Secciones
Elena Poniatowska, la cronista de lo cotidiano, cumple 87 años
Estilo y Vida

Elena Poniatowska, la cronista de lo cotidiano, cumple 87 años

Poniatowska comenzó su carrera periodística a los 21 años y es autora de más de 40 libros, entre novelas, cuentos, poesía, ensayo, crónica, biografía y teatro.

por LaVerdad

Elena Poniatowska, la cronista de lo cotidiano, cumple 87 años

Elena Poniatowska, la cronista de lo cotidiano, cumple 87 años

Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska, mejor conocida como Elena Poniatowska, celebró su cumpleaños número 87 el día de ayer. Nacida en Francia el 19 de mayo de 1932, hija del Príncipe polaco Jean E. Poniatowski y la mexicana Paula Amor. Periodista y escritora mexicana, autora de más de 40 libros, entre novelas, cuentos, poesía, ensayo, crónica, biografía y teatro.

A diferencia de otros autores que descubrieron su interés por las letras desde pequeños, Poniatowska no sabía cuál iba a ser su vocación, sin embargo, comenzó su carrera periodística a los 21 años y desde entonces, configuró una prolífica trayectoria que le ha valido infinidad de reconocimientos, como el Nacional de Periodismo y el Premio Cervantes.

Elena Poniatowska en su juventud

A los 10 años llegó a México huyendo de la Segunda Guerra Mundial, y después de estudiar en Estados Unidos, diversas biografías confirman que comenzó a escribir para una revista de un convento de monjas. Posteriormente, en 1953 regresó a México y comenzó a publicar una entrevista diaria para el periódico Excélsior, en las cuales retrataba la realidad del país de los años 50. En 1955, ya había publicado su primer libro: la colección de cuentos Lilus Kikus.

Sus textos, que dan cuenta del presente mexicano, actualmente están traducidos a 20 idiomas, y se centran en la sociedad, las relaciones entre hombres y mujeres, el trabajo y el desempleo, el prevaleciente racismo, las costumbres y tradiciones del país, las tragedias nacionales y el papel de la mujer.

El reconocimiento le llegó en 1969 con “Hasta no verte Jesús mío”, un relato costumbrista en el que cuenta las peripecias de una empleada doméstica; y a este le siguió “La noche de Tlatelolco” en 1971, en el que ofrece un brillante ejercicio periodístico sobre los hechos del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco. Con este además obtuvo el Premio “Xavier Villaurrutia”, pero lo rechazó.

“La noche de Tlatelolco”

Entre sus obras también podemos destacar: “La Flor de lis”, “De noche vienes”, “Querido Diego”, y “Nada, nadie, las voces del temblor”, en la cual realiza una crónica colectiva del terremoto de 1985.

Además, está también “La piel del cielo”, ganadora del Premio Alfaguara de Novela 2001; “El tren pasa primero”, con el que obtuvo el Premio Internacional de Novela “Rómulo Gallegos” en 2007; y “Leonora”, en el que cuenta la vida de la pintora Leonora Carrington y que le valió el Premio Biblioteca Breve de la editorial Seix Barral 2011.

Entre sus otros muchos reconocimientos también podemos mencionar: la Presea “Rosario Castellanos” 2010, el Doctorado Honoris causa 2011 por la Universidad de París VIII Vincennes-Saint-Denis y el Premio Internacional “Hugo Gutiérrez Vega” a las Artes y Humanidades 2012.

Sin embargo, en el 2013 fue distinguida con uno de los premios más relevantes en la lengua española, el Premio Cervantes, además de la Medalla Bellas Artes; al año siguiente se le entregó la Medalla “José Emilio Pacheco”.

Elena Poniatowska, Premio Cervantes 2013.

Asimismo, su obra ha sido incluida en múltiples antologías, como Cuentistas mexicanas modernas (1956) de Emmanuel Carballo; Cuentistas mexicanas siglo XX (1976) de Aurora M. Ocampo; Mexican voices/American dreams (1991) de Marilyn P. Davis; y Antología de la narrativa mexicana del siglo XX (1991) de Christopher Domínguez Michael; sólo por mencionar algunas.

Por último, a mediados de 2018 abrió la Fundación Elena Poniatowska en la colonia Escandón de la Ciudad de México, en esta el público tiene acceso a más de 20 mil libros, 10 mil fotografías, 1500 horas de audio, 200 horas de video y medio millón de hojas de sus manuscritos y libretas de trabajo.

Con información de El Universal.

Comentarios

Te puede interesar