Secciones
El pentagrama: la guía para escribir y leer las notas musicales
Estilo y Vida

El pentagrama: la guía para escribir y leer las notas musicales

Se utiliza desde la época del Renacimiento para poder leer la música. Su estructura no ha variado desde entonces y es la base musical, tanto para principiantes como para profesionales.

por LaVerdad

El pentagrama: la guía para escribir y leer las notas musicales

El pentagrama: la guía para escribir y leer las notas musicales

Se utiliza desde la época del Renacimiento para poder leer la música. Su estructura no ha variado desde entonces y es la base musical, tanto para principiantes como para profesionales.

Desde hace muchos años, el pentagrama es uno de los grandes protagonistas dentro del terreno musical. Se trata de la base en la cual, los músicos escriben las notas musicales, a la vez que pueden leerlas.

Para saber qué es un pentagrama, simplemente, hay que fijarse en la etimología de la palabra. 
Pentagrama proviene del antiguo griego, cuyo significado es “cinco líneas”, ya que el prefijo “penta” hace referencia al cinco y el sufijo “grama” a las líneas (gráfico).

Gracias a la aparición de esta herramienta, la música se conoce tal y como es hoy en día. El pentagrama favorece a que haya un orden en las melodías, unos tiempos y unos acordes. Sin él, se seguiría tocando como en la antigüedad, como lo hacían los aborígenes, sin ningún tipo de estructura.

¿Cómo leer las notas musicales en un pentagrama?

El pentagrama está formado por cinco líneas, con sus correspondientes espacios. A cada una de estas líneas, se le ha asignado un tono, de esta manera, a la hora de hacer música se puede saber si las notas que corresponden deben ser más altas o más bajas. De igual modo, los espacios también tienen una tonalidad propia.

Cuando se trata de tonos graves, éstos siempre se van a escribir en la parte más baja del pentagrama, mientras que los tonos altos, se incluyen a partir de la cuarta línea, en sentido ascendente. Todos los tonos (altos y bajos) se van a agrupar en base a siete notas musicales: Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si.

Las notas musicales: ¿cuáles son?

Las notas musicales son los sonidos que, combinados, forman lo que se conoce como música. Estos sonidos se interpretan con cualquier tipo de instrumentos como el violín, el piano, la guitarra, la flauta, la trompeta, etc... incluyendo la voz.

Las notas, a las que se les puede llamar también tonos, se representan en el pentagrama a través de figuras musicales.

Do es la primera nota y es la que da nombre a la escala de Do Mayor, que es la única que no tiene alteraciones, por este motivo, es considerada como la base de todo el sistema musical. Do llega a una frecuencia de 264 hercios. Por su parte, Re es la que le sucede y cuenta con una frecuencia de 294 hercios.

La tercera nota es Mi, con un tono algo más alto, alcanzando los 330 hercios. Fa es la cuarta nota en la escala de Do Mayor, llegando a una frecuencia de unos 349 hercios. La quinta nota es Sol (391 hercios), la sexta es La, que llega a los 440 hercios y suele ser la nota de referencia dentro de la escala. Y finalmente, la última nota es Si, alcanzando casi los 500 hercios.

Además de estas notas, que son los tonos naturales, surgen otros tonos llamados alterados, en los que se incluyen sonidos ascendentes denominados sostenidos (#) o sonidos descendentes, los bemoles (b). Todas estas notas combinadas crean la música. Aquí puedes verlas con más detalle.

Los símbolos y colores

Al igual que las notas, los símbolos musicales se dividen en dos grupos: los naturales y los alterados. Como ya se ha comentado, los naturales son Do, Re, Mi, Fa, Sol, La y Si, mientras que los alterados añaden los sostenidos y los bemoles.

En cualquier caso, para diferenciarlos, el color es el gran protagonista. Si se toma como referencia un piano, las teclas que son de color blanco representan a las notas naturales, mientras que las de color negro, son para los sonidos alterados.

Asimismo, los colores también son una referencia para marcar en el pentagrama los ritmos. Cada composición cuenta con un tiempo para interpretarla y, a través de la variedad cromática, es mucho más sencillo de leer.

Habitualmente, las partituras se interpretan con tiempos de 4/4 y de 2/4, que se indican al comienzo de los pentagramas. Esto determina el tiempo máximo que debe llevar cada compás que se haya escrito.
 

Temas

Comentarios