Secciones
Hacer visible lo real, Body Positive
Estilo y Vida

Hacer visible lo real, Body Positive

Columna "Cliché y pega": Hacer visible lo real, Body Positive.

Un movimiento para hacer las paces con uno mismo

por JazminOrtega

¿Alguna vez escribieron alguna carta de disculpas para alguien? lo liberador que se siente es increíble, darte cuenta de las vendas que cegaban tantos argumentos lógicos o tan sencillos, eso es lo que me ha hecho sentir este movimiento, al final de cuentas trae consigo un analgésico para el dolor interno, para un dolor que viene tan profundo y que nace desde los prejuicios.

Que si muy alta o muy baja, que muy ancha o muy estrecha, blanca morena o de otro color, pecas o sin pecas, lacia o rizada, siempre está en debate y tela de juicio esos conceptos y se lleva hasta estandarizar y establecer lo que es aceptable y lo que está “mal” y no sólo estas palabras para el sexo femenino, los hombres también han tenido que enfrentarse a estos señalamientos pero el movimiento del que hablaré hoy nace por apuntar a las mujeres principalmente.

Sentirse mal con uno mismo por no estar cómodo con el cuerpo que nos tocó es horrible, es una guerra constante, es buscar escondites, temer o andar a la defensiva todo el tiempo, amargar un pedazo de nuestro ser por algo que muchas veces está fuera de nuestro control, pero es aún peor cuando nos sentimos mal porque a otra persona no le gusta lo que ve en nosotros… si, así tal cual, no sólo hay que lidiar con el resentimiento que nos cargamos a nosotros mismos, sino también con el de alguien más sólo porque no le gusta lo que somos, no sé tú, pero para mí suena absurdo y más aún el que tengamos que hacer y deshacer para complacer a los inconformes que nunca llegarán a estar felices, hagas lo que hagas.

Un movimiento para hacer las paces con uno mismo

Entre 1850 y 1890 tuvo vida un movimiento que buscaba terminar con la tendencia de usar corsé para modificar el cuerpo de la mujer, en español se podría decir que su nombre era “Movimiento de Reforma de la Vestimenta Victoriana”, las mujeres tenían que usarlo para reducir sus cinturas, las que no lo lograban eran objetos de burlas y las que conseguían el fin, eran objetos de críticas por tener cinturas muy pequeñas, al fin y al cabo nadie estaba contento de ningún lado y se llevaba a atentar con la salud.

Ahora, pongamos otro ejemplo en mente, si una persona nace de un tono de piel moreno ¿Por qué se le tendría que juzgar, criticar o burlar? eso no debería hacer menos a alguien, ni molestarle a otra persona. Pero digamos que es válido no estar de acuerdo con que a uno mismo no le guste su color de piel, hay libertad para decidir lo que a uno le gusta y no le gusta de su propio cuerpo, es normal, pero que otro quiera imponer o hacer sentir mal por un cuerpo que no es el suyo ¿No les parece ridículo?

Luego está el tema de que a todos nos importa lo que los demás piensen de nosotros, sino somos como la mayoría, nadie va a querernos, porque nadie quiere a un gordo o un cabello afro ¿o sí? ¡El gusto se rompe en géneros! y la apariencia física no dicta lo que uno realmente es, pero bueno, así hemos crecido y seguido las costumbres sociales, seguir modas y no ser distinto, porque al parecer es malo.

Recuerdo que en primaria usaba zapatos ortopédicos porque metía el pie frente al otro y siempre estaba tropezando, saludaba más al piso que a las personas, yo me sentía avergonzada porque los zapatos no eran nada femeninos, ni siquiera bonitos, eran unas botas con agujetas que pesaban y lastimaban al caminar, mientras tanto, las demás niñas lucían sus delicados, brillosos y bonitos zapatos y lucían encantadores con las calcetas de encaje blancas. Odiaba usar esos zapatos aunque sabía que era por mi bien pero me hacía sentir excluida y nada bonita ¡Unos zapatos definían si era bonita o no y eso me torturaba a los 7 años! ¿Estamos de acuerdo que es una locura?. Muchas niñas me preguntaban por qué los usaba y odiaba tener que decir la verdad, otras pasaban de saber por qué y atacaban directamente con bromas que hacían reír a todo el mundo menos a mí. Una prima que pasó por lo mismo llegó a ser llamada “Frankie” por Frankenstein, sí, por el monstruo, así que no sólo es cargar el peso de que uno mismo no está feliz con la situación, sino además, cargar con que otros tampoco “parecen” estarlo y aún más a una edad tan temprana donde lo último que debería importarnos o hacernos sentir mal es nuestra apariencia (y ojo con esto, no quiero decir que no nos importe hasta el hecho de llegar a ser desarreglados o sucios, eso es algo distinto, me refiero a circunstancias que están fuera de nuestro alcance, el tomar una ducha y usar ropa limpia casi siempre es algo que podemos resolver)

