Estilo y Vida

5 Aceites de los más saludables para cocinar, conoce sus beneficios

5 Aceite que son los más saludables para cocinar, conoce sus beneficios. Foto:Alimente

¿Sabes cuál es el mejor aceite para cocinar? Te traemos 5 opciones saludables, conócelas y elige tu favorita.

Por Lucero Cetina

17/03/2021 11:00

Entre los ingredientes culinarios más preocupantes para los profesionales de la salud están los aceites. Sin embargo, cocinar con grasa favorece la saciedad y mejora la textura, el sabor y el aroma de los alimentos. Considera que no todas tienen las mismas características y, por tanto, tampoco el mismo efecto en nuestra salud. A continuación La Verdad Noticias te habla sobre los 5 tipos de aceite que son los más saludables para cocinar, toma nota de todos los beneficios que pueden brindarte.

Todas las grasas están compuestas por moléculas llamadas ácidos grasos, y se clasifican en: saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas. En la cocina es un ingrediente indispensable para cocinar y preparar aderezos, es por eso que al momento de elegirlos, que sean los aceites más puros, estos son los que dicen prensados en frío o de alto grado de pureza. Mientras más transparente, más puro es el aceite.

Aceite de aguacate

Aceite de aguacate. Foto: Chef

Una gran y saludable opción para añadir a tu alacena es el aceite de aguacate. Es tan versátil que puedes consumirlo en frío, o cocinar con él porque no pierde sus propiedades benéficas y su sabor al exponerse a altas temperaturas. Esta maravilla embotellada se produce cuando los aguacates ya están perfectamente maduros. La pulpa de esta fruta se prensa, la cáscara se retira y a través del método de centrifugación se separa el aceite.

La presentación más común de este aceite es en botella, pero ya puedes encontrarlo en spray. Algunas razones por las que recomendamos incluir el aceite de aguacate en tu dieta son: Es rico en ácido oleico (grasa monoinsaturada considerada saludable), ayuda a reducir el colesterol, la hipertensión y mejora la salud del corazón, es alto en luteína, un antioxidante benéfico para los ojos.Nuestro cuerpo no produce luteína naturalmente, por lo que es importante consumirla a través de los alimentos.

Aceite de oliva

Aceite de oliva. Foto:La vanguardia

El aceite de oliva extra virgen tiene muchas propiedades excelentes para la salud: a nivel digestivo, cardiovascular, en la obesidad y la diabetes. Se piensa que es sólo bueno consumirlo crudo y que no es adecuado para cocinar. Cocinar con aceite de oliva extra virgen no es perjudicial, es la mejor opción conocida para cocinar entre las grasas existentes. El aceite de oliva extra virgen es el que aguanta mejor la temperatura de la fritura, pudiendo llegar hasta los 180ºC sin alterarse ni degradarse, mucho más que cualquier otro aceite que podamos encontrar en el mercado.

El consumo de grasas es importante y esencial para que nuestro organismo actúe adecuadamente ya que nos aportan la energía necesaria para desarrollar nuestras actividades diarias. Dentro de las grasas, las más sanas son las grasas monoinsaturadas, es decir, las que predominan en el aceite de oliva virgen, puede ser un aceite costoso, pero vale la pena.

Aceite de canola

Aceite de Canola. Foto: Amazon

El aceite de canola contiene la menor cantidad de grasa saturada de todos los aceites para cocinar más comunes, y la mayor cantidad de grasa omega-3 de origen vegetal. El aceite de canola tiene una alegación de salud cualificada gracias a su habilidad de reducir el riesgo de enfermedades del corazón y a controlar el azúcar en la sangre en personas que sufren de diabetes tipo 2.

No tiene sabor y su textura es ligera (lo contrario de los aceites de oliva o coco). Otros aceites tienen una textura más pesada que la del aceite de canola. Se puede usar para asar a la parrilla, dorar o freír lo que se desee. El aceite de canola es uno de los aceites que posee los niveles más altos de tolerancia al calor (punto de humeo de 468° F). Por lo tanto, es un socio ideal para cocinar. Los puntos de humeo varían según el tipo de aceite que se utilice. El precio del aceite de canola es prácticamente igual al precio del aceite vegetal. Sin embargo, el aceite de canola es más nutritivo y su rendimiento es garantizado.

Manteca de cerdo

Manteca de cerdo. Foto:El estímulo

La manteca de cerdo es la grasa del animal que se encuentra en buen estado sanitario. Su color es blanco, de un olor débil, insípida y de textura granulosa. Dentro de sus beneficios podemos encontrar que es rica en vitamina D, ácido oleico, una grasa que se asocia con la ayuda en contra de la depresión y en ciertos tipos de cánceres, contiene fósforo, que ayuda a que la mente se encuentre alerta y mejore la memoria.

Soporta altas temperaturas y evita que los ácidos grasos se oxiden. Lo que quiere decir, que no es tan dañina como otros aceites. La experta en nutrición recomienda moderar su consumo pues todo alimento en exceso es nocivo para el organismo. Y si la consumes diariamente debes saber que su aporte calórico es muy elevado. Por cada 100 gramos de manteca de cerdo obtendrás 900 calorías, casi la mitad que necesita un hombre adulto, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, el 99% de la manteca de cerdo son grasas, de las cuales cerca del 40% son saturadas y un 50% son monoinsaturadas.

Aceite de girasol

Aceite de girasol. Foto: Gramusa

Después del aceite de oliva, el aceite de girasol es uno de los más consumidos en España. A diferencia del primero el aceite de girasol posee sabor neutro y un mayor porcentaje de ácidos grasos poliinsaturados, ofreciendo menos grasas monoinsaturadas. Por su puesto, también aporta en total un 99,9% de grasas y respecto al aceite de oliva, no aporta polifenoles con beneficios varios para el organismo pero posee una cantidad muy superior de vitamina E con acción antioxidante.

Una cucharada contiene el 28% de la ingesta diaria de nutrientes recomendada a una persona de Vitamina E. Tiene un alto punto de humo y no tiene un sabor fuerte, por lo que no abrumara un platillo. Sin embargo, el aceite de girasol contiene una gran cantidad de ácidos grasos omega-6. El cuerpo los necesita, pero se cree que los omega-6 son proinflamatorios, mientras que los omega-3 son antiinflamatorios.

Consumir demasiados omega-6 sin equilibrar con omega 3, podría conducir a un exceso de inflamación en el cuerpo, por lo que la moderación es la clave. No se aconseja cocinar porque se modifica a partir de los 160°C, sobre todo la opción sin refinar. Por ello, mejor consumirlo en crudo, sin someter a cocción.

¿Sabías que el Vaticano canceló todos los eventos para esta Semana Santa 2021? Síguenos en Instagram y mantente informado.