Secciones
La economía hace que los padres vivan obligadamente con sus hijos adultos.
Estilo y Vida

La economía hace que los padres vivan obligadamente con sus hijos adultos

En América Latina cada vez hay más padres que se ven obligados a vivir con sus hijos mayores orillados por su economía.

por La Verdad

La economía hace que los padres vivan obligadamente con sus hijos adultos.

La economía hace que los padres vivan obligadamente con sus hijos adultos.

Es América Latina hay cada vez más padres que se ven obligados a vivir con sus hijos adultos orillados por su economía, por lo que en muchas ocasiones la convivencia puede ser una gran pesadilla, tal y como lo relata Sue Elliott-Nicholls y su hijo Morgan Elliot.

La economía hace que los padres vivan obligadamente con sus hijos adultos.

En muchos lugares que los hijos sigan viviendo en la casa familiar años después de que han empezado a trabajar, por la brecha que existe entre los alquileres y los salarios puede dañar gravemente la relación de padre a hijo.

Tal es el ejemplo de Morgan Elliot quien vive con su madre, quien todo el tiempo tiene que estar al pendiente de lo que hace pues cada que abre la puerta de su casa y me envuelve un aire caliente como si fuera un ventarrón del Sahara.

En América Latina cada vez hay más padres que se ven obligados a vivir con sus hijos mayores orillados por su economía.

¡Tiene la maldita calefacción encendida!

No solamente pasa en las relaciones amorosas, sino es algo que puede estar sucediendo con muchos padres en la actualidad que no saben cómo decirles a sus hijos adultos lo que causan al vivir con ellos.

Hay una gran cantidad de jóvenes de alrededor de 20 años, que se ven obligados a vivir con nosotros porque sus salarios no les alcanzan para pagar una renta en Londres (y me refiero solo a la renta, olvídate de las cuentas), comenta Sue Elliott-Nicholls, madre de Morgan Elliot.

La economía hace que los padres vivan obligadamente con sus hijos adultos.

Además, de acuerdo al centro de investigación Civitas, el 49% de los jóvenes de 23 años vive con sus padres. En 1998, era el 37%, lo que significa un aumento del 12%.

“Debo decir que, mi hijo Morgan no es un vago, es trabajador, motivado para hacer dinero y salir adelante en la vida”, Sue Elliott.

La economía hace que los padres vivan obligadamente con sus hijos adultos.

Morgan contribuye en las tareas domésticas, pero no hace las cosas del mismo modo que su madre, por lo que ella en muchas ocasiones cuando pasa por momentos incomodos al ver sus camiseta y calzoncillos tirados por la casa.

Temas

Comentarios

Te puede interesar