Secciones
Belleza vegana: La industria de la cosmética se une al ecologismo animalista
Estilo y Vida

Belleza vegana: La industria de la cosmética se une al ecologismo animalista

En pleno auge del veganismo, promovido en parte por el ciberactivismo ‘millennial’, la industria de la
cosmética se sube al carro del ecologismo animalista.

por LaVerdad

Belleza vegana: La industria de la cosmética se une al ecologismo animalista

Belleza vegana: La industria de la cosmética se une al ecologismo animalista

En pleno auge del veganismo, promovido en parte por el ciberactivismo ‘millennial’, la industria de la
cosmética se sube al carro del ecologismo animalista.

Belleza vegana: La industria de la cosmética se une al ecologismo animalista

“La belleza cuesta” o “para estar guapo hay que sufrir” son algunas de las frases que se usan al hablar de la estética, pero, ¿el sufrimiento de quién? Los veganos lo tienen claro: el de los animales. Una idea presente especialmente entre los más jóvenes, gracias, en parte, a las redes sociales. 

Veganismo en números 

Este rechazo que la sociedad muestra cada vez más hacia ese sufrimiento animal, crece a la par que lo hace la comida vegetal: según la Unión Vegetariana Internacional, existen en el mundo 600 millones de veganos.

Por y para ellos, no solo la industria alimenticia ha tenido que renovarse: el veganismo ha logrado su impacto en otros sectores como el téxtil o… el cosmético. Para este último, además de sumarse la mayoría de marcas a la política “cruelty free” (productos libres de experimentación animal), surgen marcas propiamente veganas.

Es el caso de la firma “La Beauté de l’Âme”, una iniciativa de Cecilia Morales, quien en un comunicado de prensa por el día del veganismo (que se celebra el 1 de noviembre) definió su marca como “una apuesta por la belleza con conciencia, vegana, ‘cruelty free’ y ecológica”.

“‘La Beauté de l´Âme’ o “Belleza del Alma” nace precisamente por coherencia con una filosofía de vida basada en el respeto a la naturaleza y a todos los seres vivos, la honestidad, la excelencia, la sostenibilidad y la transparencia” añade Cecilia a Efe quien, además de fundadora de esta marca, fue  pionera de la depilación con hilo en España y trabajó con Sundara.

Además de su línea de productos, “La Beauté de l’Âme” cuenta con tres salones en Madrid y un Brow Bar en Sevilla, es decir un “bar de cejas”, nombre que reciben locales especializados en la depilación, retoque y diseño de las mismas que, en el caso de Cecilia, se trata de espacios veganos al usar técnicas depilatorias naturales como el hilo o el caramelo, según cuenta esta emprendedora.

Su marca no es ni será la única de cosmética vegana, pues se trata de un mercado cada vez más en alza: según datos publicados por la consultoría Lantern (www.lantern.es/), en 2020 el mercado global de productos “veggies” alcanzará los 5.000 millones de dólares.

Un crecimiento que se da, especialmente, gracias a los más jóvenes: el 42 % de los veganos en Reino Unido tienen entre 15 y 34 años, según un estudio encargado en 2016 por The Vegan Society en colaboración con Vegan Life Magazine.  

En España, el informe “The Green Revolution”, publicado por “Lantern” en 2017, asegura que la media de edad de los veganos está entre los 20 y los 35. Y ya en el año 2013, la infografía “The Rise of Veganism” revelaba que en Estados Unidos un 42 % de los veganos tenía entre 18 y 34 años.

Estos informes desvelan, además, una mayor tendencia por parte del género femenino a la hora de optar por una vida vegana: en EEUU, según “The Rise of Veganism”, el 79 % de veganos son mujeres, frente a un 21 % de hombres. En cuanto a los vegetarianos, la cifra se iguala más, pero sigue notándose la diferencia: un 59 % de mujeres frente a un 49 % de hombres.

Unas cifras similares a las de España, donde, de acuerdo a lo explicado por “The Green Revolution”, el 80 % de veganos son, efectivamente, veganas.

