Secciones
La moringa, calidad de vida por naturaleza
Estilo y Vida

La moringa, calidad de vida por naturaleza

La Moringa oleífera, conocida como moringa o ben, es un árbol originario de la India, que también es conocido como el árbol de la vida o el árbol del milagro. Ofrece valiosos recursos nutrinacionales y energéticos. 

por LaVerdad

La moringa, calidad de vida por naturaleza

La moringa, calidad de vida por naturaleza

La Moringa oleífera, conocida como moringa o ben, es un árbol originario de la India, que también es conocido como el árbol de la vida o el árbol del milagro. Ofrece valiosos recursos nutrinacionales y energéticos. 

Desde la antigüedad ha sido utilizado en la práctica ayurvédica india y es capaz de aliviar hasta 300 dolencias distintas, muchas de ellas confirmadas por estudios clínicos. Su valor principal es su potente aporte nutricional y energético, pero tiene muchísimos beneficios más.

La Moringa para prevención

El primero de los beneficios de la moringa es su valor preventivo, gracias a su alto contenido en antioxidantes, que frenan la acción de los radicales libres y evitan infecciones. Esta característica hace también que evite el envejecimiento de las células del cuerpo.

También ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre y, con ello, a la larga previene de posibles accidentes cardiovasculares. También protege y desintoxica el riñón, actuando como potente depurativo de agentes tóxicos, como pueden ser algunos medicamentos, facilitando su eliminación por la vía orina. 

Además, tiene una potente acción antibacteriana, evitando el desarrollo y propagación de determinados agentes patógenos, como bacterias relacionadas con enfermedades como la salmonelosis u otros agentes que provocan diarreas.

La moringa es una planta energética que potencia la distribución de glóbulos rojos y proporciona una serie de vitaminas esenciales, de manera que su aporte de vitalidad y energía se utiliza en cuadros de debilidad y fatiga, a la vez que ayuda a prevenirlos, Por ejemplo, tiene un alto nivel de vitamina A, lo cual ayuda a fortalecer la visión y su fruto ayuda a combatir el sobrepeso y favorece la buena asimilación de nutrientes.

Finalmente, su aceite tiene efectos nutritivos e hidratantes sobre la piel, por lo que se utiliza para el cuidado de pieles envejecidas y también para otras curas de la piel, como veremos más adelante.

Efectos terapéuticos de la Moringa

Además de poder tomar moringa como prevención de todo lo anteriormente descrito, la corteza, hojas o frutos de este árbol también se utilizan con efectos terapéuticos, como por ejemplo, su alta capacidad antiinflamatoria y se utiliza de manera efectiva en el tratamiento de afecciones crónicas como la diabetes, la artritis o la artrosis, así como en inflamaciones digestivas, hepáticas y renales.

Este mismo poder antiinflamatorio hace que pueda ser utilizada para combatir procesos alérgicos, dado que ayuda a desinflamar las mucosas del tronco respiratorio. También puede utilizarse en alergias por contaminantes o por intolerancias alimentarias y procesos asmáticos.

Puede utilizarse como laxante y purgante en procesos de estreñimiento crónico o severo. Su poder para controlar la tensión sanguínea, conocido por la medicina ayurvédica lo hace ideal para el tratamiento de migrañas o cefaleas nerviosas, utilizándose también en pacientes con diabetes pues reduce la tasa de azúcar en sangre y mejora los niveles de hemoglobina y proteína. También tiene un efecto reparador sobre las células hepáticas, reduciendo su inflamación y también se ha comprobado que funciona en el tratamiento coadyuvante de diversos tumores de hígado y también de ovarios.

La moringa se utiliza también para el tratamiento de anemias por falta de hierro, y además de su alto contenido en hierro, también es rica en magnesio y otros minerales. Se dice que, además, estimula la producción de leche materna. Otros estudios clínicos demuestran su incidencia sobre determinados neurotransmisores, como la serotonina y la noradrenalina y se está trabajando en conocer su eficacia en enfermedades de tipo neurodegenerativo, como por ejemplo el alzhéimer.

Se le atribuye también una importante acción antifúngica y antiparasitaria, utilizándose para tratar infecciones de determinados hongos y también para la eliminación de parásitos intestinales. En este sentido, también tiene un alto valor antiséptico, puesto que se ha utilizado para curar y cicatrizar heridas, llagas, arañazos y picaduras de insectos.

Se ha hablado de su poder nutritivo e hidratante sobre la piel, pero, además, se utiliza en pieles que han sufrido daños por sustancias corrosivas o por quemaduras o escaldaduras de origen doméstico.

Cómo y quién puede tomar Moringa

La moringa puede tomarse fresca. En la India se utiliza en cocina en guisos, sopas o ensaladas. Lo más usual es encontrarla seca y, al estar deshidratada, concentra aún más sus propiedades y es de agradable sabor y aroma. También se puede consumir en cápsulas, siendo su posología de tres grageas, una antes de cada comida principal.

Cualquier persona puede tomar moringa, desde los niños a los más mayores, pero puede ser que algunas personas no la toleren y presenten diarreas, pérdida de sueño y acidez. En ese caso, es mejor dejar de tomarla. La moringa está especialmente recomendada para embarazadas puesto que contiene ácido fólico y también para mujeres que acaban de parir, dado que, como hemos dicho, genera la producción de leche materna.

Por su origen natural y por ser fuente de bienestar y salud integral, la moringa es calidad de vida.

Síguenos en Instagram y entérate de las noticias trend de la semana.

Temas

Comentarios