Secciones
Libros viajeros y libres
Estilo y Vida

Libros viajeros y libres

Estos planes de acción han nacido por personas soñadoras que desean una sociedad culta y soñadora como ellos.

por JazminOrtega

Libros viajeros y libres

Libros viajeros y libres

Hace varias décadas atrás y a lo largo de la historia existió la quema de libros para privar a la gente de ese conocimiento y exterminar el avance de la historia y la libertad, con el paso del tiempo esos actos destructivos y aniquiladores de pensamientos y saber se detuvieron y con ello el interés de muchas personas por la lectura también.

Existen unos buscadores que andan por la vida vagando en soledad a la espera de que alguien se acerque a ayudarlos a lograr su objetivo, tienen diferentes nombres y se pueden ubicar en diferentes formatos. Algunos los conocen como “Libros vagabundos” “Libros libres” “Bibliotecas públicas gratuitas” o “Bibliotecas callejeras”, estos planes de acción han nacido por personas soñadoras que desean una sociedad culta, soñadora como ellos y con una mejora en su comprensión lectora, de redacción y de ortografía.

A lo largo de la historia existió la quema de libros para privar a la gente de ese conocimiento

Pero, ¿con dejar los libros al alcance de cualquiera el objetivo se cumple? en el caso de México el proceso va lento, se han tenido que crear estrategias para prever “problemáticas”, por ejemplo, en Aguascalientes existe “Libro vagabundo” donde un colectivo se planta en ciertos puntos de la ciudad con una buena cantidad de libros y la persona que pasa por ahí puede llevarse de forma gratuita cualquier libro pero tiene que dejar algunos datos y una fecha para devolver el libro para que así otra persona pueda tener la oportunidad de disfrutar también.

“Libros libres” Libros gratuitos por las calles

En otros lugares los proyectos se han abandonado, el caso de Cancún no va tan favorecedor, en el Km2 de la Zona Hotelera se encuentra una playa llamada Las Perlas en la cual se encontraba una “playateca” un espacio libre con un pequeño librero hecho de madera donde habitaban libros de diferentes tamaños, temáticas y hasta idiomas. Con el paso del tiempo aquella playateca fue quedando con huecos vacíos, libros maltratados y muchos instructivos de electrodomésticos que las personas dejaron a cambio de otro libro (que seguramente no era un instructivo de licuadora) otro ejemplo es una pequeña cafetería que entre 2016 y 2017 tuvo gran popularidad, en su interior también poseía una librería gratuita con libros usados que deseaban la oportunidad de ir con un nuevo lector y mostrarle su contenido, este lugar a la larga también tuvo que imponer la regla de no llevar para intercambiar instructivos, tesinas escolares o revistas.

Quedando con huecos vacíos, libros maltratados y muchos instructivos de electrodomésticos

¿Por qué ese afán de llevarse los libros y no devolverlos o ser deshonestos y poner contenido que a nadie le interesa o que ni siquiera leerá porque ni el instructivo del shampoo lee?

Otro caso es el de las palapas en Cancún, en unos asientos metálicos parecidos a los de las paradas de camión, en los laterales del asiento que son las bases que sostiene, posee unas pequeñas vitrinas transparentes que contiene libros, en un tiempo el acceso a esos libros era fácil, actualmente se encuentran encerrados bajo un candado, posiblemente porque nadie prestó interés a aquella estrategia, tal vez no tuvo demasiada difusión o no tuvo un orden y atrajo problemas similares a los que ya he mencionado.

Dejar frases de libros o poemas por calles transitadas

En otras partes del mundo se usan casetas telefónicas para dejar libros y esperando que otra persona deje otro o regrese a devolver el que tomó cuando lo termine y ese es el tema, tenemos que ser sinceros con nosotros mismos y plantearnos lo siguiente: ¿Realmente voy a leerme este libro? ¿Me haré tiempo para prestarle la debida atención? si tu respuesta es afirmativa entonces llévatelo, pero vuelve a plantearte algo en el momento o después de leerlo ¿Lo conservaré para “siempre” porque me ha gustado? ¿No es mejor darle la oportunidad a otro para que también lo conozca? al final, uno no puede leer el mismo libro toda la vida (a excepción de la Biblia, las enciclopedias o libros de consulta y tal vez pero no estoy 100% convencida tu libro favorito de superación personal) pero de ahí en fuera es muy difícil que otro tipo de libro sea leído más de 5 veces y sea esencial tenerlo guardado en un rincón donde comenzará a acumular polvo (que respirarás y es malo para la salud) que otros ojos no podrán explorar a diario y con el paso del tiempo terminará rompiéndose o perdiéndose y sólo tuvo la oportunidad de pasar por tus manos y nada más.

Personas soñadoras que desean una sociedad culta

Es momento de cambiar las cosas, si uno comienza por visitar estos lugares, dejar frases de libros o poemas por calles transitadas en el formato que más te guste o crear un espacio en cualquier rincón de tu ciudad y publicarlo en redes para que otros se sumen o conozcan el paradero y lo visiten, dejar ir a aquellos compañeros de aventuras para que cumplan su objetivo y acompañen a otros en el camino del saber o la ficción, también existe una estrategia que es dejar cualquier libro donde sea, en la portada, contraportada o en su interior dejar una nota especificando que es un libro aventurero que busca ir con alguien a casa para ser leído y luego liberado para seguir recorriendo manos y ojos, también puedes escribir el lugar donde lo encontraste y luego liberarlo, tal vez algún día vuelva a tus manos y veas el camino que recorrió cuando decidiste dejarlo andar por el mundo, ya queda en la conciencia de cada quien si lo retiene o lo bota a la basura, el cambio siempre comenzará por uno y poco a poco se contagiará en el resto.

Así que te invito a que pongamos de moda ayudar a los movimientos o acciones sociales, por más cliché que pueda parecer, chicle y pega logramos algo todos juntos levantando la voz de forma respetuosa y con ideas originales, hasta la siguiente columna.

Comentarios