Secciones
Científicos logran eliminar el temblor del Parkinson sin cirugía ni anestesia
Estilo y Vida

Científicos logran eliminar el temblor del Parkinson sin cirugía ni anestesia

Científicos de la Clínica Universidad de Navarra en España han logrado implementar una nueva tecnología para eliminar los temblores provocados por el Parkinson, sin cirugía ni anestesia.

por LaVerdad

Científicos logran eliminar el temblor del Parkinson sin cirugía ni anestesia

Científicos logran eliminar el temblor del Parkinson sin cirugía ni anestesia

Hasta ahora la única solución que se conocía para tratar el trastorno de movimiento o temblores que sufre una persona con Parkinson es la cirugía de estimulación cerebral profunda, pero ahora con esta nueva tecnología, existe una posibilidad para tratar a los pacientes.

"Se produce un cambio fundamental porque el tratamiento no pasa por la cirugía abierta y además se puede realizar en pacientes que no son candidatos quirúrgicos debido a su edad u otros motivos" Jorge Guridi, director del Departamento de Neurocirugía de la Clínica Universidad de Navarra.

El tratamiento consiste en utilizar la tecnología de ultrasonido focal de alta intensidad (HIFU) la cual capta el calor de centenares de haces de ultrasonidos para concentrarlos en un punto del cerebro, específicamente en una diana (el grupo de neuronas comprometidas en el temblor).

Tecnología HIFU para tratar el Parkinson.

El procedimiento, ya se ha realizado en la Clínica Universidad de Navarra en España, donde se ha incorporado un avanzado equipo para "localizar la lesión y visualizar el efecto del HIFU en la diana, además de realizar una evaluación neurológica del paciente durante la aplicación del tratamiento, observando la mejoría del temblor in situ".

El HIFU no es invasivo y no existe la necesidad de realizarse en un quirófano, pues puede llevarse a cabo en la sala de exploración de resonancia magnética con el paciente despierto.

El procedimiento puede llevarse a cabo en una sala de exploración de resonancia magnética.

Para lograrse, se cubre la cabeza del paciente con una membrana de agua. "Por ella circula el agua refrigerada de forma constante, de modo que se consigue reducir la temperatura que generan los cientos de haces de ultrasonidos que atravesarán el cuero cabelludo del paciente sin dañarlo".

Luego entonces la energía de los haces de ultrasonidos eleva la temperatura que incide en el punto diana del cerebro, donde se sitúa el grupo de neuronas que provocan el temblor, y estas son eliminadas.

Temas

Comentarios