Estilo y Vida

Consejos para combatir las malas posturas y el dolor de espalda

Estos consejos pueden ser bastante útiles para tu vida diaria.

Estos consejos pueden ser bastante útiles para tu vida diaria.

Una mala postura compromete la ingesta de oxígeno, lo que provoca fatiga, dolor de espalda y confusión mental ¡Te damos los mejores consejos para combatirla!

Por Luis Cisneros

22/10/2021 11:12

¡Siéntate derecho!” y “¡No te encorves!” son algunas de las frases más comunes que escuchamos en nuestra infancia y que por lo general solemos ignorar. Sin embargo, conforme crecemos nos vamos dando cuenta que estos consejos nos ayudarán a tener una mejor postura, la cual nos ayudaría a reducir los dolores de espalda ¿Te arrepientes?

De acuerdo a información de la revista Hola, más de 65 millones de estadounidenses sufren de episodios recientes de dolor de espalda, y la escala de malestar es tan grande que registros indican que 83 millones de días de trabajo se pierden al año por este padecimiento.

La mala postura interfiere con la productividad de las personas.

Según el Dr. Vikki Petersen, nutricionista clínico certificado, quiropráctico y médico certificado en medicina funcional, tener una mala postura a lo largo del día puede afectar la productividad de las personas en sus respectivos trabajos.

“La mala postura es extremadamente común, pero pocos aprecian que puede cansarlo, causarle dolores de cabeza y disminuir su agudeza mental… Tu cabeza es una bola de boliche de 10 libras colocada sobre tu columna. Cuando su cabeza sobresale hacia adelante o se encorva, interfiere con el flujo nervioso hacia el cuello y el cerebro, lo que provoca dolor, dolor de cabeza, pérdida de concentración y más. Una posición encorvada compromete la ingesta de oxígeno, lo que provoca fatiga y confusión mental”, reveló.

Tips para mejorar la postura

La postura puede ser corregida desde casa y la oficina.

¿Cuáles son algunos consejos de postura para evitar el dolor de espalda? Estos son los tres consejos principales del Dr. Vikki Petersen para combatir las malas posturas. Asimismo, te recomendamos estos ejercicios para corregirla desde casa.

  • Elige un buen asiento: La mejor silla de trabajo no solo debe moverse hacia arriba y hacia abajo, sino que el soporte lumbar (respaldo del asiento) debe ser ajustable, junto con la altura de los apoyabrazos. Vale la pena la inversión y puede marcar una gran diferencia en cómo se siente durante el día.
  • La elevación es clave: Invierte en un escritorio que se mueva hacia arriba y hacia abajo, alternando entre la posición sentada y de pie. Si eso es demasiado gasto, los dispositivos de escritorio pequeños elevarán su computadora para permitirle estar de pie y seguir trabajando. Los escritorios de pie han ganado enormemente popularidad, y por una buena razón. Notarás la diferencia en cómo te sientes cuando uses uno.
  • No te encadenes a la silla: Considera cambiar de vez en cuando tu silla por una pelota de ejercicios. La pelota utilizará diferentes músculos del cuello y la espalda, y la buena noticia es que es casi imposible encorvarse sobre ella sin caerse. Usar una pelota de ejercicios como silla es una excelente manera de estabilizar y fortalecer los músculos centrales sin mucho esfuerzo adicional.

¿Qué puedo hacer si me duele la espalda?

En caso de que el dolor persista, lo conveniente es visitar a un médico especialista.

La Verdad Noticias investigó para ti basándonos en información publicada por el sitio MedlinePlus que lo que se debe hacer para mitigar el dolor de espalda es:

  • Suspenda la actividad física normal solamente durante los primeros días. Esto ayuda a calmar los síntomas y a reducir cualquier hinchazón (inflamación) en el área del dolor.
  • Aplique calor o hielo en el área que presenta el dolor. Use hielo durante las primeras 48 a 72 horas, luego use calor.
  • Tome analgésicos de venta libre como ibuprofeno o paracetamol.
  • Duerma en posición encorvada o posición fetal con una almohada entre las piernas. Si usted generalmente duerme boca arriba, coloque una almohada o una toalla enrollada debajo de las rodillas para aliviar la presión.
  • NO realice actividades que impliquen levantar objetos pesados o torcer la espalda durante las primeras 6 semanas después de aparecer el dolor.
  • NO haga ejercicio en los días inmediatos posteriores a la aparición del dolor. Después de 2 a 3 semanas, comience lentamente el ejercicio de nuevo. Un fisioterapeuta puede enseñarle qué ejercicios son apropiados para usted.

¡Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado con las noticias de hoy!

Fotografías: Redes Sociales