Secciones
Un puesta en escena unipersonal
Espectáculos

Un puesta en escena unipersonal

“El silencio que abrasa”, pieza unipersonal de Murmurante Teatro, interpretada por Ariadna Medina y dirigida por Juan de Dios Rath está de regreso en cartelera.

 

por LaVerdad

Un puesta en escena unipersonal

Un puesta en escena unipersonal

La obra “El silencio que abrasa” será presentada este sábado 2 y domingo 3 de febrero en el Centro Cultural Olimpo, ambas funciones a las 19:00 horas. Con un libreto escrito por Ariadna basado en una experiencia personal ante la pérdida de su madre, plantea profundas interrogantes como ¿Dónde colocamos el dolor de una pérdida? ¿Cuál es el lugar de la memoria? ¿Se puede siquiera aventurar una respuesta a estas preguntas?

“El Silencio que abrasa” responde a la necesidad de explorar la perdida de seres queridos desde la interdisciplina escénica, el duelo y la melancolía que se construyen a raíz de la muerte de seres queridos, significa un parteaguas en la existencia, a la vez implica la continuidad a un proceso de muy largo aliento que los integrantes de Murmurante iniciaron en el año 2011 al cuestionar la problemática del suicidio con su pieza escénica “El viaje inmóvil” y su documental homónimo.

La actriz, productora y directora teatral, Ariadna Medina, fue una de las fundadoras del Grupo Murmurante Teatro.

Ariadne y Juan de Dios confirmaron a Grupo Editorial La Verdad, que dicha exploración los ha llevado a cuestionar la perdida como una etapa de la vida que da inicio a nuestra propia relación con la muerte y con toda la carga de dolor, misterio y revelación a que nos enfrenta la pérdida de seres queridos.

“A nivel personal, es un retrato autobiográfico. A nivel social, la pieza cuestiona también la memoria histórica de las migraciones y exilios que han ocurrido en Yucatán, especialmente el del pueblo Yaqui, que a principios del siglo XX sufrió los estragos del genocidio y la esclavitud forzada”, comentó Ariadne.

La pieza reúne a una actriz que interviene el espacio mediante su relación con una serie de objetos, música  y  un artista visual que interactúa con ella en vivo durante cada función. Como el dolor de la pérdida, la memoria no tiene un lugar determinado en el cuerpo. Como la música, es una energía que se materializa en vibraciones corpóreas.

Ariadna asegura que a nivel personal, es un retrato autobiográfico.

A partir del deceso de su señora madre, Ariadne escribió varios relatos personales, que adquieren cierta complejidad al mezclarse con otras historias que se parafrasean como parte del relato. Se incluyen también textos e ideas de Noé Morales y Juan de Dios Rath. El trabajo multimedia corrió a cargo de Josué Abraham.

Juan de Dios Rath dijo que el dolor de la pérdida es un sentimiento hacia el que se trata de ser empático, pero que no se puede entender hasta vivirlo en carne propia. “No atraviesa a la persona de manera abrupta, sino que a veces se siente en la garganta, otras en el corazón o la cabeza, y cuando no se expresa y queda en el silencio, quema por dentro”, aseguró.

Es así que la obra busca exorcizar el silencio, poner en palabras y acciones todo el universo complejo de la pérdida. La dirección Escénica está a cargo de Ariadna Medina y Juan de Dios Rath, con música original de Rogelio Vargas y María José Pool Castellanos como asistente de producción y logística.

El costo de admisión será de 80 pesos, y para estudiantes e Inapam 60 pesos.

Ricardo D. Pat

Temas

Comentarios