Secciones
Manipulación y menosprecio, características de las relaciones tóxicas
Estilo y Vida

Manipulación y menosprecio, características de las relaciones tóxicas

¿Cómo saber si tienes una relación tóxica? Existen varias señales de advertencia y el día de hoy te diremos cómo identificarlas. ¡Continúa leyendo!

por LaVerdad

Manipulación y menosprecio, características de las relaciones tóxicas

Manipulación y menosprecio, características de las relaciones tóxicas

¿Pelean con frecuencia, hace comentarios o bromas hirientes, te prohíbe hacer las cosas que te gustan y ver a tus amigos? Estos son tan sólo unos cuántos escenarios que demuestran que estás viviendo en una relación tóxica.

A veces no lo queremos creer. Estamos tan embelesadas y enamoradas que simplemente no hacemos caso de las evidencias. No importa que te lo diga tu mamá o tus amigas, si no estás dispuesta a ver, no habrá nada que te abra los ojos.

Lamentablemente, esta es la situación que viven miles de parejas alrededor del mundo, la violencia emocional y psicológica, aunque muy sutil (en ocasiones), puede llegar a ser bastante peligrosa.

Relaciones tóxicas.

No sólo te alejas de quienes más te quieren, sino que comienzas a dudar de ti y tus capacidades… ¿Será que él tiene razón? ¡No!

¡Basta! Es momento de que te des cuenta de que mereces algo mucho mejor. Mereces alguien que te quiera, te respete y quiera verte feliz.

Llorar con frecuencia y sentirte triste en la relación no es normal, y aunque no es fácil, es momento de darle vuelta a la página y trabajar en ti misma.

A continuación, te diremos cuáles son las características que demuestran que estás viviendo una relación tóxica.

Dominante

Que una persona sea dominante quiere decir que es quien siempre tiene la última palabra, a quien le tienes que rendir cuentas de todo lo que dices y haces y que incluso te puede llegar a prohibir cosas.

Relaciones tóxicas.

Intimidante

Cuando decides actuar por cuenta propia, su reacción inmediata será el enojo. Intentará intimidarte con palabras y acciones, ya sea porque no le avisaste cuándo llegaste, porque hablaste por teléfono o la razón más absurda que se te ocurra.

De acuerdo con el grupo R&A Psicólogos, “Nunca se sabe qué puede hacer que pierda el control”.

Controlador

Si siempre quiere saber en dónde estás, qué estás haciendo y con quién, probablemente se trata de una señal de alerta. Podrá parecer atención, que le interesas, pero en realidad se trata de control y posesión.

Celoso

Los celos son muy complejos y peligrosos. Y no tiene que ser exclusivamente por otros hombres, sino que por tu misma familia o amigas. ¿Prefieres ver a tu amigas que a mí?, ¿Para qué me invitas si no me haces caso?, son algunos de los reclamos frecuentes.

Lamentablemente esta podría ser la razón por la que se pelean, pero el peligro principal radica en la culpabilidad que te hará sentir y en que si se trata de una persona agresiva, no se sabe cómo pueda reaccionar.

Relaciones tóxicas.

Abusivo

Una persona que te quiere siempre intentará ver y resaltar lo mejor de ti. Si siempre menosprecia tus comentarios, hace bromas hirientes y critica cualquier cosa que haces, es momento de huir, pues terminará por hacerte creer que sus palabras son ciertas.


 

Recuerda que si vives alguna situación similar a cualquiera de las expuestas anteriormente, deberás plantearte si vale la pena continuar con la relación, pues muy probablemente se trata de una tóxica y así como puede lastimarte psicológica y emocionalmente, nada le impedirá hacerlo físico.

Te amo, pero me amo más yo”.

“Ámate lo suficiente para no vivir esperando que te elijan, sino que quien elija, seas tú.

Ámate lo suficiente para darte cuenta que cuando alguien ya no te quiere, debes seguir adelante y no perder tu tiempo.

Ámate tanto que cuando alguien ya no quiera estar a tu lado, tu dignidad le abra la puerta y le diga:

Te amo, pero me amo más yo”.

Autora: Karla Galleta.

Temas

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR