Estilo y Vida

Estandarte de la Virgen de Guadalupe: ¿historia, mito o leyenda?

Estandarte de la Virgen de Guadalupe: ¿historia, mito o leyenda?

En medio de la Independencia de México, etapa más importante en el país, el estandarte de la Virgen de Guadalupe se volvió un símbolo emblemático.

Por Yulsi Magaña

05/05/2021 08:25

El estandarte de la Virgen de Guadalupe es un símbolo emblemático de la cultura y fe católica de México, donde actualmente el 77.7% de su población lo es, ya que en la Independencia demostraron sus valores y rasgos de identidad que marcan a la sociedad. 

La página oficial del Gobierno de México señala que la leyenda del estandarte de la Virgen de Guadalupe se dio la madrugada del 16 de septiembre de 1810, cuando Miguel Hidalgo y Costilla tuvo la ocurrencia de tomar un cuadro de caballete con la imagen de la Virgen para convocar al pueblo a la insurrección.

El estandarte de la Virgen de Guadalupe original y la historia del mismo se hallan en el salón de banderas del Museo Nacional de Historia del INAH, lugar donde se encuentran dos piezas que tienen relación con la lucha insurgente.

Estandarte de la Virgen de Guadalupe como pieza de arte histórica

Resguardada en el Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec” está el Estandarte de la Virgen de Guadalupe.

En el Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec”, hay dos piezas importantes de arte que datan de la época de la Independencia, la primera, una pintura al óleo con la imagen de la Guadalupana, el mismo estandarte de la Virgen de Guadalupe enarbolado por Miguel Hidalgo y Costilla el 16 de septiembre de 1810 en la iglesia de Atotonilco, actualmente Guanajuato.

La segunda pieza, llamada Estandarte fue utilizado por las fuerzas insurgentes entre 1810 y 1813, por sus características sí es un blasón.

A diferencia de la historia de la Virgen de Guadalupe en donde se cuenta que apareció tras la conquista española, el estandarte tiene su origen en la lucha del pueblo de México para liberarse de los españoles.

La Verdad Noticias te traemos algunos datos curiosos del estandarte de la Virgen de Guadalupe. El primero: el famoso estandarte de Miguel Hidalgo, es un óleo hecho por el pintor facultativo de la Academia de San Carlos, Andrés López, en 1805.

El 7 de noviembre de 1810, según el Catálogo de la Colección de Banderas publicado por la Secretaría de Gobernación, fue capturado por las tropas realistas en San Jerónimo Aculco.

Blasón de Hidalgo: es otro estandarte de algodón blanco pintado a la acuarela el cual fue utilizado por el Ejército Insurgente, el cual tiene en ambos lados dos escudos: el de la derecha pertenece a la Provincia franciscana de San Pedro y San Pablo de Michoacán.

Mientras que en la izquierda hay un escudo de la Casa de Borbón y en la parte baja varias rosas con las de Viva María Santísima de Guadalupe.

Cabe mencionar que la imagen de la también conocida Patrona de México, fue empleada por el Ejército Zapatista en la Revolución Mexicana de 1910 en la llamada Guerra Cristera (1926-1929). Hay varios ejemplares en el museo, así como algunos estandartes.

Estandarte de la Virgen de Guadalupe es una leyenda

La historia de tomar un estandarte de la Virgen de Guadalupe en la Independencia de México no es toda cierta.

Algunos dicen que el estandarte de la Virgen de Guadalupe es mentira, pero qué dicen los expertos respecto a esto. El investigador del INAH, Jacinto Barrera, afirma que el estandarte de Hidalgo no existió, fue un invento de Manuel Abad y Queipo, arzobispo de Michoacán.

De acuerdo a Jacinto Barrera querían acusar al cura de Dolores de fautoría, que es la acción de utilizar los símbolos religiosos con objetivos deleznables, en aquella época en México era uno de los delitos eclesiásticos más castigados sobre todo a la Virgen de Guadalupe considerada patrona de México.

De hecho, en el edicto de excomunión contra Miguel Hidalgo, Abad y Quiepo se escribió: “Insultando a nuestra religión y a nuestro soberano D. Fernando VII, (Hidalgo) pintó en un estandarte la imagen de nuestra augusta patrona Nuestra Señora de Guadalupe".

Agregando "Y le puso la inscripción siguiente: 'Viva la Religión, viva Nuestra Madre Santísima de Guadalupe, Viva Fernando VII, Viva La América y muera el mal gobierno'”.

Ahora bien, luego de una exhaustiva investigación de Barrera, se supo que los propios insurgentes y de gente que estuvo en la hora y sitios exactos aquel 16 de septiembre de 1810, señalan que tomar la imagen de la Guadalupana en Atotonilco fue fortuito, sin premeditación, alevosía y ventaja.

Tras la recopilación y análisis de documentación histórica de Jacinto Barrera Bassols se dio luz sobre la autenticidad de la citada imagen y del cual se supo que fue un “ranchero” de la multitud pidió una estampa de la Virgen y la puso en un asta de un tendedero de ropa.

Por lo que el ahora conocido como el estandarte de la Virgen de Guadalupe fue intentado recoger por Allende e Hidalgo, pero ante el clamor de la gente decidieron regresar a la casa del santuario de Atotonilco.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.

Lee también