Llegan los "vegginfluencers”

La representación de este sector juvenil y mayoritariamente femenino podemos encontrarla en algunas ciberactivistas, “influencers” o artistas de las redes sociales. Jóvenes que, además de compartir su talento o experiencias en internet, se suman a un estilo de vida “veggie” del que conciencian a sus seguidores.

Es el caso de Jules quien, tanto en Instagram (@HeyItsJules_ en www.instagram.com/heyitsjules₎, como en Twitter (@ItJules_ en  https://twitter.com/itsjules_) acumula algunos miles de seguidores y que, además de como modelo, colabora como maquilladora con varios fotógrafos compartiendo también  sus propios “looks” y maquillajes.

Esta joven tiene claro lo que la motivó a decantarse por una cosmética “cruelty free” y/o vegana: “fue un sentimiento de rabia e impotencia al ver las barbaridades que hacen a los animales para que los seres humanos podamos disfrutar de productos, por ejemplo, para el maquillaje”.

“El ciberactivismo está a la orden del día y creo que es importante hacer uso de las RRSS para concienciar a la gente”, dice la joven, a quien Efe también pregunta sobre el uso que daba a las redes en ese sentido.

“Yo intento, a través de las historias, contar un poco sobre las cosas que me voy comprando, siempre dejando claro que son completamente veganas, e intentando animar a quienes me ven, para que utilicen productos ‘cruelty free’”, responde.

Jules asegura que “no hay  ninguna necesidad de experimentar en animales” y añade que “la experiencia con esta cosmética es mucho mejor, ya que no formas parte de un sistema opresor que maltrata a los animales”.

En la misma línea se pronuncia Virginia (@virdelarge en redes), joven modelo y dibujante, aficionada también al maquillaje, que cuenta con miles de seguidores en Instagram (http://instagram.com/virdelarge).

“Estoy muy concienciada con el tema de la explotación animal y creo que, aunque no seas vegetariano o vegano, no cuesta nada comprar productos ‘cruelty free’, no supone esfuerzo o cambio, y la calidad o el precio tampoco varían necesariamente”, comenta en entrevista con Efe.

Virginia menciona algunas marcas “Cruelty Free” que, además, son “low cost”, como “Nyx” o “Wet n Wild” y, respecto al vegetarianismo, hace especial hincapié en la marca “Lush”, de la que dice que “sus productos son naturales, sin químicos, por lo cual lo agradecerá nuestra piel, y además son de comercio justo”.

La joven asegura que apela por “una industria que luche en contra del testado en animales y que haga productos más naturales, que al fin y al cabo son mejores para la piel”.

Pero Twitter e Instagram no son las únicas redes en las que la juventud habla de una belleza libre de sufrimiento animal. En Youtube existen canales como “La Choza del Bambú” (https://www.youtube.com/user/lajebitiesa), de Teresa, quien, aunque no es vegana, elabora sus propios cosméticos apostando por ingredientes naturales y productos “cruelty free”.

Ella tiene claro que en su caso la decisión la tomó “por la conciencia ambiental”, según expresa en entrevista con Efe: “fue paralelo a cuando empecé a elaborar cosméticos caseros por esa misma conciencia ecológica: había que ser consecuente”.

Teresa explica que la clave está en “quitarse el ansia y el consumismo, y seleccionar bien las marcas” ya que, según añade, “muchas firmas dicen no testar y testan o exportan a países que obligan a testar en animales, y en otras tantas no sabes exactamente si sus proveedores de materias primas lo hacen”. 

Es por eso que la joven apuesta por el “DIY” (“Do It YourSelf”, iniciativa para animar a la gente a hacer las cosas por sí misma, en este caso, los productos cosméticos y el maquillaje que Teresa fabrica y enseña en su canal).

En cualquier caso, ya sea con cosmética de elaboración propia, o adquiriendo la de marcas que apuestan por el veganismo o por la filosofía “cruelty free”, parece que cada vez más jóvenes tienen claro que la belleza no tiene por qué ir de la mano con el sufrimiento animal.

Temas

  • cosmeticos
  • veganismo
  • Belleza vegana

Comentarios

Te puede interesar