Secciones
Claudia Magaña nos habla del buen ejemplo
Estilo y Vida

Claudia Magaña nos habla del buen ejemplo

La presidenta de la Asociación 25 Día Naranja A.C. nos habla de la importancia de los padres de dar un buen ejemplo a sus hijos.

por La Verdad

Claudia Magaña nos habla del buen ejemplo

Claudia Magaña nos habla del buen ejemplo

En su colaboración del día de hoy para la sección Estilo y Vida de laverdadnoticias.com, Claudia Magaña Lugo, presidenta de la asociación 25 Día Naranja A.C. nos habla de la importancia de dar el buen ejemplo a nuestros hijos.

Nosotros como padres queremos tener hijas e hijos buenos, respetuosos, responsables, educados, amorosos, felices, etc. Y nos preguntamos cómo serán en el futuro.

¿Cómo serán?

Serán lo que nosotros somos, serán lo que todos los días ven en nuestros hogares, lo bueno y lo malo que hagamos.

La imitación

Pues bien, sabemos que “El ejemplo arrastra” y es así que los niños mayormente aprenden a través de la ley de la IMITACIÓN, es decir, copian nuestras acciones como también las acciones de las personas en su entorno escolar, familiar y con sus amigos. Aunque no nos demos cuenta, sin duda alguna los padres somos el ejemplo de nuestros hijos con nuestro comportamiento, este tiene a su vez un gran impacto en ellos, porque se convierten en sus creencias y valores desde su infancia en su manera de actuar y esto es muy importante para su formación como seres humanos. Por lo tanto si queremos tener hijos e hijas  Honestos, Sinceros, Disciplinados, Solidarios, y Buenos. El espejo en el que ellos se miran somos definitivamente los padres y madres, entonces Nosotros tenemos que actuar con esos valores. Hay que ser coherentes con lo que les inculcamos a nuestros hijos y con nuestras acciones siendo integrales donde lo que decimos, lo hacemos.

Que aprendan lo bueno.

Los niños y niñas aprenden a resolver problemas en la manera de cómo nosotros los papás y mamás los afrontamos de manera resiliente y creativa cada uno de los problemas que vivimos a diario, en momentos determinantes de crisis como de pérdidas.   Todo influye para el desarrollo de nuestros hijos e hijas el día de mañana cuando sean adultos y tengan que tomar decisiones en su vida.

Los niños imitan lo bueno y lo malo.

Las actitudes positivas que vean en sus hogares las aplicarán también en su vida diaria, en la escuela con los amigos, con sus familiares y lo harán de una manera normal y ejemplar como modelos para otros niños.

Somos el principal y el  primer modelo a seguir, somos el referente emocional de nuestros hijos, entonces mantengamos un ambiente familiar lleno de respeto, amor, comprensión, armonía, comunicación  ya que todo esto hace que los niños y niñas crezcan seguros de sí mismos y con muy buena autoestima.

Necesitan de nuestro amor y cariño, claro, también poniendo límites sin dejar que hagan todo lo que ellos quieran. Escuchemos sus necesidades, lo que les gusta y lo que no.

Escuchemos sus necesidades.

Sigamos siendo sus héroes, enriquezcamos sus vidas con acciones positivas sin omitir obviamente que tenemos momentos de tristeza, enojo, frustración, y que está bien expresarlos, pero enseñémosles que hay mejores maneras de resolver los problemas.

Los cambios por más pequeños que estos sean empiezan por nosotros mismos, sabemos que no se dan de la noche a la mañana, pero día tras día los irán notando,  para ser ejemplo no solo para nuestros hijos, sino también para las personas que nos rodean.

Tener mejor autocontrol

Es evidente que tenemos derecho a fallar y que no todo lo hacemos bien, pero tenemos que hacer un esfuerzo por tener un mejor autocontrol con nosotros mismos sobre todo delante de nuestros hijos.

Enseñémosles que vivan en un mundo de respeto hacia sí mismo y hacia los demás.  Recuerda que repetirán cada uno de nuestros pasos. Seamos modelos que inspiren a nuestros hijos compartiendo y enseñando los valores fundamentales de la vida, no necesariamente tenemos que ser perfectos, pero demostrarles que en la vida también cometemos errores y que hay que responsabilizarnos por ello.

Enséñales que vivan en un mundo de respeto.

Recuerda, nuestros hijos serán lo que nosotros somos.

Temas

Comentarios

Te puede interesar