Estilo y Vida

Inmunoterapia: Todo lo que debes saber sobre las "vacunas" antialérgicas

Inmunoterapia: Todo lo que debes saber sobre las "vacunas" antialérgicas

Por lo general, las vacunas antialérgicas son para las alergias estacionales al polen, la caspa de animales, el polvo, el moho y más

Por Elizabeth Trujillo

16/04/2021 05:15

Las vacunas contra la alergia, también conocidas como inmunoterapia, son una serie de inyecciones que pueden disminuir su sensibilidad a las alergias y reducir la gravedad y frecuencia de los síntomas

Estas actúan exponiendo su cuerpo a una dosis baja del alérgeno, ya sea polen o picaduras de insectos. Con el tiempo, esto le ayuda a desarrollar tolerancia, para que ya no reaccione con tanta severidad.

Las vacunas contra la alergia pueden ser una forma de tratamiento muy eficaz, pero no es necesaria para muchas personas. En La Verdad Noticias, te decimos lo que necesita saber sobre los riesgos y beneficios de las vacunas contra la alergia.

¿Quién necesita vacunas contra la alergia?

Inmunoterapia se recomienda a personas con alergias estacional

Las vacunas contra la alergia rara vez son el primer tratamiento recomendado para las alergias. A menudo, su médico le recomendará que evite los desencadenantes, pruebe un enjuague nasal con solución salina y use medicamentos como antihistamínicos o descongestionantes.  

Sin embargo, si esos tratamientos no son efectivos, las vacunas contra la alergia pueden ser otra opción. En general, podría ser un buen candidato para las vacunas contra la alergia si: 

  • Sus síntomas de alergia no se controlan bien con medicamentos para la alergia de venta libre o recetados
  • Experimenta efectos secundarios dañinos de los medicamentos para la alergia 
  • Los síntomas de su alergia son un trastorno importante para su vida. Por ejemplo, sus síntomas contribuyen a la aparición de pólipos nasales o infecciones frecuentes de los senos nasales y del oído
  • Desarrolla ataques de asma cuando se expone a alérgenos
  • Ha experimentado una reacción alérgica grave, conocida como anafilaxia, que puede poner en peligro su vida

Las vacunas antialérgicas se utilizan principalmente para tratar alergias ambientales y estacionales, que generalmente son causadas por polen, caspa de animales, polvo o moho.

También pueden disminuir la gravedad de las reacciones alérgicas a las picaduras de insectos.  Sin embargo, no se recomiendan para las alergias alimentarias porque existe un mayor riesgo de efectos secundarios graves.

Beneficios de las vacunas contra la alergia

inmunoterapia puede ayudar a controlar síntomas de las alergias

Un estudio de 2016 publicado en Annals of Allergy, Asthma and Immunology examinó dos grupos de personas de 65 a 75 años con fiebre del heno provocada por alergias al polen y al pasto. Un grupo recibió inyecciones antialérgicas, mientras que el otro recibió un placebo en el transcurso de tres años. 

El grupo de la vacuna contra la alergia informó una reducción del 55 por ciento en los síntomas de la fiebre del heno, como estornudos y picazón en los ojos, y una reducción del 64 por ciento en la cantidad de medicamento para la alergia necesaria para el alivio.

Pueden pasar de seis meses a un año de vacunas contra la alergia para que alguien note un cambio en los síntomas, y de dos a tres años para que el tratamiento alcance su efecto completo. 

"Para algunas personas, ofrece una mejora significativa, y para otras, proporciona una mejora parcial o al menos les permite disminuir sus medicamentos y sentirse más cómodos en general", dice Omid Mehdizadeh, otorrinolaringólogo y laringólogo en Providence Saint John's Health Center

En general, el tratamiento de inmunoterapia generalmente dura de tres a cinco años, aunque algunas personas pueden recibir vacunas contra la alergia durante períodos de tiempo más cortos o más largos, dependiendo de qué tan bien respondan al tratamiento.

