interesante leer en sitios especializados o libros para convertir la oportunidad en una estrategia sólida.

Es curioso cómo aquellos que han probado a jugar al poker con conocimientos y no sólo dejando que sea la suerte la que marca el ritmo en la partida, se vuelven unos verdaderos apasionados. Así Matt Damon es uno de los actores que se aficionó realmente (junto con su inseparable compañero cinematográfico Ben Affleck) y a los que se ha visto numerosas veces en eventos importantes de poker. Aún así, los futbolistas son más aficionados, si cabe, que los actores, aplicando su disciplina en los deportes al ya nombrado por más de uno como deporte mental, el poker, Beckham ha llegado a las World Series of Poker, el torneo más importante, pero otros como Piqué o Neymar también juegan regularmente, así como el ex-futbolista Ronaldo Nazario. Cabe señalar, además, que el poker online ha permitido que otras celebridades más discretas jueguen bajo pseudónimo y sin el asedio de la prensa, desde la tranquilidad y la intimidad de sus hogares, por lo que muchos jugadores ocasionales fantasean con la idea de haber derrotado a alguno de sus héroes mediáticos. Y sin duda, puede que haya sido así.