Secciones
¿Es lo mismo leche solar que crema solar? Académie nos lo explica
Estilo y Vida

¿Es lo mismo leche solar que crema solar? Académie nos lo explica

El cáncer de piel está considerado como el cáncer más común entre todos los tipos de cáncer. Se trata de un dato relevante, pues estudios señalan que los casos de melanoma han ido en aumento durante las últimas décadas de forma considerable.

por La Verdad

¿Es lo mismo leche solar que crema solar? Académie nos lo explica

¿Es lo mismo leche solar que crema solar? Académie nos lo explica

Está demostrado que la mayoría de los cánceres de piel de tipo células basales y escamosas están originados principalmente en la exposición reiterada y prolongada a los rayos ultravioleta sin protección, es por esto por lo que cada vez son más los científicos y personal sanitario que insisten en la importancia de utilizar protector solar.

Los efectos nocivos del sol sobre la piel se han corroborado durante los últimos años, y aunque por norma general el cáncer de piel cuenta con una media de edad de 65 años, lo cierto es que no se trata de un cáncer extraño entre personas jóvenes, especialmente mujeres. Asimismo, los efectos del cambio climático avanzan a pasos agigantados, y aunque parecen dos cuestiones no relacionadas entre sí, la contaminación ha hecho disminuir la capa de ozono, lo que ha generado que la radiación ultravioleta que llega hasta la superficie se haya incrementado. Son muchos los factores que facilitan el riesgo cutáneo de exposición al sol, de ahí que contar con un buen protector solar sea clave para prevenir dolencias a corto, medio y largo plazo.

Afortunadamente vivimos en una época en la que existen diferentes tipos de protectores solares con factores diversos, por lo que todo o casi todo el mundo puede acceder con facilidad a este producto. No obstante, precisamente por existir una oferta tan amplia, puede surgir la duda de si todos tienen los mismos efectos, nos protegen de igual manera o tienen las mismas propiedades. Tal es el caso, por ejemplo, de la crema solar frente a la leche solar. La crema solar es el producto más conocido para proteger la piel de los rayos ultravioleta, así que es lógico plantearse si la leche solar cumple con el mismo cometido y podemos utilizar ambas sustancias de igual forma. En este artículo te explicamos de la mano de especialistas cuáles son las propiedades y diferencias de ambos productos.

Qué es y cuáles son los beneficios de la crema solar

La crema solar ejerce de bloqueador solar, y su principal función, una vez esparcida por la piel de forma uniforme, es evitar o disminuir los daños que los rayos ultravioletas pueden causar a nivel cutáneo. Hay que tener en cuenta, no obstante, que ninguna crema solar puede garantizar una protección absoluta, y en ocasiones puede no contribuir siquiera a evitar quemaduras, pero su objetivo y cometido es proteger la piel de los eventos adversos de la luz solar.

Existen diferentes tipos de crema solar en función del tipo de piel con el que contemos. Para poder asegurar un resultado óptimo con la aplicación de la crema solar hemos de conocer nuestro fototipo, pues no necesitará el mismo tipo de crema, ni durante la misma cantidad de tiempo, una persona con un fototipo I (piel muy pálida) que una persona con fototipo VI (piel oscura). Asimismo, debemos comprender a qué responden las siglas SPF y el número que las acompaña a la hora de elegir una crema solar: SPF responde a Sun Protection Factor y el número que lo acompaña indica la fracción de rayos ultravioleta que puede recibir la piel mientras esta esté protegida con la crema. Es indicativo asimismo de la cantidad de tiempo que debe pasar entre una aplicación y la siguiente para tener la piel protegida durante el máximo tiempo posible.

El uso de la crema solar, como han demostrado numerosos estudios desde hace décadas, cuenta con múltiples efectos positivos tanto a corto como a medio y largo plazo. Según nos comentan desde la marca de cosmética referente Académie, las cremas solares, además de proteger la piel de posibles lesiones cancerosas, también contribuye a retrasar el envejecimiento y a evitar la aparición de manchas cutáneas derivadas de la exposición al sol.

Hay que tener presente no obstante el tipo de crema solar que necesita nuestra piel, ya no únicamente en referencia a nuestro fototipo si no en caso de contar con piel sensible o muy grasa, pues hay productos específicos para este tipo de pieles que evitan posibles alteraciones y que, además, las mantienen hidratadas y cuidadas. La marca Académie de hecho en esto último es una de las marcas líderes al incorporar en sus productos de protección solar ingredientes tales como aloe vera y ácido hialurónico.

Qué es la leche solar

La leche solar es un producto notoriamente menos conocido que la crema solar, que es el producto estrella por excelencia para utilizar durante el verano y las épocas de mayor sol (aunque debería utilizarse durante todo el año), sin embargo su eficacia es idéntica. La principal diferencia existente entre la crema solar y la leche solar es su textura. La crema solar cuenta con una textura cremosa, en tanto que la leche cuenta con una textura más líquida y fundente.

En el caso del catálogo de Académie, a quienes hemos tomado como referencia para la elaboración de este artículo, la leche solar también contribuye a intensificar el bronceado mediante la activación de melanina, y ayuda a calmar la piel. Se debe aplicar antes y durante la exposición al sol, y al igual que la crema solar su nivel de protección se fija por el criterio SPF, por lo que la única diferencia más tangible entre un producto y otro radica en su textura.

Cómo proteger la piel del sol

Utilizar crema solar durante todo el año es de vital importancia para proteger todas aquellas zonas que están expuestas en cualquier estación, como son el rostro o las manos. Asimismo, es recomendable informarse debidamente sobre el tipo de producto que vamos a obtener. Es cierto que hay determinadas cremas solares que pueden resultar más grasas y generar una sensación desagradable en la piel, pero existen otras muchas cremas fundentes, fáciles de aplicar y también de absorber, que no solo no dejan un tacto pegajoso en la piel sino que facilitan el que personas con piel acneica puedan utilizarla de forma cómoda.

Además del empleo de crema solar, hay otra serie de acciones que podemos emprender para reducir los daños del sol en nuestra piel:

  • Evitar la exposición prolongada al sol. Si es posible, debemos evitar pasar muchas horas bajo el sol, especialmente en las horas de mayor riesgo como es el mediodía.
  • Utilizar gafas de sol, gorras o parasoles. Cualquier utensilio que nos ayude a evitar la incidencia directa de los rayos ultravioleta será una buena herramienta de precaución. Las gafas de sol protegen los ojos y los párpados y las gorras la zona de la cabeza y raíz del pelo, que normalmente no cuidamos con crema solar. Aunque es poco común, utilizar parasoles para pasear si debemos hacerlo durante momentos de sol también contribuirá a reducir los posibles daños de este.
  • Cubrir la piel. Normalmente en verano optamos por ropa más ligera y hay más zonas de piel expuesta. Lo ideal es contar con tejidos ligeros que permitan transpirar fácilmente pero que, en la medida de lo posible, cubran la mayor cantidad de piel para evitar que la luz afecte directamente a muchas zonas del cuerpo.
  • Utilizar aftersun. Si pese a tomar precauciones has sufrido alguna quemadura, utiliza algún producto aftersun para calmar la piel y reducir los efectos de la quemadura. Un producto totalmente natural y muy beneficioso para la piel es el aloe vera, y resulta un alivio inmediato para tratar quemaduras solares.

Como dato relevante a tener en cuenta, las personas con muchos lunares suelen ser más proclives a sufrir cánceres de piel, si bien no es indicativo exclusivo. Es recomendable realizarse revisiones cada cierto tiempo para comprobar que todo está bajo control.

Temas

Comentarios