Riesgos de las vacunas contra la alergia

Personas pueden tener reacciones alérgicas a la inmunoterapia

Las vacunas contra la alergia pueden tener efectos secundarios leves que incluyen:

  • Enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección.
  • Picor
  • Erupción
  • Fiebre 
  • Estornudos
  • Ojos llorosos
  • Congestión nasal

Estos efectos secundarios no ponen en peligro la vida y, por lo general, se resuelven por sí solos. Sin embargo, una reacción alérgica grave conocida como anafilaxia puede ser un efecto secundario más peligroso de las vacunas contra la alergia.

Las reacciones anafilácticas a las vacunas contra la alergia son raras y ocurren en menos de una de cada 1,000 personas, pero, ¿qué hace peligrosa a esta reacción alergica a las vacunas?.

Los síntomas de alergia, como estornudos y picazón en los ojos, son la respuesta de su sistema inmunológico a un desencadenante sensible, como el polen o una picadura de insecto.

La anafilaxia es una versión extrema de esa respuesta inmune, que hace que las vías respiratorias se estrechen y la presión arterial baje. Los síntomas de la anafilaxia incluyen:

  • Urticaria o picazón en la piel
  • Mareo
  • Opresión en el pecho
  • Náusea
  • Sibilancias o dificultad para respirar
  • Hinchazón de labios, lengua o garganta.

Por lo general, una reacción anafiláctica solo ocurrirá dentro de los cinco a 30 minutos posteriores a la exposición al alérgeno. Debido a esto, las vacunas contra la alergia se administran en un consultorio médico y la persona que recibe la inyección es monitoreada durante ese tiempo.

Si alguien tiene una reacción anafiláctica a una inyección, es probable que interrumpa la inmunoterapia.  Las personas con antecedentes de asma o que han experimentado una reacción anafiláctica antes tienen un mayor riesgo de tener una tras de una vacuna contra la alergia.

A algunos pacientes se les administra un medicamento para la alergia, como un antihistamínico, para ayudar a prevenir una reacción grave. Los médicos recomiendan que las personas que reciben inmunoterapia lleven consigo un epi-pen para administrar epinefrina en caso de que tengan una reacción grave.

¿Cómo recibir vacunas contra la alergia?

Inmunoterapia siempre es supervisada por un médico

Si tiene dificultades para controlar sus síntomas de alergia, debe consultar con un otorrinolaringólogo, alergólogo inmunólogo. Después de evaluar sus síntomas y revisar su historial médico, se le realizará una prueba de alergia antes de comenzar la inmunoterapia. 

Las vacunas tienen más éxito cuando se adaptan a un individuo, dice Mehdizadeh, y una prueba de alergia ayuda a su médico a determinar exactamente a qué es alérgico. Esto es lo que sucede durante la inmunoterapia: 

Recibirá una prueba cutánea de alergia. El médico inyectará una pequeña dosis de un alérgeno en la piel, ya sea en el brazo o en la espalda, y luego observará su piel en busca de una reacción alérgica.

La hinchazón o el enrojecimiento le indican al médico que es alérgico a esa sustancia. Los resultados de esta prueba ayudarán a su médico a determinar qué alérgenos incluir en sus inyecciones. 

Comenzará a recibir vacunas contra la alergia. Las inyecciones se administran en un horario en el transcurso de aproximadamente tres a cinco años, dice Mehdizadeh. Durante el primer año, es probable que los reciba en el consultorio de un médico una vez a la semana y se quede media hora después para asegurarse de no tener una reacción grave.

En el segundo año, es probable que reciba vacunas contra la alergia cada dos o tres semanas y la dosis de alérgenos aumentará gradualmente. Las vacunas se seguirán administrando en la oficina y usted seguirá siendo monitoreado. 

En el tercer año, recibirá vacunas contra la alergia una vez al mes. Si le ha ido bien con el tratamiento, pasará a la terapia de mantenimiento, lo que significa que la dosis de alérgenos ya no aumentará.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.