Secciones
El dueño de este cubrebocas siempre había comprado piezas al joyero. Foto: los40
Estilo y Vida

El cubrebocas más caro del mundo, ¡es de diamantes y oro!

El cubrebocas: Esta pieza ahora fundamental en nuestras vidas tiene dueño y es un empresario multimillonario de Shangai que tiene el más caro del mundo.

por La Verdad

El dueño de este cubrebocas siempre había comprado piezas al joyero. Foto: los40

El dueño de este cubrebocas siempre había comprado piezas al joyero. Foto: los40

Con casi 4 mil diamantes y también hecho de oro, este cubrebocas es el más caro del mundo, este cubrebocas está hecho por un joyero israelí, Yvel y costó 1.5 millones de dólares (o sea, unos 33 millones de pesos) para un cliente anónimo que reside en Estados Unidos y está hecho de diamantes y oro.

Cubrebocas costoso.
Este cubrebocas fue hecho por un joyero israelí. Foto: marieclaire

Lo que los diseñadores de lujo, las firmas fast fashion y las deportivas han aprovechado el auge de esta pieza para crear diferentes diseños que cumplan con diferentes necesidades y en el caso del joyero isarelí, Yvel , diseñó el más caro del mundo.

Yvel vendió en un millón y medio de dólares un cubrebocas hecho de 250 gramos de oro puro de 18 quilates con incrustaciones de por lo menos 3,600 diamantes en blanco y negro y con un peso total de 210 quilates. Además de mucho lujo, la mascarilla también ofrece el más alto nivel de filtración (N-99) y además, cumple con los estándares de salud más estrictos de la FDA y la Unión Europea.

La pieza está diseñada por Orna e Isaac Levy, propietarios de la joyería Yvel y para su creación se necesita el trabajo de más de 25 artesanos.

Dueño del cubrebocas.
El dueño del cubrebocas es un multimillonario de Shangai. Foto: milenio

¿Quién es el actual dueño?

Un multimillonario chino de Shanghai que ha comprado piezas de Yvel por décadas. Por el momento, el cubrebocas apenas se está produciendo y su entrega está planeada para fines de este año.

El cubrebocas en el que trabaja un equipo de unos 25 artesanos, podría verse como una muestra vulgar de riqueza en tiempos económicos difíciles, pero para Levy es sobre todo una obra de arte. Yvel comentó que para mucha gente alrededor del mundo puede ser la mascarilla más cara del mundo y tal vez eso sea importante.

 “Es una forma de proteger los puestos de las personas para que puedan mantener a sus familias”.

TE PUEDE INTERESAR:Cubrebocas para el COVID-19 ¿causan o no dolores de cabeza?

Además, el cubrebocas ayudará a que la empresa pueda mantener el empleo de sus trabajadores pues fue ordenada como un gesto simbólico de apoyo financiero a los 150 empleados de la empresa.

Temas

Comentarios