Estilo y Vida

‘Células zombie‘ se mantienen vivos en el cerebro después de la muerte

‘Genes zombie‘ se mantienen vivos en el cerebro después de la muerte. Foto: Radio Mitre

Un nuevo estudio dio a conocer que existen células zombie en el cerebro capaces de vivir después de la muerte de una persona.

Por Lucero Cetina

26/03/2021 09:21

De acuerdo con una nueva investigación, ciertas células en el cerebro siguen trabajando incluso después de que la persona muere, debido a los “genes zombie” presentes en los tejidos, La Verdad Noticias te informa sobre este nuevo alcance de la ciencia.

Células del cerebro viven después de la muerte

Cuando una persona muere, los órganos vitales dejan de funcionar, sin embargo, horas después de morir, las células del cerebro humano siguen activas. Algunas de ellas, incluso, aumentan su actividad y crecen a proporciones agigantadas. Podría ser, incluso, que los responsables de este fenómeno sean genes zombie.

Células zombie del cerebro. Foto: Tendencias21

Según una investigación neurológica de la Universidad de Illinois en Chicago, publicada en la revista Scientific Reports, la actividad de las células gliales aumenta horas después de que la persona “cruzó el abismo”.

Los investigadores observaron la estructura genética de tejidos del cerebro humano, recolectados durante una cirugía cerebral, de esta manera, simularon, de una manera controlada en laboratorio la actividad de las células del cerebro una vez que el cuerpo dejó de tener vida.

En este intervalo post-mortem, se dieron cuenta de que aparecían “genes zombie” en las células que aumentaron su expresión genética al ser separadas del organismo.

El Dr. Jeffrey Loeb es el principal autor del artículo científico. Como director de neurología y rehabilitación en la Facultad de Medicina de la UIC, no se mostró demasiado asombrado por los hallazgos de su equipo.

El experto explicó: Que las células gliales se agranden después de la muerte no es demasiado sorprendente dado que son inflamatorias y su trabajo es limpiar las cosas después de lesiones cerebrales, como la falta de oxígeno o un derrame cerebral.

Sin embargo, lo que sí es destacable a los ojos de Loeb son las implicaciones de este descubrimiento en el terreno de la investigación neurológica, para lograr avances significativos en tratamientos y curas para ciertas enfermedades mentales que no las tienen hoy en día.

Incluso, según sus estimaciones, podría ser el camino para encontrar remedios duraderos para trastornos como el autismo, la esquizofrenia y el Alzheimer. Según el autor, en la actualidad no tienen en cuenta la expresión génica post-mortem. A partir de su estudio, el panorama puede cambiar.

¿Sabías que el Vaticano canceló todos los eventos para esta Semana Santa 2021? Síguenos en Instagram y mantente informado.