Secciones
Cómo Sigmund Freud introdujo la cocaína en la medicina europea
Estilo y Vida

Cómo Sigmund Freud introdujo la cocaína en la medicina europea

La fascinante historia de la cocaína y cómo esta fue introducida en la medicina europea gracias a Sigmund Freud.

por LaVerdad

Cómo Sigmund Freud introdujo la cocaína en la medicina europea

Cómo Sigmund Freud introdujo la cocaína en la medicina europea

Todo comenzó en 1815, cuando un joven alemán llamado Friedrich Sertürner extrajo por primera vez la esencia del opio. La llamó morphium, en honor a Morfeo, el dios griego de los sueños. Tiempo después se le llamó morfina y se utilizaba especialmente para eliminar el dolor.

Gracias a los experimentos de Sertürner, se halló la clave para crear todos los medicamentos modernos, de hecho, para 1820 los científicos ya habían aislado otras sustancias importantes en la medicina como la quinina, la estricnina y la cafeína.

Con el tiempo, las plantas de todo el mundo ya habían sido examinadas en busca de alcaloides que pudieran rivalizar con los opiáceos.

Es así que que se extrajo el alcaloide de las hojas de coca, una planta de América del Sur que contiene una sustancia con propiedades extraordinarias para eliminar el dolor.

Hojas de coca.

En ese entonces, el polvo blanco, conocido como cocaína, era añadido a vinos, promovidos por el Papa; refrescos, para quienes no tomaban alcohol, y a gotas y pastillas calmantes, pero fue su reputación para combatir el hambre y la fatiga, lo que llevó a Sigmund Freud a investigar más sobre sus efectos.

Mucho antes de comenzar con el psicoanálisis, Freud se interesó por la cocaína y la denominó “la droga mágica”. La recetó a pacientes para toda clase de dolencias, incluida la adicción a la morfina, y además le envió muestras a varios de sus colegas, incluido un médico oculista llamado Karl Koller.

Descubriendo la cocaína

Karl Koller, también conocido como Coca Koller.

Koller había estado probando la morfina y otras sustancias para aliviar la agonía de la cirugía ocular, pero nada había funcionado.

Cuando probó la cocaína, se percató de que la punta de su lengua estaba entumecida, así que procedió a aplicarla en el ojo. Primero lo probó con una rana y en un perro, como todo parecía estar bien, la disolvió en agua y se aplicó unas gotas a sí mismo y a un colega, luego se pincharon los ojos con un alfiler afilado… ¡Y estaban completamente entumecidos!

Gracias a este descubrimiento, la cirugía ocular complicada fue posible, y aunque en la actualidad no se usa mucho, sus derivado sí, pues forman la base de muchos anestésicos locales.

La cocaína evita que los nervios envien señales, y no sólo afecta a los nervios que detectan el dolor, sino que a todos ellos, por eso el ojo y la lengua se sentían completamente dormidos.

Temas

Comentarios