Secciones
¿Cómo darle sentido a tu vida? El amor puede ser la solución
Estilo y Vida

¿Cómo darle sentido a tu vida? El amor puede ser la solución

¿Puede un ser humano encontrar sentido por sí mismo? En realidad, de acuerdo al psicólogo suizo, Carl Jung, no.

por LaVerdad

¿Cómo darle sentido a tu vida? El amor puede ser la solución

¿Cómo darle sentido a tu vida? El amor puede ser la solución

Actualmente con tantos problemas de estrés, ansiedad y depresión en el mundo, con los índices de suicidio, asesinatos, feminicidios y corrupción hasta los cielos, ¿Cómo encontrarle un sentido a nuestra vida?

¿Puede un ser humano encontrar sentido por sí mismo? Esta es una de las interrogantes que se ha planteado el hombre desde el siglo XX y el psicólogo suizo, Carl Jung, creyó encontrar la respuesta.

Para Jung, el hombre necesita de algo trascendente para encontrar sentido en el mundo, si bien no tiene que ser algo externo, sí algo que trascienda a su propio ego… algo sagrado o divino.

“La pregunta decisiva para el hombre es: ¿está relacionado a algo infinito o no? Ésta es la pregunta reveladora de su vida. Sólo si sabemos que la cosa que realmente importa es infinita podemos evitar fijar nuestros intereses en cosas fútiles y en todo tipo de objetivos que carecen de verdadera importancia. [...]

Entre más un hombre hace énfasis en falsas posesiones, y entre menos sensibilidad tiene a lo esencial, menos satisfactoria es su vida. Se siente limitado porque tiene objetivos limitados, y el resultado es envidia y celos. Si entendemos que aquí en la vida tenemos un vínculo con algo infinito, nuestros deseos y actitudes cambian” Carl Jung.

Por otra parte, Jung consideraba a la psicoterapia como una alternativa para dar sentido y saciar la sed de espíritu, pues al surgir la ciencia y representar de manera poderosa un modelo de realidad que era difícil de conciliar con la religión, la fe comenzó a decaer y esta ya no podía cumplir con estos objetivos tan fácilmente.

Jung consideraba a la psicoterapia como una alternativa para dar sentido y saciar la sed de espíritu.

En cuanto al trabajo de Jung, la psicología analítica, él lo defendía como algo científico, sin embargo, paradójicamente estaba más relacionado con la religión, la magia y la teurgia (magia mediante la cual en la antigüedad se pretendía entrar en comunicación con los dioses y ejercer influencia sobre ellos).

Ahora bien, regresando a la idea de obtener sentido y vivir dignamente mediante algo infinito, Jung lo relacionaba con una idea religiosa, principalmente bajo la noción de que una persona se transforma en aquello que conoce.

Como dice el Buda en el Dhammapada: "eso en lo que pensamos, eso seremos"; o  Spinoza en su De Intellectus Emendatione:

“Toda nuestra felicidad o infelicidad depende solamente de la cualidad del objeto en el que fijamos nuestro amor [...] Pero el amor hacia un objeto eterno e infinito alimenta la mente con una alegría pura sin rastros de tristeza”.

Un amor dirigido a un objeto impermanente y limitado era una amor condenado a la inconsistencia y al sufrimiento.

Por lo tanto, la religión, los grandes santos y sabios espirituales fueron quienes encontraron que el amor era la razón de ser del hombre, que ahí se encontraba su plenitud, pero un amor dirigido a un objeto impermanente y limitado era una amor condenado a la inconsistencia y al sufrimiento.

¿La solución? Un amor a un ser eterno, infinito, perfecto, omnipresente y omnibenevolente.

Pues en ese amor cabía la posibilidad divina de una comunión, y por lo tanto una deificación, y es justamente eso lo que implica la intimidad del amor: conocer al amado y participar de alguna manera en su esencia.

Temas

Comentarios

Te puede interesar