Secciones
Estos eran los trastornos psiquiátricos que sufría Leonardo da Vinci
Estilo y Vida

Estos eran los trastornos psiquiátricos que sufría Leonardo da Vinci

Recordado por obras como: “La última cena” y “Mona Lisa”; Leonardo da Vinci fue una figura icónica del Renacimiento, pero sufría de varios trastornos psiquiátricos. ¿Imaginas de cuáles se trata?

por LaVerdad

Estos eran los trastornos psiquiátricos que sufría Leonardo da Vinci

Estos eran los trastornos psiquiátricos que sufría Leonardo da Vinci

Probablemente recordarás a Leonardo da Vinci, figura icónica del Renacimiento italiano que se desenvolvió como: pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo, artista, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista; todo a la vez. Aunque de acuerdo con una investigación reciente, probablemente todo esto no no hubiera sido posible de no haber sufrido los trastornos psiquiátricos que sufría. ¿Te imaginas de cuáles hablamos?

De acuerdo con Marco Catani del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia, del King's College de Londres, y Paolo Mazzarello del Departamento de Cerebro y Ciencias del Comportamiento y Sistema de Museos Universitarios, de la Universidad de Pavía, Italia; Leonardo da Vinci sufrió de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y dislexia.

En su estudio “Leonardo da Vinci: un genio conducido a la distracción”, los neurólogos italianos analizan varios episodios de la vida del genio y concluyen que Da Vinci cumple con varios síntomas del trastorno, el cual actualmente padece cerca del 5% de la población adulta del mundo.

Estos eran los trastornos psiquiátricos que sufría Leonardo da Vinci

De acuerdo con los investigadores el pintor dedicaba demasiado tiempo en planear sus obras, pero de pronto se cansaba de ellas y las abandonaba, dejándolas inconclusas; podía estudiar o contemplar, dejando sus proyectos “vigentes” sin algún proceso.

Podemos ejemplificar con 3 de sus obras más reconocidas: “La última cena”, “Mona Lisa”, y “San Jerónimo en el desierto”. En la primera, da Vinci se tomó 3 años para acabarla, pero utilizó una técnica incorrecta de frescos, lo cual condujo al rápido deterioro de la obra. En cuanto Mona Lisa sólo cabe mencionar que el artista se tomó casi 16 años para acabarla y la de San Jerónimo ni siquiera fue concluida. 

“La última cena”, “Mona Lisa”, y “San Jerónimo en el desierto”, de Leonardo da Vinci.

Con tales evidencias, Catani y Mazzarello apuntan a que la combinación de procrastinación con períodos de actividad enérgica, son la prueba del TDAH que sufría Leonardo, no obstante, señalan que este trastorno no lleva necesariamente a consecuencias negativas:

"El vagabundeo mental puede alimentar la creatividad y la originalidad".

"Si se canalizan positivamente, algunas de las características del TDAH pueden tener una ventaja: el vagabundeo mental puede alimentar la creatividad y la originalidad; la inquietud puede llevar a buscar la novedad y la acción para el cambio".

Lamentablemente, en el caso de Da Vinci, no fue canalizado, pero a pesar de ello, “Leonardo logró más de lo que cualquier otro ser humano podría soñar en una vida” y los científicos no pueden evitar preguntarse “cuál habría sido el impacto de su trabajo en la historia si hubiera logrado aplicarse más consistentemente a su arte y diseminar eficazmente sus intuiciones y descubrimientos".

Te recomendamos: Leonardo da Vinci escondió un subversivo mensaje en una de sus obras

Temas

Comentarios