Secciones
Escultura envenenó poco a poco a su creadora.
Estilo y Vida

Escultura envenenó poco a poco a su creadora

Una escultura envenenó lentamente a su creadora y estas fueron las razones.

por La Verdad

Escultura envenenó poco a poco a su creadora.

Escultura envenenó poco a poco a su creadora.

Esta es la rara historia de la escultora Gillian Genser, quien fue poco a poco envenenada por su propia escultura y que no se daba cuenta de la razón por la que le pasaban las cosas.

Una escultura envenenó lentamente a su creadora y estas fueron las razones.

Esta escultora de Toronto, Canadá, llevaba años combatiendo graves síntomas de lo que estimaba era una enfermedad autoinmune. Pero nunca se había sentido tan mal como cuando empezó a trabajar en una escultura que representaría a Adán, el "primer hombre".

Escultura que representaría a Adán, el "primer hombre".

La artista durante alrededor de 15 años, trabajó sobre esa escultura, utilizando conchas de mejillón azul que habita en las aguas de la costa Atlántica de Canadá y que compraba al por mayor en el Barrio Chino de Toronto.

"Las conchas de los mejillones eran perfectas para hacer a Adán. Las estrías reproducen de una manera tan hermosa las fibras de los músculos".

Trabajó sobre esa escultura, utilizando conchas de mejillón azul.

Como artista consciente del medio ambiente, ella estaba encantada al esculpir con una sustancia tomada directamente del ecosistema cercano .

Genser empezó a decaer rápidamente, mientras hacia su ecultura, y para cuando ya iba a terminar la escultura, dice, tenía todos los síntomas de demencia severa, dolores que la inmovilizaban, problemas del habla y pérdida de memoria.

La artísta consultó una larga lista de especialistas.

La artísta consultó una larga lista de especialistas en salud neurológica y psiquíatra que le recetaron medicamentos antipsicóticos y antidepresivos, pero nada parecía ayudarle.

Al final, le diagnosticaron envenenamiento con metales pesados . Tenía niveles altos de arsénico en su organismo y después le encontraron plomo.

Los expertos después determinaron que las culpables eran las conchas de los mejillones.

Los expertos después determinaron que las culpables eran las conchas de los mejillones. Los mejillones atraen y acumulan los metales que se encuentran en el agua. Son unos de los organismos más venenosos que hay .

Como cada estría de la musculatura de la escultura de Adán estaba siendo replicada en finas lonjas de concha, Genser limó durante años literalmente miles y miles de conchas.

La escultora Gillian Gense, fue envenenada por su escultura.

El polvo de esas limaduras de concha quedó despedido en el aire y la artista estuvo expuesta durante años a las toxinas presentes .

Temas

Comentarios