Estilo y Vida

Beneficios de recibir vitamina D del sol ¿Cuál es la hora ideal para tomarlo?

Beneficios de recibir vitamina D del sol

Beneficios de recibir vitamina D del sol

Recibir vitamina D del sol es la más recomendada por los médicos en horario matutino, sin embargo también la puedes encontrar en alimentos y suplementos.

Por Lucero Cetina

30/04/2021 10:14

El cuerpo es capaz de recibir vitamina D del sol de forma natural al convertir los rayos ultravioleta (UV) en este nutriente, que en realidad no es una vitamina tradicional sino una hormona. Sin embargo, gran parte de la paradoja de la vitamina D es que debemos evitar esos rayos UV a toda costa, ya que es la causa principal del cáncer de piel, que cada año afecta a casi cinco millones de personas en el país.

A medida que envejecemos el cuerpo es cada vez menos eficiente para convertir los rayos ultravioleta en esta hormona esencial. Un adulto mayor debe exponerse al sol casi el triple del tiempo que un niño para producir la misma cantidad de vitamina D, por eso es importante conocer otras fuentes para obtenerla, a continuación La Verdad Noticias te informa al respecto.

¿Cuáles son los beneficios de recibir vitamina D del sol?

Forma de recibir vitamina D del sol

Entre los principales beneficios de recibir vitamina D del sol puedes encontrar los siguientes:

  • Salud ósea

A pesar de que el sol nunca llegará hasta tus huesos, los rayos UV ayudan a producir vitamina D en la piel. La vitamina D del sol es muy importante para la mineralización de los huesos, al favorecer la absorción en el intestino del calcio y el fósforo y evitar su pérdida en el riñón.

Aunque la mayoría de las vitaminas y minerales hay que tomarlas en los alimentos, en el caso de la vitamina D el metabolismo es capaz de fabricarla en la piel cuando dispone de un precursor conocido como 7-dehidrocolesterol (que proviene del "temido" colesterol) gracias a la radiación UV del sol.

  • Aspecto de tu piel

Si tu problema es el acné,  recibir vitamina D del sol con moderación puede ayudarte, basta media hora de sol al día para mejorar el aspecto de tu piel. El sol provoca una reacción de limpieza, piensa que la piel no tiene otro recurso para eliminar la grasa e impurezas que expulsar lo que sobra para poder arreglar el problema.

  • Estimula tus defensas

¿Has notado que en los inviernos posteriores a unas vacaciones al sol tienes menos gripes y catarros? Se ha visto que el sol es capaz de aumentar el número de glóbulos blancos o linfocitos, las células encargadas de la primera defensa frente a la infección.

  • Equilibra el colesterol

Se ha comprobado que los niveles de colesterol son menores en verano, en parte porque la luz UV es necesaria para metabolizar el colesterol, y cuando te expones para recibir vitamina D del sol, disminuye el nivel de colesterol y evita que pegue a las arterias.

  • Reduce la presión en sangre

El sol provoca una vasodilatación de los vasos sanguíneos superficiales y aumenta la circulación de la sangre en la piel, disminuyendo los valores de presión arterial.

  • Previene del cáncer

Recientes estudios han encontrado que recibir vitamina D del sol ayuda a proteger no sólo del cáncer de mama y colon, también frente a otros tumores como el de ovario, vejiga, útero, estómago, linfomas y próstata.

  • Estado de ánimo

Los rayos UV aumentan la producción de un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar: la serotonina, que también interviene en la regulación del sueño, la temperatura del cuerpo y la conducta sexual.

  • Mejora la calidad del sueño

En verano los días se alargan y nos resulta más fácil levantarnos descansados a pesar de haber dormido pocas horas. La explicación de nuevo se debe al efecto de los rayos UV en otra hormona: la melatonina que se encarga de muchas funciones, entre ellas regular los ciclos de sueño.

  • Favorece la vida sexual

Recibir vitamina D del sol con moderación aumenta los niveles de testosterona en la sangre, y esta hormona es una de las responsables del apetito sexual.

  • Protege frente a la esclerosis múltiple

Los científicos aún no lo han descubierto, parece que la relación está en el aumento de los niveles de vitamina D, pero los hechos hablan por sí solos: la incidencia de esclerosis múltiple (EM) es mayor en los países con menos horas de sol. Parece que recibir vitamina D del sol en la infancia reduce dramáticamente el riesgo de desarrollar esta enfermedad en el futuro.

¿A qué hora recibir la vitamina D del sol?

¿A qué hora recibir vitamina D del sol?

Bastan 5 ó 10 minutos de sol, dos o tres veces por semana para recargar los depósitos de vitamina D. En nuestra área geográfica es muy fácil de conseguir, pues contamos con sol todo el año, pero en los países con menos horas de sol, hay más incidencia de raquitismo en los niños y osteoporosis y osteomalacia en los adultos.

Si tu médico sospecha que careces de vitamina D, aparte de algunos signos, puede comprobarlo con un simple análisis de sangre. La clave está en que lo tomes a primera hora de la mañana o a última de la tarde, cuando no tienes peligro de quemadura y que no sobrepasen los 30 minutos.

¿Existen suplementos para obtener la vitamina D?

Suplementos de vitamina D

Si te resulta complicado recibir vitamina D del sol, no te preocupes que también puedes adquirirla mediante suplementos. Muchos adultos mayores no se exponen de forma regular a la luz solar y tienen problemas para absorber la vitamina D.

Tomar un multivitamínico con vitamina D puede ayudar a mejorar la salud ósea. La cantidad diaria recomendada de vitamina D es 400 unidades internacionales (UI) para los niños de hasta 12 meses, 600 UI para personas de 1 a 70 años y 800 para personas mayores de 70.

Unas de las marcas de suplementos con vitamina D que puedes adquirir es Amix Vitamina D 4000 UI 90 Unidades Sin Sabor con un precio de $544.00.

¿En qué alimentos se encuentra la vitamina D?

Alimentos con vitamina D

Además de recibir vitamina D del sol y los suplementos, también puedes encontrar la vitamina D a través de ciertos alimentos con los nutrientes como:

  • La leche y los cereales fortificados.
  • Los pescados grasos como la caballa, el salmón, el atún o las sardinas.
  • El hígado vacuno, la yema de huevo y el queso.
  • Los hongos también aportan cierta cantidad de vitamina D cuando son expuestos a la luz ultravioleta.
  • Las bebidas vegetales de soja, avena, etc., también contienen vitamina D agregada, incluso algunos yogures y margarinas.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantente informado.