Secciones
Espectáculos

Perdió sus brazos y sueña con publicar su primer libro

por La Verdad

Agencias/ Diario La Verdad CIUDAD DE MÉXICO, México.- El ahora periodista, Leandro Gil, perdió sus brazos y sueña con publicar su primer libro. Fue a la edad de 22 años cuando el joven tuvo un accidente en el metro subterráneo. Un hecho que sin lugar a dudas lo dejó marcado para toda la vida. Sin embargo este hecho no lo hizo dejarse vencer, pues Leandro Gil, se levantó de sus propias cenizas y se prometió luchar para alcanzar sus sueños y objetivos. Hoy, después de 8 años de su accidente, tiene 30 años y es padre de una pequeña niña de 6 años. Es un periodista que está a punto de publicar su primer libro titulado 'Vías de la herida', para el que esta buscando fondos y poder realizar su sueño. En este libro, Leandro Gil, relata cómo vivió el accidente y cómo fue que se repuso para poder seguir luchando por su vida. Una historia que los amantes de la lectura disfrutaran pues esta llena de muchas emociones y sentimientos a flor de piel. Estas son algunas de sus primeras líneas:

"¡No me dejes así, así no!" Eso fue lo primero que salió de mi boca y lo que leí después de la implosión. Las palabras fueron dirigidas a un destinatario intangible, la visión en cambio, era real. Cuando miré adelante, la máquina todavía seguía pasando sobre mi humanidad sin interrumpir su marcha, pero por algún motivo ya no me arrastraba, no me tocaba.

"Los recuerdos de la vida que había protagonizado hasta ese momento parecían lejanos, como si se trataran de una historia que hacía mucho tiempo me habían contado y hoy me costaba enlazar. Aunque en realidad lo pasado no importaba mucho, acababa de entender dónde estaba, y mi desesperación iba en aumento. Tenía que salir de ahí...."

Así es como Leandro comienza el relato de lo que vivió ese fatídico día en su libro, que tiene un hilo narrativo autobiográfico pero es concebido para relatar su visión en torno a distintos ejes sociales. Para Leandro lo más importante tal vez ya no sea el accidente, ni lo que lo causó, sino las consecuencias.
"Ese día adquirí una "discapacidad", para muchos -incluso para mi en un primer momento- dejé de ser Leandro para convertirme en una sumatoria de diagnósticos", explicó Leandro.
Darse cuenta de su discapacidad lo llevó a luchar contra los prejuicios y dificultades propias de perder ambos brazos. Diseñó un brazalete que lo ayudó a comer solo y hacer ciertas actividades de manera independiente, como usar una computadora y continuar sus estudios además de trabajar. Terminó su carrera de periodismo, participo en distintos concursos, el último fue el Premio Bienal del ALPI.  Ahora solo espera poder conseguir los suficientes fondos para poder emprender un proyecto más de su vida, su libro:  'Vías de la herida'.

Comentarios

Te puede interesar