Estilo y Vida

El desafortunado destino de ser el hijo más pequeño de la Reina Isabel

El desafortunado destino de ser el hijo más pequeño de la Reina Isabel

El Príncipe Eduardo es el hijo más pequeño de la Reina Isabel, y a pesar de ser el más desconocido por los británicos, ha sido objeto de numerosas críticas.

Por La Verdad

11/03/2019 10:18

Es el más pequeño de los hijos de la Reina Isabel y realmente, el más desconocido. El Príncipe Eduardo ha vivido una vida bastante discreta, tanto así que los británicos apenas conocen unas pocas cosas de él, sin embargo, su vida se ha marcado por el poco reconocimiento de su familia, fracasos empresariales y una serie de desafortunados eventos.

1. El abandono de la carrera militar

Príncipe Eduardo.

La formación militar es una tradición bastante arraigada entre los royals británicos, sin embargo, el Príncipe Eduardo abandonó su instrucción meses antes de su graduación.

Al culminar sus estudios en la Universidad de Cambridge, decidió comenzar su entrenamiento militar en la Marina Real, pero al poco tiempo renunció. "Puedes convertir una rana en Príncipe, pero no a un Príncipe en un marine", fue una de las críticas más frecuentes.

2. El fracaso de Ardent TV

Los Príncipes y hermanos, Eduardo y Carlos, parecen tener una relación distante desde el incidente de 2001.

En 1993, Eduardo decidió fundar su propia productora de televisión, Ardent Tv. A Pesar de gozar de una buena audiencia al comienzo, poco a poco el interés se fue perdiendo y se convirtió en un auténtico fracaso.

Además, en 2001 se enfrentó con su familia luego de que cámaras de su propia productora se colaran en la universidad del Príncipe William (quebrantando así un acuerdo entre la realeza y los medios de comunicación). Hay quienes dicen que desde entonces, su relación con el Príncipe de Gales se vio fracturada.

3. Su boda con Sophie Rhys-Jones

Eduardo y Sophie Rhys-Jones, 1999.

En 1999 decidió casarse con Sophie Rhys-Jones en la Capilla de San Jorge, ubicada en el Castillo de Windsor, sin embargo, fue fuertemente criticado por no haberlo hecho en la Abadía de Westminster, lugar en el que cada uno de los miembros de la Familia Real se había casado.

Posteriormente, la polémica llegó luego de que recibiera el título de Conde de Wessex en lugar de un Ducado, sin embargo la Casa Real emitió un comunicado en el que confirmaba que recibiría el de Edimburgo una vez que este quedara libre, es decir, tras el fallecimiento de su padre y actual Duque.

4. El complicado nacimiento de su hija

Príncipe Eduardo, cuarto hijo de la Reina Isabel, y su familia.

En 2001, los Condes de Wessex anunciaron la llegada de su primogénito, sin embargo, el embarazo no llegó a buen término y perdieron al bebé. No fue hasta 2004 que lograron concebir a Louise Alice Elizabeth Mary, no sin antes pasar por un susto. La Condesa sufrió una importante hemorragia camino al hospital y estuvo a punto de fallecer. "Ha sido un milagro que Sofía y su hija estén con vida", explicaron en aquel entonces fuentes del centro médico.

5. Muy criticado por su elevado tren de vida

Eduardo y su esposa, Eduardo y Sophie Rhys-Jones.

A pesar de ser el más discreto de los 4 hijos de Isabel II, Eduardo ha sido centro de numerosas críticas. Su matrimonio se ha ganado la fama de auténticos derrochadores y nunca dudan en mostrar sus vestuarios o exclusivos viajes sufragados con dinero público.