Secciones
Los usos prohibidos del chocolate
Estilo y Vida

Los usos prohibidos del chocolate

¿Te imaginas no poder volver a comer o tomar chocolate? Esto le sucedió a las monjas del Carmelo durante más de 300 años, ¡Y no creerás cuáles fueron las razones!

por LaVerdad

Los usos prohibidos del chocolate

Los usos prohibidos del chocolate

¿Quién no disfruta tomar una rica taza de chocolate caliente? Sobre todo en épocas de invierno y ni qué decir durante las fechas navideñas, principalmente Día de Reyes.

El chocolate es una bebida que no puede faltar en el hogar, ya sea porque disfrutas de su exquisitez por las tardes frías y las noche heladas, o porque te deleitas acompañándolo con una rebanada de pan, sin embargo, esto no siempre fue así.

Hace mucho años, con la llegada de los españoles, las bebidas de cacao fueron desvirtuadas. Según la investigadora María Águeda Méndez, adquirió “tintes sesgados y visos de sexualidad”.

Con la llegada de los españoles, el chocolate obtuvo tintes sesgados y visos de sexualidad.

De hecho, de acuerdo con la historiadora Sonia Corcuera, en el siglo XVII, la bebida fue un tema de discusión, pues llegó a considerarse prácticamente sinónimo de un placer sensual.

Por eso no nos sorprende que durante los años de 1616 a 1949, las monjas de la Orden de la Virgen María del Monte Carmelo, hicieran votos para no tomarlo.

“Yo, la hermana María Josefa Beatriz de San Juan Bautista, hago mi profesión y prometo obediencia, castidad, pobreza y perpetuo encerramiento a Dios… asimismo hago voto de no beber chocolate, ni ser causa de que otra lo beba”.

1616 a 1949 las monjas del Carmelo hicieron voto para no tomar chocolate.

Aunque bueno, la realidad es que cuando fundaron la primera orden carmelita de la Ciudad de México, la gente decía: “cómo esas monjas chocolateras van a fundar el Carmelo, que es una de las órdenes más austeras?”; así que para demostrar la seriedad de sus intenciones, decidieron dejar atrás esta práctica y prometieron no consumirlo como signo de austeridad.

Entre los alimentos permitidos para las monjas de esta orden estaban, un bolillo con té para el desayuno, y garbanzos, nopales y pan de trigo para comer; sólo las enfermeras y la ancianas podían comer carne y pescado.

La dureza de sus hábitos alimenticios hacía que muchas religiosas se enfermaran y salieran, tal y como sucedió con Sor Juana Inés de la Cruz, pero en los años 80 se implementaron algunos cambios y ya no eran tan estrictas con algunos aspectos.

No obstante, continuando con el tema del chocolate, la doctora Lourdes Aguilar Salas explica que la restricción de esta bebida en el Carmelo, se debía a su asociación con algunas sensaciones en el cuerpo, como afrodisíacas, y se le relacionaba con el alboroto, la fiesta y la emoción.

“El chocolate los lleva a una serie de cosas que impiden la meditación, la contemplación, los rezos y el estado que debe tener una persona en vida religiosa”.

Las monjas tenían prohibido tomar chocolate porque les impedía meditar, contemplar, rezar y mantener el estado que debe tener una persona en la vida religiosa.

Además, también era muy costoso y sólo las personas de la clase alta virreinal podían darse el lujo de beber chocolate.

Por último, y dejando atrás el tema de las monjas, durante las épocas alrededor de 1625, en Chiapas algunas personas estaban convencidas de la capacidad revitalizadora del chocolate, e incluso durante la época Novohispana se llegó a mezclar con infinidad de ingredientes exóticos (como sangre de menstruación) para hacer mejunjes capaces de adivinar, calamar a los maridos o amantes, causar impotencia sexual, someter voluntades, enamorar o romper con todo lo anterior.

Fuente: El Universal

Temas

Comentarios

Te puede interesar