Secciones
El “jorobado de Notre Dame” no solo fue un personaje de novela .
Estilo y Vida

El “jorobado de Notre Dame” no solo fue un personaje de novela  

Descubre la verdadera historia del “jorobado de Notre Dame”, que no solo fue un personaje de novela como se creyó durante mucho tiempo.

por La Verdad

El “jorobado de Notre Dame” no solo fue un personaje de novela.

El “jorobado de Notre Dame” no solo fue un personaje de novela.

Quasimodo, "el jorobado de Notre Dame”, no solo es un personaje de la novela "Nuestra Señora de París", creación literaria de Víctor Hugo publicada en 1831, ya que de acuerdo a documentos aparecidos a principios de este siglo revelaron una verdad que nadie se esperaba.

Descubre la verdadera historia del “jorobado de Notre Dame”, que no solo fue un personaje de novela como se creyó durante mucho tiempo.

Por muchísimo tiempo se creyó que solo era un personaje ficticio, desde que se convirtió en toda una celebridad tras la publicación de la novela compuesta por once libros, que se centra en la desdichada historia de Esmeralda, Quasimodo (jorobado sordo) y Claude Frollo (un archidiácono) en el París del siglo XV.

El “jorobado de Notre Dame” no solo fue un personaje de novela.

Quasimodo, un jorobado sordo, es el corazón de esta obra, uno de los grandes clásicos del Romanticismo, trascendió a su época a tal punto que cuando la factoría de Disney llevó su versión animada al cine decidió llamarla "El jorobado de Notre Dame".

"El jorobado de Notre Dame".

Por un largo tiempo, se consideró al Quasimodo como una creación de la imaginación de Víctor Hugo, hasta que, a principios de este siglo, la galería Tate de Londres dio a conocer un archivo perteneciente a su acervo, en el que se revelaba por primera vez que hubo, en la época de Víctor Hugo, un jorobado que trabajó como carpintero en Notre Dame.

Dichos documentos incluían siete volúmenes de las memorias de Henry Sibson (1795-1870), un desconocido aventurero británico que recorrió Europa durante el siglo XIX y quien en 1820 consiguió un trabajo de escultor en París.

"El Gobierno (francés) ordenó la reparación de la catedral de Notre Dame, y estaba ya en marcha. Dos contratistas, Plantor y Fontaine, me encargaron que esculpiera el follaje en torno a las ventanas", escribió en el libro.

Sibson, solicitó entonces trabajo en los estudios del Gobierno, donde se encargaban de ejecutar las grandes figuras (para la decoración) y allí conoció a monsieur Trajan, el hombre más digno, paternal y amable que él jamás había conocido.

"Todo lo que sé es que era jorobado y no le gustaba mezclarse con los talladores", prosiguió Sibson.

Posteriormente, el aventurero volvió a reencontrarse con el "jorobado" y también con Trajan en un proyecto en Dreux, una pequeña localidad a las afueras de París:"Monsieur le Bossu (el señor Jorobado), le dijo a monsieur Trajan que se asegurase de que contrataba al pequeño inglés", escribió Sibson.

Temas

Comentarios