Ahora, un tema delicado pero que es necesario mencionar, el peso. Hace unos días me topé con un video de un programa muy famoso sobre empresarios, en el una mujer exponía sobre su empresa de trajes de baño que sigue el movimiento “Body Positive” la empresa busca empoderar y dar su lugar en el mundo de las pasarelas y la industria de las prendas a las mujeres de talla grande; en los comentarios de aquel video muchos eran mensajes atacando y alegando que no está bien difundir y apoyar la obesidad, entonces vi la venda en los ojos de aquellas personas. El movimiento no difunde que las mujeres sean obesas, no las obliga ni incita a comer y ganar kilos extra. La venda de aquellas personas radica en creer que todas las personas de talla extra son así por comer de más y no toman en cuenta la genética, el organismo o el gusto, hay personas de huesos anchos que se encuentran en su peso ideal y entran en la categoría de “Talla Grande” porque la industria de la moda así lo estipula, hay personas con abdomen plano y pechos grandes, gente que no puede bajar de peso por alguna enfermedad que se los impide y les obliga a mantenerse en tallas extra grandes ¿hay que excluirlos por ello? ¿Hay que hacerlos sentir mal por eso? ¿No merecen encontrar ropa que les quede por el hecho de que su cuerpo sea así? ¿Tienen que odiarse cada día de su vida por no tener las medidas “soñadas” de alguien más? ¡NO, NO, NO!

Empresa de trajes de baño que sigue el movimiento “Body Positive”

Y no sólo es el peso o el color de piel, también hablamos de celulitis o estrías que hasta las personas más delgadas igual tienen, ¿y por qué? porque es algo natural, es una respuesta del cuerpo al estirarse, el cuerpo es maravilloso y muy flexible pero deja marcas, de igual forma quedan las marcas de la pubertad como el acné o las manchas que por usar productos para erradicar algo aparece otro y así un sin fin que son atacados día a día y que nos hacen recluir en una esquina, hacernos sentir mal y hasta llegar a ser parte de lo que todos los demás hacen, criticar a otros para sentirnos mejor o superiores, para ser mejor el atacante que la víctima.

Body Positive es un abrazo a uno mismo, es hacer las paces con la persona que más te juzga y que te lleva a hacer cosas como esconderse o a hacer el mal con otros, es mejorar la relación con la persona que pasara toda la vida contigo, o sea, tú.

¿Qué es el body positive? es un movimiento social nacido para hacer visible lo que la industria de la moda y la publicidad han tratado de ocultar, la realidad del cuerpo humano, es una lucha para dar un espacio de existencia, dignidad y amor a las personas que no cumplen con los típicos estándares de estética y demostrar que existen diversos tipos de belleza, entre ellos otro tipo de color de piel, manchas o estrías, es una lucha de amor para con uno mismo y seguido de ello para con los que nos rodean.

El body positive se ha manifestado con fuerza a través de las redes sociales

El movimiento busca que uno se sienta bien con su apariencia y se acepte tal y como es, seguido de ello vendrán beneficios que se proyectarán en la vida, como mayor seguridad, menos envidias o críticas de uno para con otros, al amarse uno mismo también comenzará a cuidar su alimentación y mejorar la salud.

Esos “defectos” que la industria quiere “perfeccionar” vendiendo mil y un productos que no funcionaran es lo que trata de cambiar el movimiento, dejar ese chip atrás, ¿Quién dijo que uno es defectuoso o imperfecto por no medir lo que una modelo mide o por tener cicatrices?  

El body positive se ha manifestado con fuerza a través de las redes sociales y a través de diversos carteles, tanto físicos como digitales, googlea “body positive” si quieres seguir más de cerca el movimiento o búscalo con un “#” en tus redes sociales.

Así que una vez más te invito a que pongamos de moda ayudar a los movimientos sociales, por más cliché que pueda parecer, chicle y pega logramos algo todos juntos levantando la voz de forma respetuosa, amate primero a ti antes que a otros, acéptate y sé feliz como eres, si algo no te gusta de ti cámbialo, pero si es imposible aprende a vivir con ello y amalo, no dejes que nadie te haga sentir mal por ser tú mismo, hasta la siguiente columna.

Comentarios

Te puede interesar