Secciones
5 remedios caseros científicamente comprobados
Estilo y Vida

5 remedios caseros científicamente comprobados

Los remedios caseros son excelentes aliados contra los malestares físcios, y hay varios que están avalados por la ciencia; conoce cuales son. 

por zacilbalam

5 remedios caseros científicamente comprobados

5 remedios caseros científicamente comprobados

Los remedios caseros de la abuela siempre son una de las primeras opciones para acabar con ciertos malestares o problemas del hogar.

Aunque varios sólo producen “efectos placebos”, algunos si están avalados por la ciencia, la cual describe el por qué son una buena alternativa para solucionar algunos males.

En La Verdad Noticias te diremos cuáles son los remedios caseros que están científicamente comprobados.

Remedios caseros comprobados por la ciencia

5 remedios caseros científicamente comprobados
Remedios caseros avalados por la ciencia.

Existen remedios caseros para cada malestar o problema que se te puede ocurrir: para la tos, dolor de cabeza, fiebre, humedad en la casa, falta de sueño, plagas en tu jardín y muchísimos otros muy efectivos que puedes encontrar en nuestra sección de Estilo y Vida.

Pero aquí te traemos otros 5 tips que están avalados por la ciencia:

  • Cúrcuma para el dolor y la inflamación.

Cuando se trata de propósitos medicinales probados, esta especia ayuda a tratar el dolor por inflamación; incluso varios estudios lo relacionan como un alivianador efectivo para las molestias de artritis.

La ciencia señala que el extracto de cúrcuma es tan eficaz como el ibuprofeno pero ¡aguas! que para un alivio inmediato no se recomienda moler esta especia.

  • El chile para el dolor y las molestias musculares.

El componente activo de los chiles, la capsaicina, es un ingrediente tópico popular para controlar el dolor ya que provoca que él área afectada se caliente y eventualmente adormezca el dolor.

Actualmente, en cualquier farmacia puedes encontrar un parche de capsaicina con receta llamado Qutenza.

Sin embargo, es importante medir tu reacción al compuesto antes de usarla de forma extendida.

  • Jengibre para el dolor y las náuseas.

Una forma muy conocida de usar el jengibre en un remedio casero es en un té para el resfriado, dolor de garganta o cuando experimentas náuseas y molestias matutinas.

Para ello sólo tienes que rallar un poco en tu té para un efecto más fuerte.

También, la próxima vez que te sientas un poco mareado y tengas dolor de cabeza, prueba el jengibre; asimismo funciona para disminuir la inflamación ya que bloquea algunos tipos de compuestos inflamatorios a través de un antioxidante.

  • Hongos shiitake para un alivio a largo plazo.

El lentinan, también conocido como AHCC o compuesto correlacionado de hexosa activa, es un extracto de hongos shiitake que tiene efectos antioxidantes y antiinflamatorios a nivel celular.

Según algunos estudios, incluso puede inhibir las células del cáncer de mama, mejorando los sistemas inmunitarios debilitados por la quimioterapia.

La ciencia encontró que comer de 5 a 10 g de hongos shiitake todos los días ayuda a estimular el sistema inmunitario humano después de 4 semanas.

  • Menta para el dolor muscular y la digestión.

El tipo de menta que se usa comúnmente en la medicina popular es la hierbabuena por su ingrediente efectivo para tratar los síntomas del síndrome del intestino irritable.

Los estudios muestran que junto con la fibra, reduce los espasmos, la diarrea y el dolor abdominal asociado con este padecimiento.

La menta activa un canal antidolor en el colon que reduce el dolor inflamatorio en el tracto digestivo; además una cápsula de aceite o té de menta puede ayudar con los dolores de cabeza, resfriados y otras molestias corporales.

Te puede interesar: Mantiene tu cabello rojo con estas mascarillas caseras.

Ojo con los remedios caseros

5 remedios caseros científicamente comprobados
Siempre consulta a tu doctor de cabecera ante cualquier molestia.

Aunque la mayoría de estos remedios naturales no tienen efectos secundarios significativos, pueden ser dañinos si se usan en cantidades excesivas o cuando las personas son alérgicas a algún componente en especial.

Por esto se recomienda no utilizarlos en conjunto con algún medicamento o si tienes una afección que se ve afectada por tu dieta; siempre es importante hablar con tu médico antes de consumirlos.

Si tienes una reacción alérgica o síntomas que empeoran con el remedio casero, acude con un especialista de inmediato.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.

Temas

Comentarios